20/10/11

Juan de los muertos


TÍTULO ORIGINAL: Juan de los muertos (Juan of the Dead)
AÑO: 2011
DURACIÓN: 94 min.
PAÍS: Cuba
DIRECTOR: Alejandro Brugués
GUIÓN: Alejandro Brugués
MÚSICA: Sergio Valdés
FOTOGRAFÍA: Carles Gussi
REPARTO: Alexis Díaz de Villegas, Jorge Molina, Andrea Duro, Jazz Vila, Eliecer Ramírez
PRODUCTORA: Coproducción Cuba-España; Producciones de la 5ta Avenida / La Zanfoña Producciones / ICAIC / Canal Sur / TVE

La Habana se llena de zombies hambrientos de carne humana. Se rumorea que los disturbios son causados por fuerzas al servicio de los Estados Unidos, pero nadie tiene respuestas. El pánico se apodera de la gente. Un héroe llega al rescate: Juan (Alexis Díaz de Villegas). Bajo el lema "Juan de los muertos, matamos a sus seres queridos", y por un módico precio, Juan se encarga de eliminar a los familiares infectados que uno tenga en casa.

Juan de los Huertos (está mal escrito, lo sé), es así como debería llamarse esta estúpida y anómala comedía zombi. Yo me pregunto ¿como es posible que una película plagada de bromas y zombis, no me haya hecho reír ni una sola vez en toda su duración?...ya no sé que pensar ¿seré yo que no me queda humor?...mientras yo estaba con cara impasible, la gente en la sala reía y aplaudía sin parar, rectifico, muy a menudo, que en este caso ya es demasiado e incluso denunciable.


Juan de los Huertos es la peor zombimedy que he visto en los últimos años. Tiene todas las carencias necesarias. Los efectos especiales son pésimos, realizados con after effects y unos resultados de nivel de preescolar. El maquillaje no está mucho más logrado, lo dejaremos en un rasurado aprobado. La puesta en escena y su mensaje moral en el desenlace, son de vergüenza ajena. Estaría dispuesto a perdonar todo esto si al menos el conjunto final hiciera reír, pero ni eso.
El guión es de lo más anodino, a modo de Cazafantasmas, la idea de crear una empresa de Cazazombies, parecía interesante, pero es un elemento que termina por importar más bien poco, muy poco. Se limitan a cazar zombis de la forma tradicional, de la misma manera que en cualquier película de zombis, tanto de comedia como de terror. Un engañabobos en un mercado saturado, con la finalidad de atraer a más público incauto, entre los que me hayo.
Y por último lo más importante, su nivel de humor es para niños de tres años. No pretendo insultar el coeficiente intelectual del público, pero ¿en serio reíais con el corazón o por simple compromiso?, de verdad que no lo entiendo. Me parece ofensivo que ni siquiera en su nivel humorístico, haya sabido lucir sus mejores galas, o como mínimo sostenerse entre lo interesante y divertido, realmente lamentable.


No sé muy bien donde habrán gastado el dinero público conseguido a través de la subvención ICO/ICCA. Si amigos, la película es una Coproducción con nuestro país, luego hay crisis. Visto los penosos resultados en efectos y maquillaje, una de dos; o la subvención no daba ni para ir a la tienda de los chinos, o se lo han gastado en drogas y mujeres, personalmente me declino por lo segundo.
La cinta contiene cierta crítica sociopolítica hacia la situación vivida en el pasado y el presente de Cuba, si bien el resultado es totalmente descafeinado. El punto sarcástico está comedido y autocensurado constantemente. El resultado se queda en una versión ideal para un pase en Disney Channel. No han sido capaces de arremeter con todas las consecuencias y desparpajo necesario. Deberían aprender de Edgar Wright.


El nivel de interpretaciones es realmente flojo. En su promoción parecía que los personajes iban a resultar carismáticos y aportar cualidades propias del mundo del videojuego. Juan, Lázaro, Camila, Vladi, La China y El Primo. Seis personajes han hecho falta para crear este equipo, supuestamente divertido. Pero ninguno de ellos llega a poner los huevos sobre la mesa, haciéndose de notar lo suficiente.
He leído opiniones en que comparaban a Lázaro (Jorge Molina)y Juan (Alexis Díaz de Villegas)con los enormes e incomparables Shaun (Simon Pegg) y Ed (Nick Frost), la pareja cómica de Shaun of the Dead. En serio, si Lázaro y Juan se montaran en el Halcón Milenario y activando el hipermotor viajaran a través del hiperespacio, mientras Pegg y Frost viajaran en un Simca 1000, ni siquiera así les darían alcance. Realmente compararlos, es como hacerlo entre un Ferrari y un Seat 600, ambos tienen cuatro ruedas, pero 300 CV de diferencia.

Floja en todos sus aspectos: técnicos, guión, efectos especiales, puesta en escena, maquillaje y lo más importante, el irrisorio e infantiloide humor. Una irremediable zombimedy, digo irremediable, puesto que ya se ha hecho. Y aunque seamos capaces de olvidarla, visionando maravillas como Shaun of the Dead, siempre estará en algún expositor de la Fnac.

4 comentarios:

  1. Y eso que no me esperaba nada del otro mundo...

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja.... me parece que esta fue tu máxima decepción en Sitges ;)

    ResponderEliminar
  3. Si me llego a esperar algo apóteosico, le meto fuego a la sala.

    ResponderEliminar