20/10/10

Notre jour viendra


TÍTULO ORIGINAL: Notre jour viendra
AÑO: 2010
DURACIÓN: min.
PAÍS: Francia
DIRECTOR: Romain Gavras
GUIÓN: Romain Gavras, Karim Boukercha
MÚSICA: Sébastien Akchoté
FOTOGRAFÍA: Andre Chemetoff
REPARTO: Vincent Cassel, Olivier Barthelemy, Justine Lerooy, Vanessa Decat, Boris Gamthety, Rodolphe Blanchet, Chloé Catoen, Sylvain Le Mynez, Pierre Boulanger
PRODUCTORA: UGC Distribution

Remy (Olivier Barthelemy) es bastante inocente, pero su relación familiar es conflictiva, tras una discusión, decide huír, en esta huída conoce a Patrick (Vincent Cassel), psicoanalista, manipulador, sociópata, nihilista y misantropo. Ambos son pelirrojos (aunque estéticamente apenas se note) y viven discriminados por la sociedad, al menos, así lo creen ellos. Juntos emprenderán un viaje hacia Irlanda, idea obsesiva por parte de Remy, de reencontrarse con los de su "especie". Un viaje que los conducirá hacia la destrucción humana y todo lo que les rodea.

Dantesca y descontrolada propuesta la que nos ofrece Romain Gavras, en su primer largometraje. En realidad es una película tranquila, rara y gafapastil en algúnos momentos, pero sin excesos de pedanteria. Aunque para mi gusto algunas escenas necesitan ser recortadas, como la reunión en el parquing con tres personajes que no influyen, ni conducen a nada en la trama.


Para mí, la película entera es aburrida. Aunque realmente tiene algunos momentos en los que Vincent Cassel, haciendo de bizarro se come la pantalla, metaforicamente. La escena de la orgia y la del jacuzzi, son demencialmente buenas.

La música es histriónica, igual o más que las imagenes que recorren nuestra retina. Unas imagenes que nos muestran la autodestrucción de los personajes. Precisamente, la película es efectiva pues el duo de personajes es como el blanco y el negro, totalmente opuestos. Aunque Remy decida imitar el comportamiento de Patrick, lo cual dará situaciones tan humoristicas, como aberrantes.
Técnicamente la película tiene una buena fotografía, y una dirección sobria y mordáz.


Yo la considero una película de escenas claves, en las que sin duda merece ver al gran Cassel, haciendo un papel que le queda como una bata de seda, se desenvuelve con soltura y genialidad. Como he mencionado se hace aburrida pues algunos momentos están de relleno, no conducen a nada. El final quizás es algo precipitado, aunque no deja de ser una película que no merezca la pena ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario