18/10/10

Rubber


TÍTULO ORIGINAL: Rubber
AÑO: 2010
DURACIÓN: min.
PAÍS: Francia
DIRECTOR: Quentin Dupieux
GUIÓN: Quentin Dupieux
MÚSICA: Sébastien Akchoté, Gaspard Augé, Quentin Dupieux
FOTOGRAFÍA: Quentin Dupieux
REPARTO: Thomas F. Duffy, Wings Hauser, Jack Plotnick, Haley Ramm, Courtenay Taylor, Blake Robbins
PRODUCTORA: Rubber Films / Orange Sky / Realitism

Cuenta las desventuras de un neumático llamado Robert que, después de descubrir una pila de neumáticos abrasados, decide vengar a "su gente".

Rubber es una película que rinde homenaje a las situaciones absurdas y cosas que no tienen explicación. Stephen Spinella encarna el papel de sheriff y es el que lleva el motor de la película (omitiendo al neumatico, claro), en sus primeros minutos expone clara y concisamente lo que nos vamos a encontrar.

"¿Por qué E.T. de Steven Spielberg es de color marrón?
Por ninguna razón."

"¿Por qué en el Pianista de Roman Polanski nuestro protagonista estaba siempre escondido?
Por ninguna razón."

"¿Por qué los personajes de La Matanza de Texas de Tobe Hooper no van al baño para lavarse las manos de sangre?
Por ninguna jodida razón.
"

Pues así es Rubber, un discurso a la sin razón, reflexiona sobre algunas situaciones de la vida misma.


A pesar de lo absurdo y delirante que pueda parecer y que en el fondo lo és. Dupieux, que también ha escrito el guión, nos cuenta una conmovedora historia. Si apartamos todas las cosas ilógicas, la historia tiene un hilo argumental (mínimo sí) pero coherente y funciona de una manera muy efectiva
¿El truco?, sencillamente dotar a un neumático de personalidad y sentimientos, cual ser humano, con sus virtudes y sus defectos.
Rubber tiene la capacidad de amar, odiar, respetar, despreciar e incluso sentirse incomprendido al descubrir su verdadera apariencia, un sinfín de sentimientos y emociones que lo hace totalmente humano.

Una apuesta arriesgada, en unos tiempos en que la originalidad brilla por su ausencia, Dupieux apuesta por algo innovador y arriesgado al mismo tiempo. Dupieux fue el creador de el famoso muñeco amarillo para los anuncios de los tejanos Levi's Strauss en los 90.

Los efectos especiales están logrados, a pesar de que en algunos momentos parece que tiran el neumático a rodar de forma libre o no lo sacan entero en el plano, mientras alguien lo mueve, otros se mueve de forma totalmente autómata. No sé como lo habrán hecho, pues no se aprecia nada digital. La parte gore es más cutre, pero efectiva, efectos especiales de la vieja escuela, explosiones craneales de verdad y sangre de verdad, nada digital.


La banda sonora acompaña muy bien los momentos más emocionantes de nuestro protagonista, desde sus primeros pasos hasta cuando toma su venganza. Para amenizar la cosa el humor se presenta en más de un momento, no es un humor facilón y tontorrón, es puramente negro.

Una cinta que levantó ovaciones en la sala, claro que mucha gente no le habrá gustado, pero a un servidor es una de las mejores de todo el festival.

2 comentarios:

  1. Rubber mola, sin ninguna razón aparente ;)

    ResponderEliminar
  2. La quiero volver a ver... es una película curiosa. Un experimento que juega con el público. Parece que tenga que ser el típico argumento para corto (seguro que es así) que lo alargan para convertirlo en largo y se hace aburrido, pero no, por lo menos la jugada les sale bien. Consiguen mantener el tipo durante los 84 minutos de duración.

    Lo que salva la peli es la broma de explotar el "sin sentido"... de hecho es el tema principal. Nos muestra como de la forma más absurda se nos puede contar una historia como cualquier otra. La película no tiene sentido y su baza es el "todo vale". Al empezar ya nos justifican lo que vamos a ver y crean un paralelismo entre el público que aparece en la película con quienes están en el cine viendo Rubber.

    Me lo tomo como una metáfora, una parte del público de la película representa la audiencia mayoritaria que se traga por TV cualquier absurdez y luego entre ese público, está el personaje que representa a la no audiencia de la TV o quienes por lo menos son menos influenciables y más selectivos con los contenidos que les ofrecen. El punto en común es Rubber, aunque podría ser cualquier cosa.

    Han conseguido saltarse las "normas" con un producto de calidad y de la manera más tonta, eso no significa que no hayan realizado un difícil y laborioso trabajo... ya solo por eso vale la pena tener en cuenta Rubber.

    ResponderEliminar