26/10/11

Drive


TÍTULO ORIGINAL : Drive
AÑO: 2011
DURACIÓN: 100 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Nicolas Winding Refn
GUIÓN: Hossein Amini (Novela: James Sallis)
MÚSICA: Cliff Martinez
FOTOGRAFÍA: Newton Thomas Sigel
REPARTO: Ryan Gosling, Carey Mulligan, Ron Perlman, Christina Hendricks, Bryan Cranston, Oscar Isaac, Albert Brooks, Tina Huang, Joe Pingue, Christian Cage, James Biberi
PRODUCTORA: Bold Films / Odd Lot Entertainment / Marc Platt Productions / Seed Productions

En Los Ángeles, un joven especialista (Ryan Gosling) en conducción de coches para películas en las escenas de riesgo, se ofrece como conductor para atracos por las noches. Todo se complicará cuando decida ayudar a su vecina (Carey Mulligan) en un turbio asunto de dinero.

Nicolas Winding Refn nos ofrece esta particular y muy personal película sobre la bondad y la maldad en una misma persona, condiciones opuestas que se dan la mano. Es la adaptación de la novela de James Sallis con guión de Hossein Amini. Repasando la filmografía de Refn, me doy cuenta que solo he visto Fear X con el gran Jhon Turturro como protagonista.
El biopicture de Bronson me lo perdí en su momento en el Festival de Sitges hará un par de años, creo. Y a día de hoy todavía lo tengo pendiente. Y Valhalla Rising, su anterior trabajo, es la que a priori capta más mi atención, además me han hablado bien de ella. Así que viendo lo que me ha gustado Drive, tendré que hurgar en su pasado.

Solamente hay que ver el trailer (bueno en realidad no, ya que independientemente de lo que esperemos encontrarnos, desvela demasiados elementos) y luego ver la película para darse cuenta, que una vez mas, la forma de promocionar la película es totalmente errónea.
Si haces caso a lo que te muestra el trailer -yo lo hice- entonces es probable que esperes una película de acción de los noventa, estilo Heat, Dobbermann o Transporter. Bueno esta última es del 2002. Entra dentro del nuevo siglo, pero su estética y puesta en escena todavía conservaba ese espíritu del cine de acción de los 90.
Espíritu, que acabó por perderse a lo largo de la primera década del siglo XXI. ¡Ojo!, no estoy diciendo que lo realizado fuera de los 90, fuera malo. Se parieron muy buenas películas durante esa década, y se siguen haciendo. Solo digo que en ese periodo de ‘transición’ hubo un cambio bastante drástico en cuanto a estética, puesta en escena, y sobre todo en efectos especiales. Dando paso a unos acabados basados mucho más en lo digital, que en lo artesanal. Drive es estéticamente glamourosa, pero conserva la esencia de los 90.

Como ya he dicho, me fié del trailer. Así que me esperaba algo más convencional. Lo cierto es que el hecho de encontrarme ante una cinta con algunos elementos convencionales, pero con un acabado muy personal. Hizo que en lugar de disfrutarla superficialmente, tal y como lo hubiera hecho con una película de acción cualquiera, terminara por apreciar mucho más sus detalles y sin duda su notable historia, salvando diferencias un robo al estilo Jackie Brown, donde todo se lía.

Sin contar realmente nada nuevo, lo hace con un ritmo y una narrativa casi magistral. Quizás a muchas otras personas, el hecho de esperarse una cosa bien distinta, también les causó el mismo efecto que a mí, si bien siempre habrá público para el efecto contrario. Me baso en que, al finalizar la proyección las opiniones -en general- eran bastante positivas. Pero bueno que quede claro que a mí me gustó, sin influencias. Tengo mi propio criterio y me importa poco no coincidir con nadie en absoluto. Sin ir más lejos The Innkeepers parece ser que solo me gustó a mí.


