13/10/11

The Moth Diaries


TÍTULO ORIGINAL: The Moth Diaries
AÑO: 2011
DURACIÓN: 85 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Mary Harron
GUIÓN: Mary Harron (Libro: Rachel Klein)
MÚSICA: Lesley Barber
FOTOGRAFÍA: Declan Quinn
REPARTO: Lily Cole, Scott Speedman, Sarah Gadon, Sarah Bolger
PRODUCTORA:

En un exclusivo internado para chicas, una joven de dieciséis años guarda sus pensamientos más íntimos en una agenda. El objeto de su creciente obsesión es una compañera de apartamento llamada Lucy Blake, y la creciente amistad de esta con su nueva compañera. Ernessa es una enigmática presencia de piel pálida, ojos hipnoticos y humor cambiante. A su alrededor se arremolinan rumores oscuros, sospechas y secretos, así como una serie de siniestros desastres. Con el temor rondando por la escuela, Lucy ya no es Lucy, la fantasía y la realidad se mezclan hasta que lo verdadero y lo soñado sangran juntos en una pesadilla que evoca con góticas amenazas de ansiedad, con lujuria y con los temores de la adolescencia. Y en medio de la agenda, una pregunta que obsesiona a todos los que la leen: ¿Es Ernessa una vampiro? ¿O ha sido atrapada nuestra narradora en el mundo febril de su propia imaginación?.

Lo cierto es que si esta película la hubiera dirigido un director anónimo para mí, no le hubiera prestado la más mínima atención. Ya que su promoción ha sido muy escueta, por no decir neutral. Pero cuando me enteré que Mary Harron estaba a la cabeza de este proyecto, mi interés fue total. ¿Quién es Mary Harron?, es la directora de American Psycho, una de mis películas favoritas.
Antes de comenzar la proyección ella misma advirtió que no esperásemos encontrar una película tan salvaje como lo fue American Psycho. Y que aunque había dos o tres cosas algo alocadas, la película estaba dedicada a sus dos hijas, en parte las ‘responsables’ de que hubiera decidido adaptar la novela de Rachel Klein.


La propuesta que nos ofrece Harron resulta algo más típica de lo que resultó American Psycho, pero ya se sabe que al adaptar una novela puedes permitirte licencias, puesto que ya tienes unos esquemas a seguir. A no ser que sea una libre adaptación. En el caso de American Psycho que también era una adaptación de una novela de Breat Easton Ellis, el esquema resultó ser más atípico y violento de lo habitual. Suposiciones mías, ya que no me he leído ninguna de las dos novelas.
La escasa promoción que se le ha dado, al menos por nuestras tierras, es un arma de doble filo, juega a favor y en contra. A favor, por que ha escondido bien sus pequeños secretos para los que únicamente por ser de Mary, le prestamos la debida atención antes de su estreno. Y en contra para la propia película, ya que al resto del público la pasará desapercibida, así que no va a conseguir hacer una gran recaudación.
Pero gracias a esa aura de misterio sobre los previos detalles que la rodeaban, me ha sorprendido gratamente. No voy a decir que sea una gran película, pero si un ejercicio factible de principio a fin.


Estamos ante un thriller sobrenatural plagado de elementos convencionales del género, que se mezclan con el mito vampírico, aunque de una forma bastante acertada sin perder los papeles, el resultado es muy formal. Ya que no recurre al mito de una forma alocada, ni a gran escala como se hace en las películas de vampiros. Hace uso de ello, pero consigue desarrollarlo de una forma muy minimalista. Realmente la historia no se centra en el vampirismo, se acerca mucho a lo sobrenatural, y su motor argumental se centra en torno a una relación de amistad y enemistad entre Rebbeca (Sarah Bolger), Lucie (Sarah Gadon) y Ernessa (Lily Cole), tres chicas que viven internadas en un instituto. Una relación turbulenta que dará lugar a una espiral de traiciones.


El final no resulta especialmente novedoso, aunque si convincente. Un final en el que se busca el perdón, mejor dicho redención. Tiene momentos contemplativos, y algún momento como el numerito músical que se marcan jugando al Rock Band que me sobra, pero que por suerte como espectadores no consigue hacernos perder la narración de lo que se nos está contando. Los efectos especiales no son demasiado elocuentes, salvo el sueño que tiene la protagonista en la que Lily Cole es la que acapara nuestra atención. El conjunto global me ha parecido notable, aunque no ha conseguido en mí el mismo efecto que con American Psycho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario