10/4/09

Underworld: La rebelión de los licántropos

Underworld: La rebelión de los licántropos dirigida por Patrick TatopoulosTITULO ORIGINAL. Underworld: Rise of the Lycans (Underworld 3)
AÑO: 2009
DURACIÓN: 92 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Patrick Tatopoulos
GUIÓN : Len Wiseman, Danny McBride, Kevin Grevioux
MÚSICA: Paul Haslinger
FOTOGRAFÍA: Ross Emery
REPARTO: Rhona Mitra, Bill Nighy, Michael Sheen, Shane Brolly, Steven Machintosh, Kevin Grevioux
PRODUCTORA: Lakeshore International

Una enemistad a muerte de siglos estalla entre dos tribus inmortales en Underworld: La rebelión de los Licántropos. La tercera película de la saga épica de Underworld retrocede en el tiempo y cuenta el origen del conflicto entre los aristocráticos vampiros, conocidos como los “Death Dealers”, y los salvajes licántropos, una línea de feroces hombres lobos.

Con esta sinopsis que aparenta frescura, o intenta, nos encontramos con más de lo mismo. Mucho movimiento de cámara y mucha oscuridad, qué no me sirve de excusa para justifica un film siniestro y gótico. Simplemente me parece una treta para evitar todos los posibles fallos digitales, sobretodo en la transformación de los hombres lobo, que lo hacen con una habilidad pasmosa. Quizás al director le haría falta ver el clásico Un hombre lobo americano en Londres, aprendería lo que se puede hacer con técnicas artesanales.


Pero vamos a centrarnos en la cuestión, cuando por allá el 2003 Len Wiseman nos intentó sorprender con una interesante guerra entre vampiros y hombres lobo, casi lo consigue. Su estética prometía revolucionar el panorama del género fantástico, al igual que hizo Matrix pocos años antes con la acción. Underworld ha servido de influencia visual a muchos films posteriores, aunque a mí no me convenció del todo. Tres años más tarde, Wiseman se lió y dirigió una secuela, en la que los pocos puntos que me gustaron de la primera parte se fueron al traste. Con este resultado mi desinterés por ver esta tercera entrega, era más que evidente, pero me he visto retado, ese es el único motivo.


Y aunque sigo pensando que el planteamiento de una guerra entre vampiros y hombres lobo es buena, está desaprovechada. Además, han intentado dar un golpe de aire fresco a la saga, abandonando el look gótico futurista de las otras entregas, a modo de begins (tan de moda últimamente), nos trasladan la edad media donde las influencias de El señor de los anillos están presentes en su estética, las armaduras de los vampiros recuerdan a los hombres de Minas Tirith y los hombres lobos parecen los rudos hombres de Rohan.
Con un guión poco original, se nos explica el origen de dicha guerra entre razas, causa de un amor prohibido, al estilo Romeo y Julieta pero con lobos y vampiros, que poco original.

Más de lo mismo, con un pequeño “soplido” en el planteamiento del argumento que solo gustara a los fans de la saga.

Puntuación

6 comentarios:

  1. Tan horrible te pareció?
    A mí almenos me entretuvo.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  2. Pues la verdad es que si, pero ten en cuenta que ni siquiera la primera me llego a gustar demasíado, la segunda me "jodió" y como ya has podido leer esta no pensaba verla.

    ResponderEliminar
  3. Al menos en esta ya sabes lo que te espera, después de Evolution. Esó sí, sale Michael Sheen que lleva una buena racha!

    ¡1 saludo!

    ResponderEliminar
  4. Exactamente Evolution fué el mótivo por el que no quería ver esta...XD

    ResponderEliminar
  5. Desaprovechada. Sí, esa es la palabra. Y eso que el tema tiene mucho filón...

    ResponderEliminar
  6. La teoría no tiene nada que ver con la práctica, al menos en este caso...

    ResponderEliminar