12/10/11

Jane Eyre


TÍTULO ORIGINAL: Jane Eyre
AÑO: 2011
DURACIÓN: 115 min.
PAÍS: Reino Unido
DIRECTOR: Cary Fukunaga
GUIÓN: Moira Buffini (Novela: Charlotte Brontë)
MÚSICA: Dario Marianelli
FOTOGRAFÍA: Adriano Goldman
REPARTO: Mia Wasikowska, Michael Fassbender, Judi Dench, Jamie Bell, Sally Hawkins, Imogen Poots, Holliday Grainger, Tamzin Merchant
PRODUCTORA: BBC Films / Focus Features / Ruby Films

Jane Eyre huye de Thornfield House, donde trabaja como institutriz contratada por el acomodado Edward Rochester. La aislada e impresionante mansión, así como la frialdad del Sr. Rochester ponen a prueba la resistencia y fortaleza de la joven, educada en un orfanato. Pero al reflexionar sobre su pasado y recuperar su curiosidad natural, Jane regresará a Thornfield House y al terrible secreto que esconde el Sr. Rochester.

Jane Eyre es la enésima versión de este clásico basado en la novela de Charlotte Brönte. Lo que no acabo de comprender es porque ha sido proyectada en el marco de un festival de cine fantástico. Jane Eyre es una buena historia, pero no tiene ningún elemento que encaje en el fantástico ni en el terror, mucho menos en la ciencia ficción, evidentemente. El único elemento disponible en su historia para poder incluirla es el thriller, pero es que tampoco termina de explorar ese género en profundidad. Se crea cierta química de cara al desenlace, pero no se exprime de la forma necesaria. Se hace mucho más caso a la relación entre ambos personajes principales.


Una historia de un amor imposible. La historia está bien narrada y mantiene nuestro interés, incluso nos captura por momentos, aunque sus primeros minutos no cobren sentido hasta un apocalíptico desenlace amoroso. Lo único que tiene es un tinte paranormal, pero resulta muy superficial y en su desenlace termina por ser algo irrelevante en esa faceta. Estamos ante un drama romántico en todo regla.


Es una película bastante bien realizada, con una ambientación realmente lograda. Se denota una excelente inversión de tiempo, dinero y pasión en recrear todo el entorno. Nos adentra con gran credibilidad en la época que está basada, el siglo XIX.
Las interpretaciones son realmente notables. Michael Fassbender, que ahora mismo está en la cresta de la ola, es capaz de ponerse en la piel de cualquier personaje, tiene un registro realmente amplio y poli fórmico. Lo mismo te interpreta a un Teniente del ejército Alemán en Malditos Bastardos, que al enigmático Magneto en X-Men Origins o el personaje que aquí nos ocupa, un lord inglés, al menos se asemeja en su aspecto.


La película muy a pesar de su lentitud y dosis de ñoñería, nos atrapa y mantiene nuestro interés. Aunque resulta una película mucho más idónea para verla en casa un día de lluvia. Un día en que no tengamos especialmente ganas de marcha. La banda sonora es excelente y acompaña muy bien toda la ambientación recreada. Como he dicho ya existen múltiples versiones de esta historia, incluso algunos directamente son telefilms, no he visto ninguna de ellas. Pero pondría la mano en el fuego que esta es la mejor realizada. Una buena película para ver tranquilo y adentrarse en la turbulenta relación, pero no de lágrima fácil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario