16/12/08

Rambo

Rambo dirigida por Sylvester StalloneTITULO ORIGINAL: Rambo (AKA Rambo IV)
AÑO: 2008
DURACIÓN: 93 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Sylvester Stallone
GUIÓN: Sylvester Stallone (Personajes: David Morrell)
MÚSICA: Brian Tyler
FOTOGRAFÍA: Glen MacPherson
REPARTO: Sylvester Stallone, Julie Benz, Matthew Marsden, Graham McTavish, Reynaldo Gallegos, Jake La Botz, Tim Kang, Maung Maung Khim, Ken Howard
PRODUCTORA: Lions Gate Films / Millennium Films / Equity Pictures / Nu Image

El ex boina verde John Rambo (Stallone) lleva una solitaria y apacible vida en la jungla del norte de Tailandia, pescando y cazando cobras para venderlas. Todo cambia cuando un grupo de misioneros católicos le proponen que les sirva de guía hasta la frontera con Birmania para suministrar medicinas y alimentos a los refugiados asediados por el ejército birmano, que ha hecho de la tortura y el asesinato una práctica habitual. En estas circunstancias, Rambo no tendrá más remedio que volver a tomar partido.

Dentro del cine de acción, Rambo es uno de mis ídolos indiscutibles desde la infancia. Cuando ya parecía imposible superar la trilogía, Stallone regresa a sus 61 años y con esta cuarta entrega nos suelta una patada directa al pecho, de la que el mismo ha escrito, dirigido y como no protagonizado, además de participar en el montaje de la misma.

La historia a nivel argumental no es demasiado distinta a sus antecesoras. Con una voz en off y explicitas imágenes ¿reales? del conflicto en Birmania, el actor nos sitúa en plena guerra civil sufrida en aquellas tierras. Tras el prologo la secuencia desemboca en una panorámica de la selva y un primer plano de Stallone, que a base de asteroides está embutido como una morcilla, como es lógico éste no se quita la camiseta en toda la película, y es que la edad no perdona. Aunque más de uno querría tener su forma física a esa edad, menudas carreras se pega por la selva.

Las diferencias respecto a las anteriores entregas, son la ausencia del Coronel Thruman pidiendo ayuda a nuestro héroe y que la acción es algo más pausada en la primera mitad del film, respirando un ambiente de calma bastante inusual. Pero esto solo es la calma que precede a la tempestad, a medida que avanza la historia esta se torna cada vez más violenta, llegando a superar a las anteriores. En cuanto a violencia, salvajismo y crueldad -asesinatos de niños en primer plano incluidos- es la mejor de las cuatro entregas.


Su personaje aunque pierde fuerza visual, está más definido y gana en fuerza espiritual. Un personaje igual o más atormentado que en aquella primera parte, pero como antaño le sucedió, las circunstancias le obligan a enfrentarse a sus propios miedos. Asumiendo lo que es y para lo que ha nacido, una máquina de matar.

También podemos ver las secuelas físicas y morales que le han infligido la guerra en su lucha interior por intentar cambiar las cosas sin demasiado éxito. En la primera mitad del film, vemos por primera vez a un Rambo con total abandono y desinterés por salvar vidas ajenas o la suya propia.
Otra diferencia notable es que esta vez parece relegado a un segundo plano, quedando eclipsado por los mercenarios hasta que se desata la furia interior que lleva dentro. La escena de la barca está pensada especialmente para los fans de la saga, que la verán desde un punto bastante cómico al conocer su personaje, Rambo se verá vacilado por parte de uno de los mercenarios, pero avanzada la historia les callara sus bocas.


La mayor similitud la encontramos con la segunda entrega, puesto que también se desarrolla en un campamento con unos cuantos “amarillos” de por medio. La iluminación en las escenas nocturnas es algo oscura, se encuentra en un término medio, colores fríos que representan la crueldad de la guerra.

Los efectos especiales están increíblemente logrados, amputaciones, desmembramientos, explosiones y balas de 50mm, literalmente, reventando cuerpos.
La banda sonora compuesta por Brian Tyler sigue las pautas creadas por Jerry Goldsmith en las anteriores partes. Aunque en algunos momentos el score de Tyler se vuelve más dramático y crepuscular, adecuado al personaje atormentado y venido a menos que nos muestra Stallone.

Brutal, violenta y cruel. Imprescindible para los fans de la saga e imperdonable omitir su visionado para el resto.

Puntuación

6 comentarios:

  1. Lástima que fuera tan corta. Me quedé con ganas de más.
    Teoricamente habrá una quinta (aunque la cuarta ya supone un cierre perfecto a la saga), así que espero que tenga muchísima más acción e igual de bruta que ésta.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  2. Yo después de lo que hízo con Rocky 6, tenía esperanzas de que haría algo bueno con esta cuarta entrega, pero es que fué salir del cine dando botes de alegría.

    ResponderEliminar
  3. Rocky Balboa fue el perfecto y necesario cierre de una saga que fue decayendo con cada secuela. Espero que ahora no lo eche a perder tirando de más secuelas.

    ;)

    ResponderEliminar
  4. Bueno a mi de Rocky me gustan por igual menos la quinta entrega, que ademas fue claramente superada por la sexta.

    ResponderEliminar
  5. Tremenda película. Una vuelta con todo se mandó Silvester Stallone con esta cuarta entrega. Excelentemente dirijida, con un guión simple pero efectivo y con una acción violenta como hacía rato que no veía en pantalla. Espero que haya una quinta y que sea tan buena como esta fantástica película. Por allí en mi blog anda la crítica de esta cinta, aunque coincidimos en todo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Es que la veteranía es un grado...

    ResponderEliminar