13/10/11

The Mortician


TÍTULO ORIGINAL: The Mortician
AÑO: 2011
DURACIÓN: 88 min.
PAÍS: Reino Unido
DIRECTOR: Gareth Maxwell Roberts
GUIÓN: Gareth Maxwell Roberts
MÚSICA: Mike Benn
FOTOGRAFÍA: Michael McDonough
REPARTO: Method Man, Dash Mihok, EJ Bonilla, Judy Marte, Angelic Zambrana
PRODUCTORA: Coproducción Reino Unido-EEUU

Estados Unidos se encuentra en crisis. Los pobres se agolpan en guetos, mientras los políticos no parecen preocuparse por lo que está sucediendo. Ante este panorama, un hombre apodado The Mortician sobrevive trabajando en una morgue y con la única compañía de una prostituta llamada Ava. La llegada de un cadáver con un extraño tatuaje, la aparición de un peligroso gángster y el encuentro con un misterioso niño cambiarán el sino de la vida de nuestro héroe, un hombre que ejecuta su trabajo con firmeza y frialdad.

The Mortician es un thriller bien ejecutado y que apunta sobremanera en sus inicios, pero que a medida que avanza la trama pierde enteros. Las emociones que transmite no nos afectan debidamente. Lo mejor que tiene esta cinta son elementos técnicos, entre los que hay que destacar una muy buena fotografía de colores cálidos que entonan muy bien en el barrio marginal en el que se desarrolla toda la trama, nada sorprendente.


Desde el primer minuto ya conocemos más datos que los protagonistas, eso juega en su contra. Únicamente nos falta rellenar la relación parental que mantienen los personajes entre ellos.
Como espectadores no recibimos ninguna recompensa o sorpresa argumental. No incentiva nuestro interés de la forma en que se espera, o al menos de la forma en que pretende la película.


La sobreactuación de alguno de los protagonistas también perjudica al conjunto. No aburre, pero me ha dejado una sensación extraña, creo que no consigue lo que pretende. La interpretación de Method Man, el forense que ara de investigador personal sobre el asesinato acontecido es el absoluto protagonista. Method Man es una persona metódica y extremadamente observadora e inteligente, características que junto a un trauma infantil le conducen a una personalidad autista.


De forma indirecta, su trabajo lo involucra en unos hechos, que le empujaran a enfrentar sus propios demonios infantiles y encontrará su perdón. Un buen ejercicio cinematográfico pero que no emociona todo lo que debiera, la simpatía o antipatía hacia los personajes no da un resultado 100% efectivo, esto le resta bastantes puntos. Aun así creo que si la trama se la hubieran currado un poco más enigmática hubiera completado ese cachito que le falta. Aunque pienso que está por encima de la media de muchas cosas que se estrenan, su fallo está en una trama que se podría haber explotado bastante más.


2 comentarios:

  1. Me imagino que en esta ocasión el 3D vuelve a ser innecesario.

    ResponderEliminar
  2. Sí, pero al menos estaba mejor hecho y exprimido en algunos planos, que en muchas películas de acción en 3D. Al final va a ser más propicio el 3D para películas 'tranquilas' que no las de escenas rápidas (blockbusters) en las que se acaba por sacrificar el efecto.

    ResponderEliminar