4/1/09

Espartaco

Espartaco dirigida por Stanley KubrickTITULO ORIGINAL: Spartacus
AÑO: 1960
DURACIÓN: 196 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Stanley Kubrick
GUIÓN: Dalton Trumbo (Novela: Howard Fast)
MÚSICA: Alex North
FOTOGRAFÍA: Russell Metty
REPARTO: Kirk Douglas, Toni Curtis, Laurence Olivier, Peter Ustinov, Charles Laughton, Jean Simmons, John Gavin, Nina Foch, Herbert Lom, John Ireland, John Dall, Charles McGraw, Joanna Barnes, Harold J. Stone, Woody Strode, Peter Brocco, Paul Lambert, Nick Dennis
PRODUCTORA: Bryna Productions

Espartaco era un esclavo tracio que fue vendido como gladiador a Léntulo Batiato. En Italia promovió y dirigió la rebelión de los esclavos (73-71 a. C.) contra la República romana. A medida que recorrían el país, innumerables esclavos se iban sumando a la rebelión. Espartaco intentará llegar con su ejército al sur de Italia para embarcarse con rumbo a sus hogares.

Si intento responder a la pregunta ¿QUÉ es Espartaco? Sin duda, mi respuesta debe ser: una obra maestra, quizás, mi película favorita. Y como siempre hay que justificarse, me vencería la tentación de seguir hablando sobre CÓMO es Espartaco y emprendería por enésima vez la retahíla de las variadas virtudes de la película, aunque nada nuevo pueda añadir a todo lo que ya está escrito sobre ella: Las intensísimas interpretaciones de Douglas, Laughton, Ustinov y Olivier (aunque yo creo que el pulso lo gana Laughton, pero no discutiré con nadie que prefiera a cualquiera de los demás); la impresionante puesta en escena; el guión, hábil, contundente, sensible; y, cómo no, las anécdotas: el rodaje de la última batalla en España, la escena de las ostras y los caracoles, eliminada y recuperada recientemente... nada nuevo, ya veis.


Después de tantos detalles, aún no abarcamos la grandeza de esta obra. Aparece otra pregunta más esclarecedora: ¿POR QUÉ? ¿Por qué una película como Espartaco? Stanley Kubrick asumió la dirección tras la renuncia de Anthony Mann, por la excesiva autoridad de Douglas, también en el rol de productor del film. De hecho, Kubrick ni siquiera reconocía esta película como plenamente suya. La huella de Kirk Douglas es la que la convierte en lo que es, en una lección moral que "La Tierra de las Libertades" en la etapa de la Caza de Brujas debía escuchar: La libertad es lo que hace que la vida merezca ser vivida.


El amor, la amistad, la libertad, el valor, la lucha... explicados con tal maestría durante más de tres horas me sobrepasan y yo, pobre de mí, lloro. Lloro con ese llanto que remueve el estómago, pero también la conciencia a ser mejor persona, a no rendirse nunca, a amar intensamente y a quemar parquímetros.

Puntuación

9 comentarios:

  1. ¡Yo también soy Espartaco!

    ResponderEliminar
  2. Aunque no soy especialmente amante del cine clásico, cuando exteriorizas tu vena clásica hasta yo me emociono al leer la crítica.

    ResponderEliminar
  3. Un Clasico.

    Acabo de realizar un analisis de la película de 1986 "La Misión ojala te pases por el blog

    ResponderEliminar
  4. Señor Machete: Contágiese de la vena, hombre!!

    Seamos todos Espartaco!!!

    ResponderEliminar
  5. Hombre mejor sér Espartano!!!

    ResponderEliminar
  6. En el fondo es lo mismo. Incluso me atrevo a decir que ser Espartaco es más emotivo.

    ResponderEliminar
  7. Mas emotivo seguro, pero fisícamente nada que ver oíga...

    ResponderEliminar
  8. simplemente deliciosos tooooooooodos... y una super produccion

    ResponderEliminar
  9. hombres deliciosos, me encantan como brillan sus pechos, sus brazos, seria feliz estando en los brazos de espartacus ... es un hombre en toda la extencion de la palabraaaaaaa

    ResponderEliminar