4/12/09

Giallo

Dario ArgentoTÍTULO ORIGINAL: Giallo
AÑO: 2009
DURACIÓN: 92 min.
PAÍS: Italia
DIRECTOR: Dario Argento
GUIÓN: Jim Agnew, Sean Keller
MÚSICA Marco Werba
FOTOGRAFÍA: Frederic Fasano
REPARTO: Adrien Brody, Emmanuelle Seigner, Elsa Pataky, Robert Miano, Byron Deidra, Daniela Fazzolari, Lorenzo Pedrotti, Valentina Izumi, Taiyo Yamanouchi
PRODUCTORA: Coproducción EEUU-Italia; Opera Film Produzione / Giallo Production

Una azafata estadounidense (Emmanuelle Seigner) se asocia con Enzo Lavia (Adrien Brody), un detective italiano, para rescatar a su hermana (Elsa Pataky) que ha sido secuestrada por un sádico asesino en serie, conocido con el sobrenobre de “Amarillo” ("giallo"). 



Voy a empezar esta crítica haciendo un breve repaso por la historia del maestro del terror italiano Dario Argento, hasta llegar a la película que nos ocupa. Para ello voy a dividir su trayectoria en dos etapas, a mi parecer, claramente diferenciadas:

Durante la década de los 70 y 80, se podría decir, que hablamos de la época dorada de Argento. Donde creó algunas de sus obras más grandes que le han convertido en el icono que es hoy en día. Películas como Rojo Oscuro (la película que mejor marcó los elementos que debe tener un buen giallo), Suspiria (su primera y maravillosa incursión en terrenos sobrenaturales), Tenebrae o Phenomena son ya clásicos del cine de terror que en su momento influenciaron a grandes directores como, sin ir más lejos, al propio John Carpenter con La noche de Halloween (1978).
A finales de la década de los 80 entramos en la segunda etapa a la que me refería, vamos a llamarla la etapa "post opera", ya que para mí, después de Terror en la Opera (1987) empezaría la decadencia del cine de Argento.

En los 90 sus películas empiezan a perder la fuerza y el estilo visual de antaño, para ofrecernos una serie de productos grisotes, que son lanzados directamente al videoclub. Películas como Trauma ó El Fantasma de la Opera son claras muestras de que, tristemente el maestro parecía haber agotado su capacidad creativa. La única película que destacaría de esta época es El síndrome de Stendhal (1996), al menos resulta ser una original propuesta con un rollo muy artie. Ya estamos en el año 2000 y con el comienzo del nuevo siglo se puede decir que las cosas no le iban mucho mejor a Argento, con películas tan nefastas como Il Cartaio. Aunque hay que destacar el apreciable esfuerzo realizado con Insomnio (Sleepless, 2001), un intento de recuperar, aunque sea en parte, el espíritu giallo de su mejor época.



No sería hasta el 2005 cuando se podría hablar de una "resurrección" de Argento, una tercera etapa, la etapa Masters of Horror. En este año Argento es invitado para participar en esta serie norteamericana producida por Mick Garris. Y el resultado ya lo conocemos todos, dos notables capítulos como son Jenifer y Pelts, que para sorpresa de sus seguidores nos muestran a un nuevo Argento con fuerzas renovadas que cambia el estilismo visual de antaño, por unas nada desdeñables dosis de gore, muertes rebuscadas y salvajadas varias que son mostradas sin ningún tipo de complejos.
Estamos ante el nuevo Argento del siglo XXI, al que la experiencia vivida en M.O.H. parece haberle devuelto parte de las fuerzas perdidas y de su libertad creativa. Es entonces cuando Argento se atreve con sus dos últimos y polémicos trabajos: La Terza Madre (Mother of Tears, 2007), el cierre de su emblemática trilogía de las tres madres, iniciada con Suspiria e Inferno. Y la película que aquí nos ocupa y cuyo título lo dice todo: Giallo.

Si bien con La Terza Madre el director italiano ha sufrido numerosas y duras críticas, motivadas en gran parte por la inevitable comparación con sus excelentes predecesoras, y las grandes expectativas que se habían creado. No hay que olvidar que estamos ante un nuevo Argento y cualquier comparación con su época dorada es por lo tanto inútil.
Es verdad que el guión de La Terza Madre es completamente absurdo y sus efectos especiales de segunda categoría, pero también es verdad, que la película ofrece grandes dosis de gore, quizás la que más en toda su carrera. Y si a esto le sumamos la mala leche y el humor negro del que hace gala, estamos ante una mala película pero bastante disfrutable de cara al aficionado del terror más desprejuiciado.

Llegamos por fin a Giallo, una película que, a priori, parecía algo más seria. Con actores conocidos como la pareja formada por Elsa Pataky y Adrien Brody y con dinero americano de por medio, al tratarse de una co-producción italo/americana, hasta se podía fantasear con su estreno en salas de cine a lo grande, pero como he dicho, solo lo parecía. La historia que nos cuenta Giallo es muy simple: Un psicópata perturbado al que llaman Yellow (debido al color de su piel) se dedica a secuestrar y matar bellas mujeres en la ciudad de Roma. Su siguiente víctima será una hermosa modelo llamada Celine (Pataky) a la que secuestrará. Su hermana Linda (Emanuelle Seigner) se unirá a un excéntrico y solitario detective llamado Enzo Lavia (Brody) y juntos tratarán de encontrar a Celine antes de que sea demasiado tarde.