Lo que sí está claro, es que promocionar una película en un ‘formato’ que no es lo que en realidad ofrece, es un arma de doble filo que la mayoría de veces terminará por cortarnos. Las productoras y distribuidoras deberían fijarse más y retractarse antes de montar un trailer, claro que les importa poco, solo prima captar la atención a cualquier precio, para que el público pase por caja.

Supongo que habrá quedado claro que Drive es una película relativamente tranquila. No quiere decir que no tenga sus momentos de acción, pero no son precisamente escandalosos, ni en donde fluya la adrenalina como lo hace el nitrógeno en Fast to Furious. Así que no esperes encontrar demasiadas persecuciones, tiroteos en exceso y explosiones apocalípticas. Eso si, a cambio nos brindará momentos realmente violentos, en que la sangre correrá por cada rincón del fotograma, aunque no siempre se vea, es mejor la imaginación. El nivel de violencia es muy propio de la última etapa de David Cronenberg en Promesas del Este y Una Historia de Violencia.


Driver (Ryan Gosling) e Irene (Carey Mulligan) forman una pareja realmente magnifica y unos roles totalmente creíbles. Artísticamente hablando en sus inicios se abrieron camino a través del mundo de las series televisivas. A Gosling solamente lo he visto en Asesinato 1, 2, 3 con Sandra Bullock y en Tránsito, pero después de ver lo que es capaz de realizar, le seguiré la pista de cerca. Espero que con tiempo y perseverancia llegue igual de lejos que Di Caprio o Brad Pitt, creo que lo merece. Mulligan únicamente la vi en Enemigos Públicos y con mi memoria no voy a dar referencias. Parece que ahora le empiezan a llover papeles más importantes. Está trabajando en The Great Gatsby junto a Leonardo Di Caprio, que seguro le dará el caché que se merece.
Albert Brooks (Taxi Driver) tiene un papel secundario, pero un momento glorioso con una cámara para el solito. Y Ron Pearlman, que puedo decir de este pedazo de actor que ha sido capaz de encarnar al diablo más ‘malvado’ Hellboy. No tiene mucho protagonismo en tiempo, aunque si en relevancia en la historia.


Cliff Martinez es responsable del score de obras como Solaris, Traffic o la reciente Contagio. En Drive se encarga del 80% de la banda sonora. Con temas muy tranquilos pero bastante carismáticos y que además de mantener el suspense en la trama, van en total consonancia con la temperatura del film.
La banda sonora cuenta con cinco temas de otros artistas. Algunos de estos temas como el A Real Hero de College, Under Your Spell de Desire o el Oh My Love del mismísimo Riz Ortolani (si el mismo que compuso la banda sonora de Holocausto Caníbal) pueden resultar chocantes por consiguiente escena videoclipera, dando lugar a alguna queja de forma totalmente aislada. Al salir de la proyección fue la única queja que oí, no os asustéis, como he dicho, fue de forma aislada. Opinión que no concuerda con la mía, es cierto que el resultado en esos momentos es videoclipero, pero en el contexto en que suenan a mí me ha parecido que están muy bien metidas.

Soy consciente que habrá gente que se sienta defraudada. Pero para mí Drive ha sido una de esas películas que con el paso de los días, he ido pensando en ella y cada vez me gusta más, hasta el punto de ponerle un excelente. Una rareza convertida en diamante.

3 comentarios:

  1. Hay ganas de verla, tiene muy buena pinta.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, ya está vista... la verdad, me gusta, la película está muy bien hecha. Lo mejor es la fotografía.
    Hay algunos detalles sueltos que no han terminado de gustarme, pero en general la película está muy bien.
    La cuestión es que las imágenes consiguen trasmitir y hablar por si solas, de ahí que el dialogo de la película sea el justo. Ron Perlman está fantástico, como siempre.

    ResponderEliminar
  3. Bien, porqué que dentro del circulo de allegados, no ha gustado.

    ResponderEliminar