2/10/11

La Cosa


TÍTULO ORIGINAL: The Thing
AÑO: 1982
DURACIÓN: 108 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: John Carpenter
GUIÓN: Bill Lancaster (Novela: John W. Campbell)
MÚSICA: Ennio Morricone
FOTOGRAFÍA: Dean Cundey
REPARTO: Kurt Russell, Wilford Brimley, David Clennon, Richad Dysart, Donald Moffat, Richard Masur, Keith David
PRODUCTORA: Universal Pictures

En una estación experimental de la Antártida, un equipo de investigadores descubre a un ente extraño venido del espacio, que ha permanecido enterrado en la nieve durante más de 100.000 años. Al descongelarse, experimenta una metamorfosis y se convierte en uno de los investigadores.

Ahora que se acerca el estreno del remake/ secuela de uno de los clásicos del terror, The Thing de John Carpenter, y que a su vez ya fue remake de El Enigma de otro Mundo. Era el momento perfecto para revisionar esta pieza clave vinculada al terror autentico. El terror de nuestra infancia, ese que cada día que pasa más añoramos.

A falta de pocos días para visionar la nueva obra que recogerá los hechos previos sucedidos en la base Noruega, hechos que sirven de apoyo para construir la historia en la base americana, pero que en la obra de Carpenter, solamente se hace mención de forma aislada y sutil, de hecho es tal y como arranca la película, con una persecución de los supervivientes Noruegos y el supuesto huésped, un husky siberiano. Pero esos hechos no transcienden más allá de simples especulaciones sobre lo realmente sucedido en la base Estadounidense. Aunque a medida que avance la historia de la base americana, ya podremos imaginarnos lo sucedido en la base de los Europeos. Aunque no estaría de más que se profundizara en esos hechos en la nueva entrega, al menos así no sería un bastardo y rudo calco.


No creo que vaya a ser un completo desastre, pero sí que estoy convencido de que estará muy lejos de superar la magnificencia de la obra de 1982. Carpenter demuestra que no siempre es innecesario un remake, si se sabe hacer bien. De forma muy similar a lo que hizo David Cronenberg con La Mosca.
La historia se divide en dos géneros el del suspense y el del terror. El suspense que guarda en sus primeros minutos es excelente y el terror que desprende una vez la especie invasora va cambiando de huesped es absolutamente magístral.
Impresionante como consigue con planos tan cortos y el entrenamiento adecuado de Jed, el husky protagonista, crear un gran aura enigmática en torno a la base, incluso eclipsando por momentos al plantel de actores.
La introducción de los personajes es totalmente fluida y poco a poco se van sabiendo detalles de la personalidad de cada uno, viéndose venir una gran química explosiva entre ellos. Guarda cierto paralelismo con el cine de zombie e infectados, pero nos recordará mucho más a lo realizado por el propio Carpenter en Asalto a la Comísaria del Distrito 13, personajes bien construidos en un espacio reducido y bajo presión, resultados explosivemente geniales.


La pólvora y el fuego completan los magistrales efectos especiales, con un apartado de maquillaje fantástico a cargo de Rob Bottin, ni un ápice digital, la gelatina, el latex y los animatronics, toda una maravilla visual. No estoy en contra de los efectos digítales pero han de usarse correctamente, algo que cada día se descuida más. A Bottin ya lo vimos hacer de las suyas en Desafío Total. Este aspecto es lo que más me preocupa de la nueva precuela/remake, en el tráiler todo pasa muy rápido, pero los efectos digitales me han transmitido esa sensación de desconfianza, en breve saldremos de dudas.
Otro aspecto que me gustaría que tocaran en profundidad es el orígen del bicho en cuestión, no que únicamente se limitaran a copiar los hechos de la obra de Carpenter. Ya que se ha vendido como precuela, que lo sea de verdad, no solamente un reclamo publicitario para enganchar a los más incautos.
Volviendo a la obra de 1982, la banda sonora alberga un toque muy minimalista, acorde con el entorno visual, el polo norte, todo muy frio y tenebre. Hay momentos que no están orquestados, pero el gran Ennio Morricone cumple el cometido sobradamente, respetando el estilo de otros films de Carpenter, con ritmos lentos y sutiles consigue recrear una atmosfera totalmente opresiva. Muy similar a lo realizado por el propio Carpenter, (que a menudo se orquesta sus películas) en Asalto a la Comisaría del Distrito 13. Morricone tiene a sus espaldas más de 500 trabajos orquestado y grandes obras reconocidas por el público cinéfilo, pero también el masivo, como por ejemplo El Bueno, el feo y el malo, Los Intocables de Elliot Ness, como he dicho son más de 500, así podría seguir y llenar varias.

Una recomendable obra que aun siendo un remake demuestra la buena fe y su gran afán por realizar una buena relectura de un clásico del género de la ciencia ficción como fue el clásico de 1951, El Enigma de otro Mundo. Imagino muchos fueron los que se cabrearon al saber que se preparaba un remake de una de sus obras favoritas, al igual que nos quejamos nosotros ahora, aunque a veces hay motivos suficientes para ello, puesto que en la actualidad se hace sin la pasión necesaria, dejando a la vista unos resultados, en su mayoría, generalmente son nefastos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario