15/10/10

I Want to Be a Soldier


TÍTULO ORIGINAL: I Want to Be a Soldier
AÑO: 2010
DURACIÓN: 100 min.
PAÍS: España
DIRECTOR: Christian Molina
GUIÓN: Cuca Canals, Christian Molina
MÚSICA: Federico Jusid
FOTOGRAFÍA: Juan Carlos Lausin
REPARTO: Danny Glover, Robert Englund, Cassandra Gava, Valeria Marini, Andrew Tarbet, Fergus Riordan, Ben Temple, Jo Kelly, Cameron Antrobus
PRODUCTORA: Coproducción España-Italia; Canonigo Films / Produzione Straordinaria

Alex, un niño de ocho años tiene un amigo imaginario el capitan Harry, un astronauta. Al nacer sus hermanos gemelos, se siente desplazado y busca refugio en la televisión. A partir de ese momento Alex empieza a cultivar una fascinación mórbida entorno a imágenes que retratan la violencia. Desarrollando así otro personaje imaginario, el alter ego, el sargento John Cluster, esto provoca un problema de comunicación con sus padres y varios conflictos con otros niños en la escuela.

I Want To Be A Soldier es una coproducción Italo-Hispanica, aunque en ningún momento se nota que estemos ante un producto patrio. Todo lo contrario, puede pasar perfectamente por una cinta extranjera.

Molina ya sorprendió gratamente (al menos a mí) con el drama Diario de una Ninfomana, basado en novela de Valérie Tasso. En I Want To Be a Soldier, nos presenta un drama, pero en otro registro, mucho más agresivo y violento. Rodada en ingles y escrita por el propio Molina con la inestimable ayuda de Cuca Canals, que ya adapto la novela de Tasso a la gran pantalla. Nos presentan un producto con intención de comerse el mercado internacional, o al menos una pequeña porción. El tema no es novedoso, ni mucho menos, pero lo abordan de una forma bastante neutral, nos muestra ambas caras de la moneda, aunque no por ello menos crítica.


"Si un padre no lo impide, cuando un adolescente cumple 18 años ha visto 40.000 asesinatos y 250.000 imágenes violentas entre televisión, internet y videojuegos"

Con éste aleccionador Molina se dirige directamente a los padres, la educación infantil es fundamental. Más aún hoy en día, que vivimos en un mundo ultraviolento, sobretodo por culpa de los conflictos bélicos. Tema del que la cinta también hace signo de protesta.
No todos los niños tienen el raciocinio correcto de lo que realmente es bueno o malo, así que el deber de los padres es vigilar de que forma influencia a su o sus hijos lo que ven y lo que oyen. Aunque yo creo que cuando afecta negativamente es porque algo de maldad lleva consigo.

Los actores están todos solventes, a pesar de los tópicos y estereotipos, sobre todo los padres de Alex. Pero el peso y el buen ritmo de la historia y la potencia para que la cinta avance a un ritmo ponderado, lo lleva Alex interpretado por Fergus Riordan, lo borda. Ben Temple que interpreta al astronauta y al general, el alter ego de Alex, termina de rematar la faena.
La banda sonora resulta tan emotiva que si no te emocionas es que eres un muñeco de trapo. Una resultona y emotiva película a pesar de que el tema que aborda no es ninguna novedad en el cine. Ojala tan solo la mitad de cine español desprendiera la misma calidad.

1 comentario:

  1. Ya la veré cuando pueda, tiene buena pinta. Encima sale la Bambola. Aunque entre Robert Englund y Valeria Marini es difícil elegir. Una tiene protuberancias, pero el otro es Freddy XD

    ResponderEliminar