14/10/11

Melancholia


TÍTULO ORIGINAL: Melancholia
AÑO: 2011
DURACIÓN: 136 min.
PAÍS: Dinamarca
DIRECTOR: Lars von Trier
GUIÓN: Lars von Trier
MÚSICA: Mikkel Maltha
FOTOGRAFÍA: Manuel Alberto Claro
REPARTO: Kirsten Dunst, Charlotte Gainsbourg, Kiefer Sutherland, Charlotte Rampling, Alexander Skarsgård, Stellan Skarsgård, Udo Kier, John Hurt, Brady Corbet
PRODUCTORA: Coproducción Dinamarca-Alemania-Suecia; Zentropa Entertainments / Memfis Film / Slot Machine / Zentropa International Köln / BIM Distribuzione / Eurimages / Trollhättan Film AB / arte France Cinéma

Justine (Kirsten Dunst) y Michael (Alexander Skarsgård) celebran su boda en una suntuosa fiesta en casa de su hermana (Charlotte Gainsbourg) y su cuñado (Kiefer Sutherland). Mientras tanto, el planeta Melancolía se dirige hacia la tierra...


Lars ‘pedante’ Von Trier nos brinda un ejercicio sobre dos maneras totalmente diferentes de afrontar la muerte. Trier tiene fama, no voy a entrar en detalles ni a afirmar cosas de las que tampoco tengo argumentos. Ya que solo he visto su anterior trabajo El Anticristo.


La historia se centra en la relación de dos hermanas de carácter totalmente opuestos. La inestable y neurótica Justine interpretado por Kirsten Dunst, que para mí seguirá siendo esa inocente niña de Entrevista con el Vampiro. Y la insegura Claire interpretada por Charlotte Gainsburg, que repite bajo la dirección de Trier, ya vimos lo que era capaz de realizar en El Anticristo.

La historia está dividida en dos actos conectados entre si, pero de forma bastante indirecta. Digamos que los hechos de la primer acto no tienen una relación exclusiva con los hechos del segundo. Antes de comenzar a relatar los hechos Trier nos deleita con unos planos de absoluta belleza rodados a cámara lenta, pero que en ese momento son bastante incomprensibles, al llegar al segundo acto cobrarán la coherencia necesaria. A quien no le guste éste recurso cinematográfico, que se aleje de las cuchillas, corre el peligro de cortarse las venas. Pasadas esas secuencias previas al título daremos paso al primer acto de la obra teatral. Acto que se centra en los hechos acontecidos la noche en el banquete de boda de Justine. Discordias familiares y momentos de delirio que nos recordarán a Celebración de Thomas Vinterberg, eso sí, muchos más comedidos.


Pasada esa noche, la historia se corta de golpe, los personajes principales desaparecen y comienza el segundo acto, en el que Justine vuelve al lugar de la celebración, la casa de Claire. Éste acto empieza y termina siendo muy atemporal. No queda claro cuánto tiempo ha pasado desde el final de la mencionada celebración. Los personajes de la primera historia, salvo Claire, Justine, el marido de Claire interpretado por Kiefer Sutherland, los demás desaparecen de una forma brusca, no es difícil intuir su destino, aunque no por ello deja de resultar chocante. Todo lo que te explican en la primera parte no tiene la más mínima relevancia e importancia en el segundo acto. Únicamente sirve para juntar a las dos hermanas en su último aliento, en el que cada una se enfrentará a sus miedos y peores pesadillas.


Todas esas imágenes iniciales nos darán una idea, mejor dicho revelarán el destino de los personajes, pero no importa, la química y la relación entre ambas hermanas es absolutamente magistral. La banda sonora es realmente espectacular y muy emotiva. Recomiendo, en la medida de lo posible ver la película en una sala con un buen equipo sonoro. El final lo merece. Aunque parezca que la pongo a parir, me ha gustado mucho. Me he limitado a mencionar la escueta conexión que existen entra ambas partes de la historia, para mí es un pequeño desliz que se le perdona con extrema facilidad.

6 comentarios:

  1. Que ganas tengo de verla, promete mucho.

    ResponderEliminar
  2. No sé si en mayor o menor medida que El Anticristo, pero te gustará.

    ResponderEliminar
  3. The Maiden19/10/11 14:12

    Entonces la paso directamente a la lista de pelis que "hay que ver". Recordadmelo de vez en cuando.... que mi neurona no da para más XD

    ResponderEliminar
  4. Si claro, para que luego te duermas....

    ResponderEliminar
  5. Una salvedad. Sí hay relación entre la primera y la segunda parte. Como en Anticristo, en el que la aparente depresión de la mujer se revelaba como un estado de conocimiento de la naturaleza del mal (el mal de la naturaleza)frente a el conductismo de su esposo, en Melancholia la "depresión" de Justine no es sólo eso. Su oscuridad en la boda, en la que no logra encajar con ninguna de las convenciones sociales a las que tiene que adaptarse (ni la correspondencia del amor, ni el trabajo, ni la familia, ni la felicidad obligatoria del ritual), se revela en la segunda parte como su conocimiento de el mal inherente a la vida en el mundo y la necesidad de su destrucción, por eso su calma contrasta con el terror de Claire. O sea, la primera parte muestra el fracaso de la melancólica en el mundo de los vivos, como la segunda muestra su triunfo en el reino de la muerte, frente al fracaso de la "sensata" Claire.
    saludo.

    ResponderEliminar
  6. "Digamos que los hechos de la primer acto no tienen una relación exclusiva con los hechos del segundo"..."La historia se centra en la relación de dos hermanas de carácter totalmente opuestos"..."Todo lo que te explican en la primera parte no tiene la más mínima relevancia e importancia en el segundo acto. Únicamente sirve para juntar a las dos hermanas en su último aliento, en el que cada una se enfrentará a sus miedos y peores pesadillas."
    Quizás me he explicado mal. Me refería a los personajes de la fiesta, te cuentan cosas que luego no tienen importancia. Centrandonos en las dos hermanas, claro que está conectado. Como bien comentas, te muestra la manera de reaccionar de Justine ante un futuro esperanzador y uno desalentador.

    ResponderEliminar