11/10/11

The Theatre Bizarre



TÍTULO ORIGINAL: The Theatre Bizarre
AÑO: 2011
DURACIÓN: 114 min.
PAÍS: Canadá
DIRECTOR: Douglas Buck, Buddy Giovinazzo, David Gregory, Karim Hussain, Jeremy Kasten, Tom Savini, Richard Stanley
GUIÓN: Scarlett Amaris, Douglas Buck, John Esposito, Buddy Giovinazzo, David Gregory, Karim Hussain, Emiliano Ranzani, Richard Stanley, Zach Chassler
MÚSICA: Simon Boswell, Susan DiBona, Pierre Marchand, Mark Raskin
FOTOGRAFÍA: John Honoré
REPARTO: Udo Kier, Kaniehtiio Horn, Catriona MacColl, Andre Hennicke, Tom Savini
PRODUCTORA: Coproducción Canadá-France

La premisa de The Theatre Bizarre es aparentemente sencilla: reunir a siete de los nombres más potentes operando en los márgenes independientes del terror y realizar un filme colectivo en el que cada uno dirigiría un episodio. El resultado es un carrusel del horror que por momentos parece trasladar el espíritu del grand guignol al siglo XXI. Con Udo Kier como inmejorable maestro de ceremonias entre capítulo y capítulo, nos zambulliremos en un festival de hemoglobina, miedo y náusea, que a ratos nos recordará a los cómics de la E.C. y otras veces al mejor Lucio Fulci. Lo dicho: siete directores y todos los colores de la oscuridad.


Dentro de los margenes del Festival de Cine Fantástico Sitges 2011 hay cabida para muchas propuestas, algunas acertadas, otras no. El segundo día del festival finalizó en el cine el Retiro con una doble sesión acompañada de un cortometraje. La sinopsis oficial de The Theatre Bizarre promete mucho más de lo que luego se ofrece, es cierto que el formato de historias cortas es muy atractivo, aunque en este caso se trata de siete micro relatos que no lo son. Directores de segunda unen fuerzas para recopilar proyectos que de otra manera no tendrían repercusión. Entre ellos hay nombres como Karim Hussain (Subconscious Cruelty) y Tom Savini, que en 1990 dirigió el buen remake del clásico Night of the Living Dead del 68. Entre los otros directores se pueden encontrar nombres que han realizado trabajos en televisión, dirigiendo capítulos de series como El halcón callejero, La isla de Gilligan o Perry Mason.


El nivel general era muy bajo, lo bueno que puede tener este formato es que debido a la corta duración de sus historias hay bastantes, como mínimo alguna puede salvarse, ahí entra el gusto personal de cada persona. Para mi gusto solo se salvó I love you del director Buddy Giovinazzo, aunque tampoco era para tirar cohetes. También fue interesante The Accident de Douglas Buck, pero era mejor su planteamiento que su ejecución. Richard Stanley consiguió algún pequeño buen momento con The Mother Of Toads, aunque la guinda es la historia de Tom Savini titulada Wet Dreams, llena de casquería, humor negro, sexo y sangre. La verdad es que todas las historias son de un nivel muy bajo y si destaco por encima de todas la de Tom Savini es porque ha este maestro de los efectos especiales artesanos, entre otras cosas, se le perdona todo. Durante un festival de cine fantástico puedes encontrar de todo, en este caso el hallazgo se puede calificar de decepción, aunque siempre habrán quienes hayan disfrutado con The Theatre Bizarre, ese no fue mi caso.

1 comentario:

  1. The Maiden11/10/11 11:55

    Estoy de acuerdo contigo: las historias cortas son una buena fórmula, pero si se te acaban haciendo largas y pesadas es que ha fallado algo. Algunas me dejaron bastante indiferente, otras aburrieron, algunas me arrancaron sonrisas y/o carcajadas, Savini... un maestro, y fue una de las historias con las que más me identifiqué (jijijijiji).

    ResponderEliminar