26/4/11

Scanners

TÍTULO ORIGINAL: Scanners
AÑO: 1980
DURACIÓN: 102 min.
PAÍS: Canadá
DIRECTOR: David Cronenberg
GUIÓN: David Cronenberg
MÚSICA: Howard Shore
FOTOGRAFÍA: Mark Irwin
REPARTO: Jennifer O'Neill, Stephen Lack, Patrick McGoohan, Lawrence Dane, Michael Ironside, Robert Silverman, Adam Ludwig
PRODUCTORA: Metro-Goldwyn-Mayer (MGM)

Sólo 237 personas en todo el mundo son "scanners", seres humanos con unos extraordinarios poderes mentales. Darryl Revok es el más poderoso y el jefe del grupo. Todos ellos son capaces de controlar las mentes de los demás y pueden provocar terribles sufrimientos a sus víctimas. El Doctor Paul Ruth descubre un scanner con más poderes que Revok y decidirá utilizarlo para acabar con el grupo.

Remarco para el sector que encomia esta película, que las dos estrellas no son sinónimo de que la película sea mala. Scanners es una película que me gusta, solo es la forma de diferenciar está película con otras de la filmografía de Cronenberg, que bajo mi humilde opinión, son mejores. Esta semana santa ha sido muy Cronenberg, así que durante algunos días complementaremos nuestra colección con algunas de sus películas.

Todas las películas de David Cronenberg mantienen unos elementos que el cineasta desarrolla en mayor o en menor medida. Scanners arrastra una idea que Cronenberg comenzó a desarrollar durante sus inicios en 1966 con su primer cortometraje títulado Transfer, dándole más desarrollo en el mediometraje Stereo de 1969. Incluso utilizó la estética de Stereo en Scanners con una grabación en blanco y negro que muestra al personaje que interpreta Michael Ironside.
Tras el buen resultado que otorgó Cromosoma 3 (The Brood), tubo la oportunidad que le produjeran una idea en la que llevaba años trabajando bajo el nombre de The Sensitives, para terminar siendo su quinto largometraje con el título Scanners. En aquel momento Cronenberg se lanzó a la dirección sin tener el guión terminado, algo que le pasó factura y de lo que se arrepintió profundamente, resultó ser una producción que proporcionó problemas. Palabras del propio Cronenberg calificaron de milagro el montaje final, la verdad es que la jugada le salió bien, se arriesgó y Scanners resultó ser en su momento su película más taquillera.

Está película fue uno de los rodajes más difíciles de David Cronenberg dada la precipitación con la que comenzó su elaboración tras la pre-producción, el resultado queda reflejado en momentos donde se nota algo más la improvisación. Hay secuencias que no aportan nada, errores de racord, incongruencias y cambios de ritmo narrativo que entorpecen el producto final. De todos modos, el tratamiento del que dispone la película ya es superior a muchas producciones similares, como las secuelas posteriores en las que Cronenberg no tuvo nada que ver. Todos los problemas de rodaje, a pesar de los defectos de la película, sirvió para que Cronenberg pudiera embarcase en lo que fue su siguiente obra, la pintoresca Videodrome, actualmente considerada de culto en la subcultura del género fantástico y de terror.

Es cierto que está película presenta altibajos, pero también proporciona imágenes impactantes, como es habitual en la filmografía de David Cronenberg. También hay que resaltar el intenso final, muy bien resuelto; así como los efectos especiales realizados de forma artesanal, en su momento causaron un gran impacto. Otra particularidad importante para remarcar es que está producción es la segunda en la que trabaja Howard Shore para componer la banda sonora, hasta la fecha un inseparable del cineasta, con sus maravillosas composiciones consigue realzar y aunar los elementos que confeccionan la atmósfera que se respira en el universo de David Cronenberg.

3 comentarios:

  1. Entiendo tu razonamiento, pero no entiendo esa manía de comparar. Si se merece tres estrellas, para mí se las merece, pónselas.

    Howard Shore es un gran compositor, bajo su batuta está la banda sonora del Señor De Los Anillos, no hay más que decir.

    La secuencia de la explosión craneal ha pasado a la historia, creo que marco un antes y un después en nuestras vidas.

    ResponderEliminar
  2. El tema de las estrellas es relativo, solo quise aclarar que le pongo dos para que luego no haya reacciones extrañas. La película es regular, La Zona Muerta, por ejemplo, es buena y se merece tres.
    Howard Shore es un maquina... y con lo de la explosión craneal, creo que desde la primera vez que lo vimos todos hemos querido hacerlo. Es más, seguro que todos lo hemos intentado alguna vez XDDD

    ResponderEliminar
  3. Eso es porque la gente en general tiende a comparar, sin valorar realmente la sensación que te aporta la película de una forma más aislada de referencias, hablando a la hora de puntuar, claro.

    Yo creo que la explosión craneal es un reflejo perfecto de lo que le sucede a nuestras neuronas cuando descubrimos algo realmente apoteósico, bien sea musical o cinematográfico.

    ResponderEliminar