14/10/11

Dark Souls


TÍTULO ORIGINAL: Mørke sjeler
AÑO: 2010
DURACIÓN: 95 min.
PAÍS: Noruega
DIRECTOR: César Ducasse, Mathieu Peteul
GUIÓN: César Ducasse, Mathieu Peteul
MÚSICA: Wojciech Golczewski
FOTOGRAFÍA: César Ducasse, Mathieu Peteul
REPARTO: Morten Rudå, Kyrre Haugen Sydness, Ida Elise Broch, Johanna Gustavsson, Christopher Angus Campbell, Jan Hårstad, Espen Eckbo
PRODUCTORA: Coproducción Noruega-Francia; Addict Films

Un vengativo padre se embarca en un emocionante viaje oscuro de memoria perdida, conspiración y síntomas similares a los zombis. Encontrar la misteriosa oscuridad interior es la fuente del bizarro mundo que ha descubierto.

Influenciada directamente por La Invasión de los Ultracuerpos y The Toolbox Murder, tenemos esta, a priori interesante, cinta de nacionalidad Noruega. Su arranque es sencillo, aunque promete terror del bueno, terror de la vieja escuela. Os advierto no os dejéis engañar, Dark Souls es una película infame, a los pocos minutos de su secuencia inicial nos damos cuenta de la porquería que nos va a tocar soportar. Lo más curioso es que parece que en general gustó al público. La gente aplaudía con afán y entusiasmo al finalizar la proyección. Personalmente quiero creer, que no todos fueran de satisfacción, sino de descanso ante tal suplicio.


Un largometraje de pésimas interpretaciones y casi desde el primer minuto con cierto regusto amateur, que no se logra quitar de encima en todo el metraje. En un sobresaturado panorama cinematográfico actual en el que los zombis están a la orden del día, se agradece la intención de crear unos seres no muertos con un espíritu más ochentero, al estilo de Creepshow o Historias de la Cripta.


Sin embargo el resultado final está muy lejos de ese espíritu que tanto añoramos. Termina siendo un pastiche de ideas y referencias, soporífero e incomprensible, no por que no tenga sentido argumental, lo tiene. Lo incomprensible es que hayan invertido tiempo y dinero en realizarlo.
La carencia visual y argumental es su virtud, una virtud que la mata por dentro. Por no tener no tiene ni la violencia necesaria para entreternos, se queda en simples ríos de tinta, así se infectan unos a otros. Al final tiene un mensaje ecologista, al menos a mí me lo pareció, bastante absurdo.


El apartado sonoro, es bastante flojo, no hacen otra cosa que acrecentar ese toque de cortometraje amateur. Las onomatopeyas y gruñidos de los zombies son realmente vergonzosos. No tenía grandes expectativas, suelo reservarme ante productos con aspecto directos al DVD, pero los comentarios previos a la proyección advertían de que estaba bien. Teniendo en cuenta que las últimas películas de nacionalidad Noruega no estaban nada mal, no me esperaba un peliculón, pero para mí ha sido mayor que una simple decepción. Advertidos estáis.


No hay comentarios:

Publicar un comentario