1/5/10

El jorobado de la Morgue


TÍTULO ORIGINAL: El jorobado de la Morgue
AÑO: 1973
DURACIÓN: 82 min.
PAÍS: España
DIRECTOR: Javier Aguirre
GUIÓN: Javier Aguirre, Alberto S. Insúa, Paul Naschy
MÚSICA: Carmelo A. Bernaola
FOTOGRAFÍA: Raúl Pérez Cubero
REPARTO: Paul Naschy, Rosanna Yanni, Víctor Alcázar, María Elena Arpón, Manuel de Blas, Antonio Pica
PRODUCTORA: Eva Film
GÉNERO: Terror

Gotho es un jorobado que trabaja como encargado del depósito de cadáveres. Vive marginado por todos, excepto por Frieda, una joven que es su única amiga, y de quien Gotho está enamorado. Pero un día ella muere, y Gotho roba el cadáver, para llevárselo a unos científicos que estudian la forma de devolver la vida a los muertos.

Hace ya bastantes días que vimos esta cinta en la proyección organizada por el fanzine de El Buque Maldito y tras un periodo relativamente corto pero intenso de perrería máxima (esto no significa que mi vida laboral y el resto de mis obligaciones, no hayan seguido su curso habitual), vuelvo al trapo con esta cinta del cine patrio.

Javier Aguirre posee en su filmografia títulos tan "curiosos" como Rocky Carambola (sí, sí la de Torrebruno), Las Locuras de Parchis o Martes y Trece ni te cases ni te embarques. Pero en la década de los 70 el terror pegaba con fuerza en Italia e Inglaterra, con el giallo y la Hammer, respectivamente, eran dos de las más grandes influencias.
Así que Aguirre, como tantos otros directores, que no se encasillaban en un género específico se sumó a esta gran ola que alcanzó de lleno a nuestra península, y en la que tanto fuera como in situ, se rodaban miles de títulos cada año.

Claro, que la puesta en escena es algo inferior que en algunos de los títulos importados, la razón principal era el limitado presupuesto al que se vio sometido, tanto en reparto como en menesteres técnicos.
En esta época a menudo se realizaban co-producciones con otros países, con la finalidad de alcanzar un mayor presupuesto y conseguir actores de mayor prestigio, este no fue el caso.
Aguirre dentro de esta gran limitación, eligió al actor más famoso de la época en el cine patrio, para encarnar el papel de Gotho. Famoso por su mítico papel de Hombre Lobo, en efecto me refiero a Jacinto Molina mundialmente conocido como Paul Naschy, y que ya había trabajado con Aguirre, anteriormente, interpretando al Conde Drácula en El gran amor del Conde Dracula, así que esto también fue un punto a favor en su elección.


Aunque pertenece al género del terror, su trasfondo es dramático, nos relata la historia de un amor imposible, similar al de La Bella y la Bestia. Siendo así la propia historia el punto fuerte de la cinta. A pesar de su evolución hacía el fantástico, no quiero decir que sea algo malo(de esto hablaré luego), está bien contada, haciéndola soportable. Muchos otros títulos de esta época acaban perdiéndose en su propio guión, tornándose pesadas, Aguirre sale airoso de este gran lastre.

Si bien el género fantástico también estaba en auge, muchas obras eran las que se terminaba mezclando todo de una forma colosal y esta no iba a ser menos. Como he dicho antes, la historia evoluciona hacía el fantástico de una manera bastante rápida, alejándose de la historia principal, creando un dúo mortal, en el que se reflexiona sobre la inocencia y la maldad.
Y termina con un final realmente destructor (para la mente humana) con un Mad Doctor y bicho mutante incluido, gran referencia al cine de los años 50 y 60, como por ejemplo El Cerebro que no quería morir, fácil recurso para "solucionar" la película cuando parece que ya no sabes como terminarla, y que a perdurado en todas las épocas.


El tema del sexo, es raro pero se vio bastante reducido, está enfocado al thriller amoroso, aunque todo es insinuado, no se llega a ver nada. Así que la ausencia de tetas, merma el deleite visual que esperaba encontrar el público masculino. En ausencia de esto tenemos el punto cómico, que se lo marca Gotho en un royal rumble contra una ratas, casi igualando la temida ausencia. Pero como bien dice el refrán, dos tetas tiran más que dos carretas.

Las interpretaciones no son nada del otro mundo, pero tienen el encanto y naturalidad necesaria para resultar creíbles. Las coreografías de las peleas entre los médicos y Gotho son mas cercanas al cortometraje amateur, aunque no desentonan con la estética. En lineas generales la cinta se deja ver bastante bien, principalmente, gracias a su historia.

5 comentarios:

  1. Bueno, no parece lo menor del género, pero siempre viene bien una copia de estas pelis para cuando no hay nada que ver.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Pese a que evidentemente no es una gran cinta, hace bastante tiempo que tengo ganas de verla. Por lo menos ya se a que me enfrento.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5/5/10 13:56

    Yo le daría al menos 4 estrellas. Es una gran cinta de terror patrio. Respeto pero no comparto la opinión...

    ResponderEliminar
  4. La película me gustó mucho más de lo que me imaginaba, aunque cuatro estrellas sería excesivo, como mucho tres, jejeje. Como esperaba algo insoportable, me sorprendí con esta historia de terror, drama y amor, que a pesar de sus carencias, tiene mucho encanto.

    ResponderEliminar
  5. El tema de la puntuación, a veces resulta díficil. A mí también me parece demasíado cuatro estrellas, creo que es más bien una puntuación pasional, aunque lo entiendo y respeto. Yo a veces también puntuaría algunas obras muy por encima, pero suelo intentar puntuar más con la cabeza que con el corazón. En el último caso, le habría puesto tres estrellas.

    ResponderEliminar