Hay que aclarar que el guión está escrito por unos señores que responden al nombre de Jim Agnew y Sean Keller, el único papel de Argento en este sentido, fue el de "revisarlo y acentuar ciertas escenas para darle más fuerza". Por lo que podría ser considerada como una película "de encargo", puede que por este motivo todo en Giallo, sea tan plano y simple.
La película está rodada de una forma rutinaria, que por momentos puede recordar a un telefilm, solo algún plano aislado, nos puede recordar que es el maestro Argento quien está detrás de la cámara. El guión hace gala de una estupidez considerable con algunos diálogos que rozan el ridículo, con una historia que no da mucho más de sí.
Y encima aquí no tenemos que intentar averiguar quién es el asesino, ya que se nos muestra casi desde el principio de la película, además de tener un aspecto bastante cómico. Y para colmo, lo único que podría salvar todo este desaguisado, sería alguna muerte cañera. Pero resulta, que prácticamente brillan por su ausencia. Resumiéndose en unos pocos planos rápidos, la mayoría están en forma de flashbacks que nos muestran alguna muerte a manos del asesino, pero como digo, de una forma muy fugaz y sin ofrecer nada novedoso ni impactante.

En cuanto a las actuaciones tenemos a la Pataky que apenas tiene diálogos, ya que se pasa casi toda la película manchada de sangre y chillando, Emanuelle Seigner que está un poco sosa como la hermana desesperada de Celine. Y por último tenemos a Adrien Brody sobreactuando al límite (supongo que por indicaciones del propio director) como el policía duro, solitario y de pasado misterioso que solo puede ser interpretado como una parodia a este tipo de personaje habitual en el cine policiaco.



Giallo podría haber sido un homenaje a este tipo de cine que tan grande hizo a Argento, pero en lugar de eso, la única forma en que se puede entender es como una especie de parodia a los clichés, los personajes y las situaciones habituales de este tipo de cine. Lo cual, dicho así no suena tan mal, pero el problema es que ya puestos podría haber hecho una spoof-movie-giallo sin complejos, ya que el tono paródico tampoco es lo suficientemente claro y la película termina por desconcertarte sin saber que era exactamente lo que Argento -o los guionistas- pretendían con ella.

Algún detalle aislado como los ambientes iluminados en amarillo haciendo referencia a la historia del asesino, alguno de los flashes "macabros" antes mencionados y el cariño que siento por Dario Argento, un director que a sus 68 años aún continua intentándolo con sus películas, hacen que le perdone la decepción que me llevé en la última maratón nocturna del Festival de Sitges. Fui con mucha ilusión a ver esta película, pero por mucho que me duela tengo que puntuarla como la mala película que me pareció. Por cierto, si alguien entendió la escena final de la película, ¿sería tan amable de explicármela? Gracias.

Puntuación

6 comentarios:

  1. Vaya, a mi que Argento & Pataky (por motivos extra-actorales, of course) me parecian motivos para darle una oportunidad..

    ResponderEliminar
  2. Giallo es una comedia.
    Supongo que el Sr. Machete le aclarara el final XD

    ResponderEliminar
  3. Dr. Quatermass, la verdad es que la película es mala, no le voy a engañar pero para mí no es mejor ni peor que La Terza Madre.
    Aunque Giallo me gustó más, su supuesto y absurdo giro (esta vez no está al final de la cinta como en otras de sus películas), me dejó echo polvo, es tán sumamente "imbecil" que se me escapó un chorro de meao (metaforicamente hablando). Yo se la recomiendo...

    ResponderEliminar
  4. Dr. Quatermass, eso dependerá de lo seguidor que sea usted del cine de Argento, puede verla por curiosidad y por algún que otro guiño tonto al género giallo, pero como ya he dicho no espere absolutamente nada de esta película, y encima la Pataky no enseña cacho jejeje

    Yo le recomiendo mejor "La Terza Madre" que me pàrece mucho más divertida ;)

    ResponderEliminar
  5. Yo aún la tengo pendiente... digamos que no me corre prisa verla... aunque lo haré y sin esperar nada.
    Vale que los episodios de Masters of Horror y "La Terza Madre" molan un poco más por su generosa dosis de gore... pero es que es lo único que tienen... en su buena época Argento no necesitaba chorros de sangre para impresionarnos... hoy es a lo único que el caballero puede aferrarse.
    Aún así, siempre tendrá un hueco en mi corasao.

    Naxo.

    ResponderEliminar
  6. Sr.Naxo, sabia verdad la suya...

    Goblin, no me había fijado en la barra de navegación del tráiler...me gusta el detalle. ;)

    pd. Crítica de La Terza Madre...ya!

    ResponderEliminar