2/9/11

13 asesinos



TÍTULO ORIGINAL: Jûsan-nin no shikaku (13-nin no shikaku) (13 assassins)
AÑO: 2010
DURACIÓN: 126 min.
PAÍS: Japón
DIRECTOR: Takashi Miike
GUIÓN: Takashi Miike, Daisuke Tengan (Historia: Kaneo Ikegami)
MÚSICA: Kôji Endô
FOTOGRAFÍA: Nobuyasu Kita
REPARTO: Kôji Yakusho, Yusuke Iseya, Takayuki Yamada, Tsuyoshi Ihara, Sosuke Takaoka
PRODUCTORA: Rakuei-sha / Recorded Picture Company (RPC) / Sedic
WEB OFICIAL: http://13assassins.jp/index.html
PREMIOS 2010: Festival de Sitges: Mejor diseño de producción, Premio del público. Festival de Venecia: Nominada al León de Oro (mejor película). Academia de cine japonés: 4 premios técnicos. 10 nom., incluyendo mejor película

El ascenso al poder del joven y sanguinario Lord Naritsugu supone una seria amenaza para la paz en el Japón feudal. Simplemente por ser el hermano del shōgun, Lord Naritsugu está por encima de la ley, y asesina y viola a su antojo. Afligido por los atroces actos del sádico Naritsugu, el oficial Sir Doi contacta secretamente con el samurái Shinzaemon Shimada para acabar con Naritsugu. El noble samurái, indignado por la crueldad de Naritsugu, acepta de buen grado la peligrosa misión. Para ello, reúne a un selecto grupo de samuráis, entre los que se encuentra su sobrino Shinrokuro y el devoto aprendiz Hirayama. Juntos, traman una emboscada para acabar con Lord Naritsugu.

Takashi Miike es uno de los directores más hiperactivos e inclasificables, aunque sea venerado y despreciado por igual, no se puede negar que consigue transmitir energía en todas sus películas. En la pasada edición del Festival de cine fantástico de Sitges no pude asistir a la proyección de la que puede ser su mejor película hasta la fecha. 13 asesinos es el remake de la película homónima rodada en 1963 por el director Eichi Kudo. Miike aprovecha este remake para sumirse en un clasicismo narrativo muy elaborado, rendir un homenaje a cineastas como Akira Kurosawa o Hiroshi Inagaki abriendo un abanico de posibilidades dentro de la industria cinematográfica. Lo que no comprendo es que hayan tardado un año en estrenar la película, que tan solo se haga en un número reducido de cines y que sigan quejándose de las descargas ilegales, muchas personas no tendrán otra forma de poder disfrutar de según que películas.


Suerte que los pocos cines donde han estrenado la película han realizado la proyección en versión original subtitulada, de todos modos, el nivel de la cartelera en nuestro país es preocupante. Fijando la atención en la parte positiva, 13 asesinos resulta ser un sorprendente espectáculo donde Takashi Miike consigue un resultado esplendido. El estilo del director es variable según el proyecto en el que trabaje, pero siempre carismático, con el paso del tiempo ha conseguido crear ciertas características propias que imprime en esta producción. 13 asesinos consigue reunir ciertos elementos que definen al director, pero de una forma contenida y distinguida. Puede que fans simpatizantes de ciertos elementos del autor, sobre todo de sus excesos gratuitos, puedan sentirse decepcionados con esta película, pero con el desbordante ritmo de trabajo de Miike lo estarán siempre por una razón porcentual. La cuestión es que está película es muy distinta a lo que nos tiene acostumbrados, pero sin dejar de lado su provocativo estilo visceral.


La película muestra el agotamiento de una época y unos códigos que tocan su fin, con una premisa crepuscular se narra el fin de la era shōgun y comienzo al periodo Meiji. Se muestra como poco a poco la figura del samurái fue abolida, dentro de un marco dramático pero con una narrativa épica desmesurada, la película consigue ser emocionante de principio a fin. 13 asesinos puede ser una de las mejores cintas de samuráis que se hayan rodado en los últimos años, mantiene un nivel de calidad alto de forma constante. Su parte visual, con todos los efectos digitales que acostumbran aparecer en el cine de Miike, están muy trabajados y contenidos para quedar al servicio de la película y no del efectismo. El trabajo de fotografía de Nobuyasu Kita es excelente, muchos de los planos contienen una elegancia y sobriedad que quedan grabados en la retina. El tratamiento cromático, tanto desde el departamento de arte hasta la postproducción está muy cuidado. El gran diseño de producción queda plasmado en el resultado final, otros apartados como la banda sonora, tan épica como muchas de las imágenes que envuelve, está a la altura del resto de elementos.


El desarrollo narrativo está muy bien dosificado, tras un comienzo emotivo nos van colocando en situación y presentando todos los personajes principales, sus motivaciones y personalidades, se toman un tiempo durante toda esa parte, pero queda muy amenizado con la incursión de pequeños momentos cómicos. Es un contrapunto al ambiente oscuro y tenebroso cada vez que nos muestran al depravado personaje Lord Naritsugu. Partiendo de una premisa dramática que se mantiene durante todo el film, se abre un cauce hacía el género de aventuras a partir de reclutar a los samuráis e iniciar su viaje hacia una misión suicida, ahí la épica se eleva hasta un clímax desbordante en una apocalíptica batalla final de casi cincuenta minutos de duración.
Todo rodado con extremada precisión, en medio del fragor de la batalla se consigue reflejar el caos a través del orden del rodaje. Takashi Miike consigue que 13 asesinos sea una película clásica y contemporánea al mismo tiempo.


Las actuaciones del film también son gran parte de la base sobre la que se sostiene todo, gracias a las buenas caracterizaciones los personajes se integran de forma espectacular con una recreación del Japón feudal soberbia. El diseño de personajes está muy trabajado y con pocos detalles dejan muy claro la profundidad emocional de cada uno, no muestran excesiva información, ni se indaga en cada personaje, solo se profundiza un poco en alguno de ellos para resaltar la épica conclusión final. También la película trae un mensaje acorde con la actualidad, una reflexión sobre la hipocresía e inmoralidad de los gobernantes, las instituciones gubernamentales de gran parte del mundo y como nos tratan, pues para estar en la cima hay que cuidar la base que lo sostiene todo. La transcendencia que puede tener el concepto de los 13 asesinos es que como una sola unidad, todos podemos ser ellos dentro de una historia plagada de referencias hacia la justicia, el amor, la lealtad y el derecho de los ciudadanos libres.

5 comentarios:

  1. The Maiden2/9/11 10:22

    Creo que es una muy brillante película, que mantiene nuestra atención a lo largo de todo el metraje. El ritmo de la gran batalla, la "masacre total" es impresionante, dando los justos momentos para que tomemos aire y nos volvamos a meter de lleno en la lucha junto con los samurais. IMPRESIONANTE.

    ResponderEliminar
  2. MASACRE TOTAL, que bueno que fue eso... lo mejor es que consiguen rodar la masacre total sin apenas mostrar sangre en exceso por todas partes. Vaya con las batallitas de los samuráis.

    ResponderEliminar
  3. No quiero, pero al final tendré que verla.

    ResponderEliminar
  4. XDDD
    La verás y luego querrás que te pongamos un pincel en la boca para escribir: Masacre total en un papel ;)

    ResponderEliminar
  5. No me la compro en dvd porque creo que no es multiregión el que venden en Amazon... que la peli ya tiene un año. Como me arrepiento de no haberla visto en Sitges el año pasado, sin duda, la mejor de las que vi durante el festival.

    ResponderEliminar