16/3/11

Valor de ley

TÍTULO ORIGINAL: True Grit
AÑO: 2010
DURACIÓN: 110 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Joel Coen, Ethan Coen
GUIÓN: Joel Coen, Ethan Coen (Novela: Charles Portis)
MÚSICA: Carter Burwell
FOTOGRAFÍA: Roger Deakins
REPARTO: Jeff Bridges, Hailee Steinfeld, Matt Damon, Josh Brolin, Barry Pepper, Paul Rae, Ed Corbin
PRODUCTORA: Paramount Pictures / Skydance Productions / Scott Rudin Productions
WEB OFICIAL: http://www.TrueGritMovie.com
PREMIOS 2010: Oscars: 0/10 nominaciones, incluyendo mejor película, director y actor (Bridges)
2010 BAFTA: Mejor fotografía (Deakins). 8 nominaciones, incluyendo mejor película
2011 Festival de Berlín: Sección oficial largometrajes - Fuera de competición [Apertura]

Después del asesinato de su padre por Tom Chaney (Josh Brolin), Mattie Ross (Hailee Steinfeld), una chica de catorce años firmemente decidida a hacer justicia, contrata los servicios del veterano alguacil Rooster Cogburn (Jeff Bridges), un borracho de gatillo fácil. Ambos perseguirán al criminal hasta territorio indio e intentarán atraparlo acompañados de LaBoeuf (Matt Damon), un ranger de Texas, que quiere atrapar de Chaney para juzgarlo por el asesinato de un senador.

La nueva película de los hermanos Coen tiene un resultado curioso a nivel global; con buenos ingredientes y la receta adecuada para cocinar un suculento manjar, se han quedado a las puertas de la victoria. Como es normal en este caso, hay diversidad de opiniones, aunque la película parece que cautiva. Hay quien le otorga la medalla de obra maestra, pero también está el bando contrario, que la odian. Lo que no se puede negar es que la película es buena y está realizada con bastante acierto. Lo que no ha sido un acierto es la elección de los Coen para lo que ellos dicen, nueva adaptación de la novela de Charles Portis publicada en 1968.

Mal porque a pesar de remarcar que la película está basada en la novela, ya existe una adaptación de 1969 dirigida por Henry Hathaway. Mal por querer revivir un estilo de Western que ya no se destila a través de una gran película, a parte de su importancia por reconocer a John Wayne como mejor actor con su único Oscar. La versión de los Coen dispone de variaciones respecto a la original, según ellos se ciernen más sobre la novela, pero han calcado y utilizado muchos recursos de la adaptación de Hathaway. De forma sutil los Coen dejan impreso parte del estilo que tienen en sus películas, pero sin contentar a quienes lo siguen o adulan. Entonces, ¿para qué una adaptación cinematográfica de una novela que ya tiene una buena adaptación? Tampoco han aprovechado para darle su visión personal o un nuevo enfoque, solo han modernizado algunos elementos. Todo esto quizás fuere la motivación de los Coen, llevar a cabo un proyecto que supusiera un reto por estar a la sombra de la primera adaptación.

True Grit cae en el saco del no era necesario, es una lastima, pero la película sigue una línea que en pequeñas ocasiones se atreve abandonar por las innovaciones y el pequeño granito de arena que aportan los Coen. Pero no se puede evitar pensar que es una producción donde no escasea el dinero y con un gran número de profesionales detrás para levantar está adaptación. La puesta en escena, la dirección de actores, los encuadres, localizaciones y banda sonora son de gran nivel. La fotografía de la película es de destacar por encima de la media actual, el colorido y el tono que le han dado a la película está muy logrado. Las interpretaciones están a la altura, no es necesario extenderse en el gran trabajo de Jeff Bridges recreando a Rooster Cogburn y dando un gran homenaje, pues no creo que sea correcto comparar, al trabajo que realizó John Wayne. De los personajes principales quien mejor parada queda es Hailee Steinfeld, una joven actriz que borda su interpretación y hace creíble un personaje que sobre el papel es totalmente irreal.

Por desgracia la película tiene sus partes más blandas, pero sobre todo, debería ser unánime la proclamación de que el doblaje de la película es nefasto, no hace justicia a los personajes, ni a los actores, ni al dramatismo que tiene que provocar la película. Los doblajes son una de las formas con las que se pervierten las películas, pero este doblaje se debería considerar una estafa en toda regla, no permite disfrutar de la película, incluso hace que guste menos. Así que, seas quien seas, si aún no has visto la película y tienes curiosidad, por favor hazlo en versión original. En esta ocasión el subtitulo vuelve a ser la forma menos mala de disfrutar una película, en este caso, la mejor opción. Si no hay ningún problema con el idioma original de la película no hará falta que esté subtitulada.
A parte de todo esto, los tiempos narrativos de la película no están bien definidos y el final queda resuelto de una forma que deja bastante que desear, por lo menos viendo el desarrollo de la película de forma cinematográfica. La versión de los Coen tiene el suficiente nivel para no crear insatisfacciones, pero es inevitable que una extraña sensación se apodere de ti tras ver la película. Los Coen no han arriesgado en su apuesta, se echa en falta por su parte algo más de True Grit.


5 comentarios:

  1. Yo esperaba más de una película con tantas nominaciones al Oscar al final me pereció que no era para tanto, está bien pero no se puede decir que sea un peliculón. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Las nominaciones son lo que son, no hay que darles mucha importancia. Puede que por culpa de las nominaciones se hayan creado muchas expectativas con la película. Opina que la película está realmente bien, bastante por encima de lo que se suele estrenar en multisalas. Eso si, deberían haber nominaciones a los peores doblajes del año.

    ResponderEliminar
  3. Seguro que la crítica es mejor que la película...XD
    Para mí los Coen se les da mejor hacer comedias.

    ResponderEliminar
  4. Ya te dije que Valor de ley tiene parte de comedia.... bueno, tiene momentos cómicos ;)

    ResponderEliminar
  5. Lo cierto es que todas tienen sus momentos, sin embargo prefiero las que son únicamente comedia. Cuando salga en dvd la veré a ver que tal.

    ResponderEliminar