30/8/11

Gomia, terror en el Mar Egeo


TÍTULO ORIGINAL: Antropophagus
AÑO: 1980
DURACIÓN: 90 min.
PAÍS: Italia
DIRECTOR : Joe D'Amato
GUIÓN: Joe D'Amato, George Eastman
MÚSICA: Marcello Giombini
FOTOGRAFÍA: Enrico Biribicchi
REPARTO: Tisa Farrow, Saverio Vallone, Serena Grandi, Margaret Mazzantini, George Eastman
PRODUCTORA: Filmirage / Produzioni Cinematografiche Massaccesi (PCM) International

Un grupo de jóvenes llegan con su yate hasta Gomia, una pequeña isla en el Mar Egeo, un lugar paradisiaco del archipiélago griego. Pronto, descubren que sus habitantes han desaparecido y que la isla oculta un terrible misterio... una criatura sedienta de sangre vaga por su calles. Una de las producciones más extremas del terror italiano, con escenas que pueden herir la sensibilidad del espectador y que fue prohibida en numerosos países. Cine para estómagos fuertes dirigido por Joe D' Amato.

Antropophagus, una producción Italiana de espanto, mucho más conocida en nuestro país como Gomia, terror en el Mar Egeo. Se puede decir que resulta una película fascinante, aunque utilizando el sentido común, se merece menos de dos estrellas; reconozco que su puntuación se debe a las dos pretensiones tan abominables y delirantes que presenta la cinta durante su desenlace final. También reconozco que la película me produce una activación de nostalgia desmesurada, de pequeño me impactaba más el boca a boca de lo fuerte, desagradable y perturbador que resultaba el tan solo haber ideado alguna de sus escenas. Es cierto que una vez vistas no son para tanto, pero siempre quedará aquella sensación de ver lo prohibido, lo más extremo; aunque solo sea por eso, vale la pena admitir que me considero absoluto adorador de esta película.


Soy consciente de la basura cinematográfica de la que está compuesta Gomia, terror en el Mar Egeo, así que desde la objetividad estoy siendo generoso con la puntuación, pero por mucho que la critique, poseo una copia en dvd y disfruto tanto con el concepto de la película, como comentarla con quienes también sienten esa extraña sensación de sentir que se trata de una película de culto, aunque su visionado resulte un tormento atroz. La historia que nos cuenta no hay por donde cogerla sin que se rompa a pedazos, es de una simpleza extrema. Los personajes son horribles y están muy mal interpretados, excepto la bestia antropófaga interpretada por George Eastman, que resulta ser un personaje aterrador. El desarrollo de la película no solo es lento, está mal rodado, sobre todo al inicio, lleno de situaciones y diálogos absurdos. En algún momento puntual se crea algo de tensión y se despierta un poco de interés dentro de lo inquietante, aunque mal aprovechada, que resulta su atmósfera.


A nivel de fotografía el trabajo realizado es desastroso, es cierto que debido a su bajo presupuesto en algunas escenas era mejor ocultar que mostrar, pero no se le sacó nada de partido a las posibilidades que ofrecían las localizaciones. Los efectos especiales eran acordes con aquel tipo de producciones, donde se mostraban exageraciones y salvajismos. La banda sonora es delirante, con un toque de psicodelia enfermiza potencia lo demente que resulta la película. No hay que olvidar que la película es de 1980, en aquel momento el atrevimiento con según que imágenes fue muy fuerte, aunque no se armara los revuelos que actualmente parece ser que provoca según que película actual, lo cierto es que Gomia también fue transgresora en lo explicito que resultaban algunos actos del antropófago. Para los amantes del gore la película tiene muchos elementos que alimentarán sus ansias de sangre.


Como es habitual en nuestro país, la copia que se distribuye en dvd es de vergüenza ajena, incluso se podría catalogar como una estafa. En otros países, Antropophagus si que dispone de unas ediciones más cuidadas en las que se le rinde y otorga algo más de respeto. Aunque la película sea mala no hay que despreciarla, dentro de su subgénero y con el paso del tiempo, sigue envuelta de un aura que la convierte en un ente putrefacto y sombrío. La última media hora alberga dos momentos clave que han transgredido al paso del tiempo dentro de lo macabro, el feto y las tripas, suena como un reclamo que crea expectativas de todo tipo. Se podría decir que la película consigue ser mítica por sus intenciones desenfrenadas de provocar. Por mi parte, siempre guardaré la sensación de que esta película, por el mero hecho de existir, hace que siga siendo algo mágico.

2 comentarios:

  1. Cinematográficamente hablando es muy discutible pero el concepto es impresionante, para los que nos gusta la exploitation italiana siempre será recordada como un clásico. D'Amato aún dirigió una secuela bastarda con el coherente título de 'Absurd, Terror sin límite' mientras se iba especializando cada vez más en títulos erótico-porno-festivos xD

    ResponderEliminar
  2. Menuda película se marcó D'Amato, jejejejeje

    ResponderEliminar