15/10/11

Beyond the Black Rainbow


TÍTULO ORIGINAL: Beyond the Black Rainbow
AÑO: 2011
DURACIÓN: 110 min.
PAÍS: Canadá
DIRECTOR: Panos Cosmatos
GUIÓN: Panos Cosmatos
MÚSICA:
FOTOGRAFÍA: Norm Li
REPARTO: Michael Rogers, Eva Allan, Scott Hylands
PRODUCTORA: Chromewood Productions

En lo más profundo del misterioso instituto Arboria, una hermosa y perturbada chica llamada Allan está cautiva por un médico en busca de su paz interior. Su mente está controlada por una siniestra tecnología. En silencio, ella espera por su próxima sesión con un trastornado terapeuta, el Dr. Barry Nyle. Si quiere escapar, deberá adentrarse por los rincones más oscuros del instituto, pero Nyle no dejará escapar fácilmente a su creación con más talento y la más peligrosa también.

Panos Cosmatos debuta con éste Beyond the Black Rainbow. Escrita y dirigida por él, nos brinda un psicotrópico viaje plagado de ácido y LSD. Un viaje al fondo de la mente que ni el mismísimo Ken Russell y su Viaje alucinante al fondo de la mente consigue darnos esa patada en el pecho que nos brinda Cosmatos.


La película es atractiva visualmente, pero se queda en eso, en pura estética. La película está rodada con un nivel de grano y unas tonalidades muy setenteras. Una mezcla entre Suspiria de Darío Argento y El Fantasma del paraíso de Brian de Palma, salvando las diferencias. Visualmente es todo muy sinfónico, pero argumentalmente es un sin sentido de principio a fin. No soy un auténtico seguidor del cine experimental, tampoco un detractor. Cosmatos consiguió captar mi interés sobre esta psicodélica historia plagada de colorines y planos plenamente artísticos. No me esperaba algo comercial, ni mucho menos, pero si al menos una historia, como mínimo, con cierta coherencia. El resultado es muy bonito visualmente pero carente de alma y personalidad propia, pura estética, ideal para un videoclip de Pink Floyd.


Lo único que me ha gustado y bajo mi punto de vista cabe destacar, es la gran banda sonora, totalmente acorde con las imágenes. De vez en cuando me gusta ver cine experimental, pero lo que Cosmatos nos enseña en esta cinta no aporta nada a nuestras neuronas, solamente dolor. La visión que tiene este director de contar una historia, no va conmigo.


Sin ir más lejos, dentro del marco del Festival de Sitges también se ha proyectado Carrè Blanc, de la que hablaré en los próximos días y que siendo experimental, sí que me ha gustado. A su manera, pero cuenta una historia. En cambio Beyond the Black Rainbow no tiene una historia que logre mantenernos intrigados o con espectativas de ver que les sucederá a los protagonistas, es una paja mental llena de planos inconexos. Igual es que soy corto de miras y por eso no la he entendido. Si alguien ha comprendido algo, más allá de la simple sinopsis, que me ilustre por favor.

4 comentarios:

  1. Creo que esta película no puede sacarse de lo que pretende, siendo una idea experimental como comentas. Sobre ella he escuchado opiniones varias, la verdad es que si su contenido está a merced la de la forma, es difícil que pueda gustar por su falta de narrativa, otra cosa es que tampoco se construya una idea a través de las imágenes. El trailer me llamó la atención, la música era muy interesante, si algún día surge la oportunidad ya la veré, tampoco hay prisa ;)

    ResponderEliminar
  2. Es un videoclip psicotrópico.

    ResponderEliminar
  3. Pude verla y realmente no me gustó, como dice en la crítica solo aporta dolor, es una película que se mueve en una constante depresión por decirlo de alguna manera, no es para cualquier publico definitivamente pero aun así creo que la mente del que la vea tendrá que ser de las mas abiertas si se quiere dejar una buena sensación en el espectador cosa que no ocurrió conmigo.

    ResponderEliminar
  4. Es que no acabé de entender muy bien de que iba. Espero encontrar a alguien que me lo explique.

    ResponderEliminar