1/9/11

Destino Final 5

 

TÍTULO ORIGINAL: Final Destination 5
AÑO: 2011
DURACIÓN: 92 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Steven Quale
GUIÓN: Eric Heisserer
MÚSICA: Brian Tyler
FOTOGRAFÍA: Brian Pearson
REPARTO: Nicholas D'Agosto, Emma Bell, Miles Fisher, Arlen Escarpeta, Jacqueline MacInnes Wood, Ellen Wroe, P.J. Byrne, David Koechner, Courtney B. Vance, Tony Todd
PRODUCTORA: New Line Cinema

Sam Lawton (Nicholas D'Agosto) tiene una premonición sobre la destrucción de un puente colgante que causaría su muerte y la de otras personas. La visión se hace realidad, pero Sam se las arregla para salvarse a sí mismo y a algunos otros de la catastrófica tragedia. Sin embargo, Sam y su novia Molly (Emma Bell) descubren que no están realmente a salvo: la muerte los persigue a ellos y a los que sobrevivieron al horrible accidente.

El inicio de los créditos son bastante brutales y promete superar a su predecesora. Lamentablemente no es así. Una brutal carga de infografia y  un suculento 3D que promete más de lo que acaba ofreciendo, se nos darán pistas sobre las muertes que acaecerán en la película. Los créditos podrían servir como adorno para un videoclip de Megadeth. Es curioso que justo después la presentación de los personajes es totalmente adecuada a una entrega de American Pie o un capítulo de Salvados de Campana, supongo que por eso se les ocurrió promocionar con ese video viral, como un capítulo de la mencionada serie. El nivel de empatización con los personajes es cero, lo único que sientes es antipatia. Pero es lo que necesitas puesto que su destino es cruel.  

Destino Final es una de las pocas sagas que merecía la pena seguir -me remito a Saw y Se Lo Que Hicisteis el Ultimo Verano, entre otras- a pesar de su argumento totalmente clonado, entrega tras entrega. Y digo merecía porque finalmente lo que pensaba que nunca pasaría, pero en lo más profundo de mi ser temía, ha sucedido.No es un terrible fracaso, pero es un quiero y no puedo. Esta quinta entrega ha pasado factura a la franquicia. El principal motivo, un escueto presupuesto para cumplir con éxito las intenciones iniciales.


Lo que más espera la gente a estas alturas de una saga que parte siempre con la misma premisa, es la brutalidad, contra más mejor. Dejando de lado sus pesimos efectos especiales que es lo que más se lo puede reprochar, es un quiero y no puedo. Se ha puesto la carne pero no se ha encendido el fuego, cosa que si se hizo en las anteriores.
Tampoco han sabido aprovechar la tensión y el pequeño suspense en los accidentes que elaboraba meticulosamente la muerte. Volviendose bastante predecible, no exprimen más con los "puzzles" previos a la decapitación, aplastamiento o explosión de la victima en cuestión. Lo cual le resta un poco de suspense y emoción.
Es cierto que tenemos la muerte de la gimnasta, demoledora e impactante como pocas. Pero el resto de participantes (esto parece un concurso más que una película de terror) no es nada que no hayamos visto en anteriores entregas, lo malo no es la repetición, sino que no está bien recreado, los efectos especiales son bastante cutres. Eso no quita que disfrutes viendo como van cayendo uno tras otro. Pero se nota un ajustado presupuesto y eso le ha pasado factura en los efectos especiales, el resultado es demasíado cutre, se ve muy digital. Siendo la escena del puente, la inicial, debería haber sido la más cuidada y lo cierto es que cuando caen al agua deja bastante que desear.


El guionista a incluido un elemento que ya se usó en la segunda entrega, aquí lo han llevado al limite, por momentos parace un slasher con el sello de Wes Craven, aunque bajo mi punto de vista que no se le ha sacado suficiente partido a esta reciclada idea.
La banda sonora está bastante bien, aunque no destaca por encima de las escenas. Salvo el tema principal que me gustó mucho.
Han buscado un final, que raro. El final queda todo zanjado de forma un tanto surrealista, lo sé, toda la saga de por si ya lo es. Nadie se tropieza y consigue romper el cristal de una ventana con tamaña fácilidad, ¿pero que nos quedaría entonces?, nada. Además estos accidentes tan "casuales" ya se usaron anteriormente. No estamos ante una cinta de cuestiones físicas o gravitatorias.

La cuestión es que, por culpa de un ajustado presupuesto el resultado visual ha mermado bastante respecto a las anteriores. Las muertes siguen teniendo el punto macabro pero no aprovecha la tensión y el suspense de sus antecesoras. Se puede ver en casa, el 3D esta vez no es indispensable, en la anterior se exprimió muchisimo más. Aunque la han cerrado bastante bien, dentro de la broma que supone su cierre, seguro que el día que un guionista y director se unan, surjirá otra entrega. Solo espero que la próxima borre esta pequeña mancha.


3 comentarios:

  1. La verdad es que la peli es muy floja, la decepción es que me esperaba que como mínimo fuera como la anterior. Eso si, lo mejor es la escena de la gimnasia.
    Lo que más rabia me dio es que no aprovecharan la "nueva idea" de evitar el plan de la muerte y que se abusara de las bromas tontas y fáciles, bueno, lo de los subtitulos tiene gracia, pero porque me recuerda a los comentarios de cotxeres XD

    ResponderEliminar
  2. Pues a mi los efectos especiales me parecen mejores (sin ser perfectos) que los de la 3 y la 4, que eran bochornosos.

    Además, la cuarta fue un bodrio, así que para mi existe una mejora sustancial respecto a esa y también respecto al resto de secuelas.

    Por cierto, ¿subrealista? Esa palabra no existe (surrealista sí) ;)

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  3. Tenía momentos muy a lo Tom Savini, prefiero eso que no mal hechos de forma digital. Para mí ha sido más bien al contrario. Ya lo he arreglado, se me fue el dedo y la olla un poco.

    ResponderEliminar