17/9/09

Across the universe

* Crítica realizada por Pseudolus

Across the universe dirigida por Julie TaymorTITULO ORIGINAL: Across the Universe
AÑO: 2007
DURACIÓN: 133 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Julie Taymor
GUIÓN: Julie Taymor, Dick Clement, Ian La Frenais
MÚSICA: Elliot Goldenthal
FOTOGRAFÍA: Bruno Delbonnel
REPARTO: Evan Rachel Wood, Jim Sturgess, Joe Anderson, Bono, Eddie Izzard, Dana Fuchs, Cynthia Loebe, T.V. Carpio, Martin Luther
PRODUCTORA: Revolution Studios

Musical romántico ambientado en los años 60 del siglo XX en la época de los años turbulentos de las protestas contra la guerra, la exploración mental y el rock'n roll. La historia gira en torno a institutos y universidades en Massachusetts, Princeton y Ohio, y se traslada desde los muelles de Liverpool hasta la psicodelia creativa de Greenwich Village en Nueva Cork; desde las calles rasgadas por las revueltas en Detroit, hasta los campos de muerte de Vietnam. Ah, y con música de los Beatles.

En estos últimos años estamos viviendo un resurgir del género musical, que si bien no está llegando a los extremos de la gloriosa época comprendida entre los 40 y los 60, sí que está ofreciendo una serie de productos más o menos dignos y/o digeribles. Dentro de este resurgir están apareciendo (especialmente en formato teatral) propuestas consistentes en utilizar la música de alguna banda de culto (Abba en Mamma Mia, Queen en We will rock you, Mecano en Hoy no me puedo levantar) o de hits recientes (Moulin Rouge, o Al Otro lado de la cama), confiando en que la selección musical ya será de por si un reclamo para vender la película. El problema es que la música, por buena que sea, sólo es un porcentaje del total, y que por encima de todo, hay que contar una historia (y conseguir que esta resulte interesante, o al menos, entretenida).

¿A qué viene toda esta parrafada previa? Pues que básicamente, es la historia (y su realización) el mayor lastre de esta película. Recapitulemos: a priori, la combinación Beatles (para mí, la mayor banda de todos los tiempos) y Julie Taymor (una directora con un poderío visual innegable) podía sonar más que atrayente, pero acaba convirtiéndose en un proyecto cada vez más fallido a medida que avanza el metraje (y ojo, que hablamos de 133 minutos, la versión que Taymor quería estrenar superaba las 3 horas).


Los motivos son simples: Julie Taymor es una excelente directora en lo visual, pero su concepto de la concreción es inversamente proporcional a su ego (hablamos de alguien que en su momento se autodefinió como “la Spielberg del teatro”, así que ya os podéis hacer a la idea de como se las gasta la señora).

La película adolece de un exceso de personajes (todos ellos con su correspondiente presentación y el consiguiente coste en metraje), aunque la mayoría de ellos quedan reducidos a meras comparsas que no aportan nada, salvo minutos y minutos que bien podrían haberse invertido en hacer que todo fluyera de una manera más ágil (¿alguien ha dicho Prudence?).
Por otro lado, la directora parece querer hacer una radiografía del país durante la convulsa época de Vietnam, con lo que el desparpajo inicial se disuelve en una trascendencia algo cargante y degenera en un tufillo pretencioso bastante molesto.

Básicamente, el gran problema de Across the universe es que es una película que se toma demasiado en serio a sí misma, a años luz del desparpajo que muestran productos de origen similar como Mamma Mia o Moulin Rouge (y que resultan mucho más entretenidos y digeribles).


¿Cosas buenas? Pues tambien las hay. La historia consigue hacer encajar las canciones con mucha naturalidad (algo que a priori parece muy simple pero que no lo es tanto), la interpretación de los actores es bastante correcta en todos los aspectos (teniendo en cuenta el toro con el que les toca lidiar), y la banda sonora contiene grandes versiones de los Beatles (aunque en esto, Julie Taymor tenga poco que ver y el tanto deba apuntárselo Elliot Goldenthal).

Visualmente la película también tiene grandes momentos, pero que quedan en eso, en simples momentos. Simples videoclips, algunos mucho más inspirados (Across the universe, Strawberry Fields forever, I want you (She’s sho heavy), Hapiness is a warm gun) que otros (el gratuito y excesivo Being for the benefit of Mr. Kite, o el a momentos ridículo I am the walrus), y tiene algún cameo gracioso, como Joe Cocker haciendo tres papeles en Come Together, o Salma Hayek interpretando a cinco enfermeras sexys en Hapiness is a warm gun (de Bono interpretándose a si mis..., interpretando a un personaje mesiánico mejor no hablo).

Una película que prometía, y que pese a todo se deja ver, pero que resulta una experiencia fallida debido a su exceso de pretenciosidad (es destacable el abuso que se hace de referencias a los cuatro de Liverpool, propongo verla entre amigos y jugar a ver quién encuentra más en menos tiempo), y donde cada fotograma parece decir “este es el musical definitivo sobre los Beatles”. No, señora Taymor; el musical definitivo de los Beatles ya existe desde hace muchos años, exactamente desde 1968. Se titula Yellow Submarine

Puntuación

5 comentarios:

  1. Supongo que como fan de los Beatles siempre se puede disfrutar de la película, pero no tengo prisa por vela. Quizás una sesión conjunta, verdad?

    ResponderEliminar
  2. La película es bastante disfrutable y no hace sentir vergüenza ajena (bueno, salvo algún momento suelto), pero le pierden sus ganas de ser algo especial, único e irrepetible. No es una mala película, sólo es una película que podría haber sido mucho mejor

    ResponderEliminar
  3. Podemos hacer sesión conjunta, parece que hay factores que posiblemente terminemos críticando juntos, algo que sienta bastante bien.

    ResponderEliminar
  4. Vale; se hace un visionado colectivo y luego una mesa redonda sobre cosas que nos han gustado y cosas que no
    Y de paso, cada uno con una libretita y hacemos el juego de encontrar referencias

    ResponderEliminar
  5. Hombre no es el tipo de cine que me vuelve loco pero si se hace una sesión global le echare un vistazo.

    ResponderEliminar