9/10/11

Contagion


TÍTULO ORIGINAL: Contagion
AÑO: 2011
DURACIÓN: 106 min.
PAÍS:Estados Unidos
DIRECTOR:Steven Soderbergh
GUIÓN: Scott Z. Burns
MÚSICA: Cliff Martinez
FOTOGRAFÍA: Peter Andrews
REPARTO: Matt Damon, Kate Winslet, Gwyneth Paltrow, Marion Cotillard, Jude Law, Laurence Fishburne, Bryan Cranston, Jennifer Ehle, Sanaa Lathan, Elliott Gould, John Hawkes, Chin Han, Monique Gabriela Curnen
PRODUCTORA Warner Bros. Pictures / Double Feature Films / Participant Media / Regency Enterprises

De repente, sin saber cuál es su origen, un virus mortal se propaga a nivel mundial y, en pocos días, empieza a diezmar a la población. Un thriller realista y sin efectos especiales sobre los efectos de una epidemia que se centra en la enfermedad que causa el virus a través de varias líneas argumentales.

Steven Soderbergh tiene una trayectoria cinematográfica bastante irregular, pero en su filmografía se haya una de mis películas favoritas, Ocean’s Eleven. Por lo tanto cuando me enteré que dirigiría una película de infecciones víricas, tema que también me atrae y que encima su planteamiento estaba lejos de ser una película de terror al uso, mi interés creció bastante.

La historia no es revolucionaria ni extremadamente novedosa, pero consigue su propósito, dejarnos con cierta paranoia, en ese sentido funciona. Es fria y calculadora, no se acerca al cine de infectados que tan de moda está. No aporta ninguna novedad destacable al género, salvo esa cercanía con la realidad, su mayor atractivo.


Visualmente le ha faltado mostrarnos la devastación que llega a provocar el virus, aunque si lo miramos desde un punto real, resulta ser más terrorífica. Dado que los síntomas que sufren los pacientes, aun siendo visibles no son tan ‘sospechosos’ como lo pueda ser un sarpullido u órganos sangrantes. Dichos síntomas no van más allá de un sudor frio, tos y piel pálida, los mismos que los de una simple gripe. Así que cuando uno de estos pacientes infectados viaja o se acerca a alguien, no resulta sospechoso de ser portador de un virus altamente mortal. Son síntomas visualmente reconocibles pero no lo suficiente para poner en sobre aviso a la gente que no está infectada. Además el virus consigue expandirse a una velocidad vertiginosa, puesto que tiene una cualidad añadida, la de transmitirse por el por el contacto indirecto, tocar un mismo objeto es sinónimo de infección. De esa manera el virus se expande a una velocidad vertiginosa.



El fallo que tiene la película es un poco visual, el hecho de no mostrarnos un poco más la devastación que causa el mencionado virus, le resta puntos. En sus primeros pasos se nos muestra la investigación para dar con el paciente cero, pero luego todo se mueve entre cifras y datos y nombres de asociaciones gubernamentales que puede dar lugar a dejarnos un poco confusos. Lo cual no significa que no se entienda la película, es un guión sencillo y sin giros ocultos. El reparto es excelente, cuenta actores de la talla como son Matt Damon, Gwyneth Paltrow, y Jude Law, Lawrence Fishburne entre otros. Todos consiguen realizar sus papeles con gran credibilidad.


La película toma un rumbo más cercano al thriller sociopolítico que no una cinta vírica al uso. Se centra mucho entre la corrupción e intereses corporativos entre la industria farmacéutica y el gobierno. Por una vez parece que el gobierno estadounidense no es todo lo bueno que parecía, no para con su población de bajo rango social. La infección se produce en Hong Kong, pero es meramente ocasional, ningún país del planeta sería capaz de evitarlo. El azar una mala gestión es la combinación mortal para una población totalmente ajena a todo el proceso logístico que hay en la distribución, exportación e importación.
Demuestra una visión mucho más acorde con la realidad, cada día estamos expuestos a una muerte rápida y segura casi sin darnos cuenta, somos altamente vulnerables a algo o tan intangible y minúsculo, que ni nuestras armas o avances son capaces de frenar al instante. Por muchos procesos e investigaciones bacteriológicas que llevemos a cabo, el azar es mucho más perspicaz que nuestra logística. Una notable historia, aunque algo más fría y calculadora de lo que me esperaba inicialmente, su mayor acierto encarar un tema con una extrema cercanía a la realidad. Cuidado con lo que tocáis.

1 comentario: