17/12/11

Código Fuente


TÍTULO ORIGINAL: Source Code
AÑO: 2011
DURACIÓN: 87 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Duncan Jones
GUIÓN: Billy Ray, Ben Ripley
MÚSICA: Chris Bacon
FOTOGRAFÍA: Don Burgess
REPARTO: Jake Gyllenhaal, Michelle Monaghan, Vera Farmiga, Jeffrey Wright, Russell Peters, Michael Arden, Cas Anvar, Craig Thomas
PRODUCTORA: The Mark Gordon Company / Vendome Pictures / Vendome

El capitán Colter Stevens (Jake Gyllenhaal), un soldado que forma parte de un programa experimental del gobierno para investigar un atentado terrorista, despierta en la piel de un viajero del tiempo cuya misión es vivir una y otra vez el atentado a un tren hasta que consiga averiguar quién es el culpable. Guiado por una oficial de comunicaciones (Vera Farmiga) que controlará a Stevens en su viaje a través del tiempo, en el tren el joven conocerá a una viajera (Michelle Monaghan) con la que se implicará emocionalmente.

Duncan Jones es hijo de David Bowie y debutó por la puerta grande en el mundo del largometraje, en el año 2009 con la película Moon. Una epopeya espacial que prometía mucho más de lo que terminó ofreciendo. Para mi no ofrecía nada que no hubiésemos visto ya, bebía directamente de 2001 Odisea en el espacio u otras películas metafísicas en el espacio, algo que no tenía por que ser malo, pero para mí se quedó a medio camino. Creo que fue una de esas películas que agradó a una parte del público, pero que decepcionó a otra gran parte, entre los que me ayo.
Terminó por ser totalmente olvidable, aunque en el Festival de Sitges se empeñaron en lo contrario y fue galardonada como mejor película, tema en el que obviamente discrepo. Puesto que no era una película de acción interestelar como Star Trek o Star Wars, su apoyo aguardaba en su actor, único y principal, Sam Rockwell pero bajo mi punto de vista fue desperdiciado totalmente. Miraros La Milla Verde de Frank Darabont, ahí si que se marca un papelón, aún siendo un simple secundario.


Ahora tres años más tarde, Jones retorna con una película que me parece mucho más noble, o por lo pronto no tan pretenciosa como lo fue Moon en su momento. Es cierto que aquí vuelve a pecar de lo mismo, no ofrecer nada nuevo al espectador, sin embargo esta vez el protagonista si que ha explayado su talento y en parte gracias a Jake Gyllenghaal que es un gran actor, la cinta no cae en saco roto. Donnie Darko, Brokeback Mountain o Zodiac dan fe de su talento. Dichas películas te pueden gustar más o menos, pero es indudable la valentía con que afronta sus papeles. Igual o más que su hermana Maggie Gyllenghaal en papeles como el de Secretary o El Caballero Oscuro.
El resto del reparto principal, aunque el que lleva todo el peso es Jake, lo conforman Michelle Monaghan (Mision Imposible 3, La Conspiración del pánico), se limita a plasmar su belleza facial y ser el punto de partida para el capitán Colter(Gyllenghaal) cada vez que comienza de nuevo su misión. Vera Farmiga (La Huérfana) es el punto de enlace con el capitán Colter, pero no tiene ningún momento estelar e importante hasta su desenlace. En La Huérfana tenía mucho más protagonismo. Jeffrey Wright que lo vimos en las dos ultimas entregas de 007 (las interpretadas por Daniel Craig) es una especie de Morfeo pero sin el carisma de éste. El resto del reparto son meros peones, que hacen de sospechosos, cual juego de cluedo, serían el mayordomo, la sirvienta, el jardinero….vamos que no pinchan ni cortan. Ni siquiera el verdadero malo tiene una relevancia impetuosa en la historia. La verdadera historia es el destino del capitán Colter, de hecho la amenaza de bomba es un gran mcguffin.

Al igual que en Moon, Jones repite esta vez en ambos campos, dirección y guionista. Se limita a coger elementos de otras películas que si marcaron un antes y un después. Sus principales referencias las hallamos directamente en relación con Matrix, Atrapado en el tiempo y El Efecto Mariposa. Aunque su desarrollo no va más allá de cualquier película de Tony Scott, sobretodo por la inevitable comparación en la que su mayor parte se desarrolla en un tren, y todos sabemos que si Cameron ‘ama’ el mundo marino a Scott le ‘ponen’ los trenes.


La película no es para tirar cohetes pero consigue mantener nuestro interés sobre la misión, muy a pesar de que la situación real del capitán Colter la adivinaremos muy fácilmente, incluso antes de que se nos den las pistas de rigor. Así que su supuesto giro final no pasa a ser algo transcendental, ni dejarnos con la boca abierta.

Como he dicho, no es una película que ofrezca nada nuevo, ni estéticamente, ni argumentalmente. Se limita a copiar sin aportar algo propio, pero muchos son los que copian sin compasión y encima mal. Creo que a Jones le ha salido una película suficientemente entretenida como para lapidarla sin compasión, únicamente por no imprimirle un sello personal al copy paste realizado. A veces no es cuestión de talento, sino de saber estar en el lugar y momento adecuado, diez años atrás posiblemente se hubiera convertido en un ‘modelo’ a seguir y copiar, tal como lo hizo Matrix en su momento.

En efectos especiales la cosa anda algo justa, teniendo en cuenta sus estimado presupuesto de 32 millones de $. Por suerte no es una película que se apoye en los efectos especiales, los trozos son cortos, aunque debido al esquema de la misión se repiten bastantes veces, dejando ver que no están tan bien hechos como parece. El montaje está bien realizado, teniendo en cuenta las reiterativas secuencias que terminan variando.

La banda sonora realizada por Chris Bacon, es un score sin florituras, ni arpegios. Bacon participó como técnico de sonido en el Caballero Oscuro o programador de sonido en El Incidente y ha compuesto diversas pieza para productos televisivos.

Una película para ver sin demasiadas expectativas. Seguro que no os parecerá mal.

10 comentarios:

  1. Estoy contigo en lo de Moon. Decepcionante a más no poder, teniendo en cuenta la premisa. El problema, en mi caso, fue que no me creí la actitud del/los protagonista/s frente al "hecho" que se desvela al poco rato de empezar.

    Sin embargo, tres cuartos de lo mismo me ocurrió con ésta. La idea daba para un buen thriller (con algo de acción, si se quiere) y al final nos cuelan una película de ci-fi romántica.

    Creo que si hubiera tomado otro camino me hubiera dejado mejor sabor de boca, pues no aprovecha todas las posibilidades que ofrece la premisa (mismo caso que In Time). Y bueno, el happy end ya es de traca (SPOILER-- se queda con la chica ¡usurpando! el cuerpo de otro. Acaso soy el único que semejante desenlace la parece una desfachatez monumental? FIN SPOILER)

    Ciertamente, "Código fuente "entretiene, pero pensar en lo que pudo haber sido y no fue duele mucho.

    Saludos ;)

    P.D.: Para eso me quedo con "Destino oculto", que, valga la redundancia, no oculta sus intenciones y es honesta y consecuente en todo momento, es decir, que es una peli de ci-fi romántica desde el principio hasta el final, y su happy end te lo comes a gustísimo.

    P.D2.: Me gusta la nueva relación en el sistema de Puntuaciones.

    ResponderEliminar
  2. En Moon Sam Rockwell está muy desaprovechado. Y aunque la tengo muy olvidada, el final 'reflexivo' y metafísico no ayudaban, esto que digo lo hago sin recordar algunos detalles del desenlace, no tomes en cuenta sino concuerda de una forma lógica. XD

    Eso es porque el camino que toma no aporta nada nuevo. Es cierto que el final es happy en exceso, pero no lo veo tan trágico como tú.

    p.d Destino Oculto no la he visto, así que no puedo comparar.

    p.d2 Me alegro.

    ResponderEliminar
  3. Estoy con Pliskeen, el desenlace de la película es basura, no por ñoña, a mi me gusta mucho la ñoñez. Pero en mi caso, no tenía ningún tipo de aprecio por los putos pasajeros del tren.

    //SPOILER//
    Han querido crear un "nuevo mundo" y lo único que me gusta del final, aunque sea ultra-mega previsible es la dimensión de nuevo héroe que le dan al prota, que vivirá muchas misiones entre dos dimensiones paralelas.
    //SPOILER//

    La película daba para más, pero en mi opinión abusan de efectos digitales muy malos, efectos de sonidos pesados... entretiene pero no termina de cuajar. Para mi eran dos estrellas ;)

    ResponderEliminar
  4. Estoy contigo en cuanto a Código Fuente, una película que es un digno entretenimiento. Pero para mi Moon, si que merece estar más alto. Como siempre digo, para gustos, los colores.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. No voy a decir que me lo pase teta, pero se me hizo amena, cosa que con películas de este tipo suele ser todo lo contrario.

    ResponderEliminar
  6. Amena....amena....Es tan floja que puedes estar haciendo de todo menos ver la película y aun así sabes de qué va e incluso como acaba. Es muuuuuuy floja. Si hubiera tenido palomitas a mano hubiera sido algo mejor, aunque no llega a 3 estrellas ni de lejos.

    ResponderEliminar
  7. Pues si ves La Conspiración del Pánico...

    ResponderEliminar
  8. Triangle. [Modo irónico ON] Esa sí que es buena. [Modo irónico OFF]

    ResponderEliminar
  9. Ganas de tocar las narices tienes un rato.

    ResponderEliminar
  10. Está película podría haber sido mejor sin tanto artificio innecesario, aunque la verdad, sería más interesante explotar sus posibilidades en un cortometraje. No quiero quitar merito de nada a Duncan Jones por ser hijo de David Bowie, pero de momento parece que lleva el camino de ser un director sobre valorado.

    ResponderEliminar