8/11/09

Vamp

Vamp posterTÍTULO ORIGINAL: Vamp
AÑO: 1986
DURACIÓN: 93 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Richard Wenk
GUIÓN: Donald P. Borchers, Richard Wenk
MÚSICA: Jonathan Elias
FOTOGRAFÍA: Elliot Davis, Douglas F. O'Neons
REPARTO: Chris Makepeace, Sandy Baron, Robert Rusler, Dedee Pfeiffer, Gedde Watanabe, Grace Jones, Billy Drago, Greg Lewis
PRODUCTORA: Balcor Film Investors

La cinta arranca con una escena de dos amigos que están siendo sometidos a un ritual de iniciación en una hermandad universitaria, estos se cansan del numérito y prometen a sus miembros un espectáculo digno de la hermandad, se entiende que con baile erótico de por medio.

Todo el arranque de la película no sirve de nada en el contexto de la historia, ya que el tema de la hermandad no vuelve a aparecer en toda la cinta, toda esta secuencia inicial, simplemente, ha sido un pretexto del guión para conducir a ambos personajes en la búsqueda de una buena stripper y guiados por su innato sentido del peligro acabaran en un garito de mala muerte, en el que bellas mujeres de grandes colmillos, todo ello, como no, junto a un nuevo amigo friki chino en vez de afroamericano.

Curiosamente encontré cierto parecido con Abierto hasta el amanecer de Robert Rodríguez, ambas siguen las mismas pautas iníciales, y como resultado en ambas se quedan encerrados con vampiros en un garito. Incluso, la estética de estos una vez transformados, me recordó bastante a la película de Rodríguez, aunque a medida que avanza la película, se van distanciando argumentalmente. Además, la obra de Rodríguez resulta mucho más explícita y con grandes dosis de gore.

La verdad, Vamp no deja de ser una comedia ochentera cargada de bromas absurdas dignas de la época, pero que te arrancaran más de una sonrisa, es cierto, que en conjunto global la historia hace aguas, su humor parece sacado directamente de la serie Salvados por la campana, en una mezcla con el terror clásico influenciado por la, también serie, Historias de la Cripta. Ahora bien las situaciones de forma individual, pueden hacernos pasar una entretenida tarde en el sofá.



Los efectos especiales son sutiles, pero interesantes. Son de la vieja escuela con la presencia de látex y prótesis, que en parte, son su mayor atractivo. Salvando las distancias, la transformación de Katrina, inevitablemente, nos recordará a la de un Un hombre lobo Americano en Londres, aunque, el presupuesto es menor al de la obra de John Landis y eso se nota en el resultado final.

La banda sonora no es ninguna maravilla, aunque algunas de sus canciones, nos van a hacer mover el pie al ritmo de sus melodías.
Y como ya he dicho la linea argumental se distancia de la obra de Rodríguez, situándonos ante una comedia juvenil y con los tópicos de este desdichado género, como el chico y la chica que se conocen desde pequeños pero no se recuerdan o, el amigo que en cierto momento de la película, confiesa su gran amistad a nuestro protagonista. Todo ello aderezado con colmillos de por medio, hace que la cinta se torne disfrutable, no se puede pedir más.

Como resultado tenemos un film que en conjunto global hace aguas pero que tiene grandes momentos que nos arrancaran más de una sonrisa, incluso , alguna carcajada. Y desde luego, verla acompañado promete aún mayor diversión que verla solo.
Puntuación