8/7/11

Balada Triste de Trompeta


TÍTULO ORIGINAL: Balada triste de trompeta
AÑO: 2010
DURACIÓN: 107 min.
PAÍS: España
DIRECTOR: Álex de la Iglesia
GUIÓN: Álex de la Iglesia
MÚSICA: Roque Baños
FOTOGRAFÍA: Kiko de la Rica
REPARTO: Carlos Areces, Antonio de la Torre, Carolina Bang, Santiago Segura, Sancho Gracia, Manuel Tejada, Manuel Tallafé, Alejandro Tejería, Fernando Guillén Cuervo, Enrique Villén, Terele Pávez, José Manuel Cervino, Gracia Olayo, Luis Varela, Joaquín Climent, Juana Cordero, Raúl Arévalo, Fran Perea
PRODUCTORA: Coproducción España-Francia; Motion Investment Group / Canal+ España / Castafiore Films / La Fabrique de Films / TVE / Tornasol Films

Año 1937. En plena guerra civil, tropas republicanas irrumpen en un circo, durante el espectáculo, para reclutar a sus empleados para luchar contra las tropas nacionales. Mucho tiempo después, en los últimos años del franquismo, dos payasos (Carlos Areces y Antonio de la Torre) luchan por el amor de una atractiva trapecista (Carolina Bang).

Después de la diversidad de opiniones y en unas fechas que se me juntaron demasiados estrenos para ver, al final decidí dejarla para el dvd. Puesto que seguro habrá quien todavía no la haya visto, voy a dar mi opinión.

La película nos relata una relación amorosa bastante turbulenta, con apología a la violencia de género y un ambiente muy circense. Dejando a un lado que todo se desarrolla en un circo, el ambiente general es muy Terry Gilliam. La parte de maquillaje, muy artesanal, realza esa faceta que nos recordará casi constantemente a Gilliam.

Alex de la Iglesia expresidente de la academia cinematográfica española, está consolidado como un director peculiar que tiene su propio estilo y no se casa con nadie, ni siquiera con lo politicamente correcto, Balada Triste de Trompeta da buen ejemplo de ello.

La promoción que recibió, al menos el par de trailers que vi en su momento, prometian bastante violencia, eso si, quizás demasiado gratuita. Lo cierto no es hasta bien pasada media cinta, cuando Alex da rienda suelta a esa esperada ultraviolencia cargada de mala hostia. Ese punto de inflexión es la vuelta de tuerca, sin embargo justo en ese momento cuando debería empezar lo más interesante, lo que estabamos esperando, la cosa empieza a ir cuesta abajo, lenta pero sin descanso, se convierte en la The Spirit española. A estas alturas el presupuesto ya se ha esfumado, por que aunque la pretensión de la cinta no es otra que la de mostrar degeneración por un tubo, no me creo esos cromas tan mal hechos y que esa perdida de rumbo argumental sea a proposito.


La presentación de los personajes es muy elocuente y pone a cada personaje en su sitio, si bien los secundarios no se presentan, solo rellenan el espacio necesario. El absoluto protagonista de la historia es Carlos Areces, miembro de La Hora Chanante/Muchachada Nui interpreta al payaso triste, demuestra que es capaz de sobrellevar sobradamente el peso sobre sus propios hombros, me ha sorprendido gratamente. Su handicap Antonio de la Torre, el payaso alegre (solo un poco y cuando está caracterizado) sobreactua bastante, pero resulta creíble.
Santiago Segura, el padre (en la película) de Carlos Areces, hace un cameo, estamos acostumbrados a papeles suyos con un rol poco exigente, como el heavy de El Día de la Bestia, el vagabundo de The Killer Barbies o su rol de Torrente, explotado hasta la saciedad. Lo cierto es que te puede caer mal o no, pero demuestra que cuando quiere puede, y aquí puede mucho.


En aspectos técnicos cabe mencionar una lograda fotografía acompañada de una mejor iluminación que sabe recrear desde los momentos felices, bien pocos, a los más tristes y salvajes. Como curiosidad nos encontramos guiños a obras emblematicas entra las cuales está el mismisimo Alfred Hitchcock.

Cuando empieza tenemos la sensación de estar ante la mejor película de Alex, pero esa sensación se va desvaneciendo de mitad en adelante y es una verdadera pena. Le encuentro el mismo problema que a 800 Balas, un desenlace, tanto técnicamente como argumentalmente que no está a la altura del resto de la historia.

6 comentarios:

  1. La película tiene un arranque para cagarse encima y los créditos iniciales son buenísimos. La banda sonora también me gustó mucho, aunque la mejor parte se la lleva la fotografía, la dirección de arte, escenografía y vestuario. La parte final que comentas, el tema de los efectos y tal, no creo que unos mega efectos de la muerte lo hubiesen arreglado, es la manera de resolverlo, que no está mal, pero no cuaja.

    Lo que comentas de Terry Gilliam no lo había pensado (pero el ambiente del circo y la pantomima si que recuerda), en algunas secuencias me venía a la mente una semejanza con Guillermo del Toro. La película no me disgusta, el desenlace grandilocuente me lo tomo como una burla sarcástica al quiero y no puedo dentro del cine español, a lo innecesario de los artificios excepto para cubrir carencias y bueno, se le puede seguir buscando el lado positivo, pero el resultado final es lo que hay. La próxima vez será.... o no.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8/7/11 10:03

    Un despropósito de película que a medida que va avanzando, se hace más ridícula y insoportable...

    ResponderEliminar
  3. Pues aún no la he visto, pero supongo que las similitudes que comentas con mi querido Gilliam será por el rollo 'artesanal' circense sobrecargado y barroco, muy típico del cine del ex-Monty python. Igualmente la peli ya me daba curiosidad desde que se estrenó, cualquier día de estos me la veo...

    ResponderEliminar
  4. The Maiden8/7/11 12:00

    Yo también creo que empieza creando unas expectativas muy altas, y los créditos son alucinantes, pero a medida que va pasando el tiempo... te vas "saliendo de la historia". A parte de los efectos, que en algunos momentos son bastante ridículos, tal vez a propósito, me esperaba un golpe emocional que nunca llega. Es una lástima que acabase de verla un punto defraudada.

    ResponderEliminar
  5. Orlok, claro que un final mejor realizado visualmente no lo habría arreglado, el desastre está en el propio desenlace.

    Anónimo, insoportable no se me hizo, pero el final decepciona.

    Goblin, lo cierto es que no estaría nada mal que la vieses. Creo que te gustará, salvo ese final que como bien comenta The Maiden el golpe emocional no llega a producirse.

    ResponderEliminar
  6. Si el final en realidad no está mal, se montan el pollo en plan tragedia griega, pero se les va de las manos. Pero por ejemplo, lo que comentabas sobre que la pretensión de la cinta es mostrar degeneración, creo que la pretensión es una crítica y mirada acida hacia la historia de España desde la guerra civil hasta los tiempos actuales, pero llega un momento que se critica a todo el mundo y el momento álgido emocional no llega o se diluye de tal manera que el tema crítica pasa a segundo plano.

    ResponderEliminar