16/1/12

Black Death


TÍTULO ORIGINAL: Black Death
AÑO: 2010
DURACIÓN: 102 min.
PAÍS: Sección visual
DIRECTOR: Christopher Smith
GUIÓN: Dario Poloni
MÚSICA: Christian Henson
FOTOGRAFÍA: Sebastian Edschmid
REPARTO: Sean Bean, Kimberley Nixon, Eddie Redmayne, Carice van Houten, David Warner, Andy Nyman, Tim McInnerny, John Lynch, Johnny Harris, Tygo Gernandt, David Masterson, Marianne Graffam
PRODUCTORA Coproducción Reino Unido-Alemania; Egoli Tossell Film

A mediados del siglo XIV, Inglaterra se ve asolada por la terrible Peste Negra. En un mundo apocalíptico, dominado por las supersticiones, el joven monje Osmund recibe el encargo de conducir a Ulric, un temible caballero, y a su grupo de mercenarios a un pueblo próximo a un pantano, en el que, según los rumores, los muertos vuelven a la vida.

El director de aquel simpático slasher titulado Creep y la disparatada comedia de terror Desmembrados, después del fiasco que para un servidor supuso Triangle; volvió con esta aventura medieval en el 2010. Estrenada en el Festival de Sitges se me pasó visionarla y me ha ido quedando en el tintero hasta hoy. Smith nos presenta una alegoría medieval de cuidada y buena estética, pero de la que se podría haber extraído mucho mas jugo a su historia.
De esta parte su mensaje final es lo más interesante, aunque oscilante durante toda la película, su posición es firme en su desenlace. No me refiero a la opinión de las creencias u opiniones que tienen los personajes, que si quedan claras cuales son, sino al mensaje que nos queda a nosotros, los espectadores. Que hasta su desenlace no vemos muy clara su posición, y que finalmente se ‘declara’ en contra de la religión. Al menos esa ha sido mi interpretación.

Alguna de las batallas ocultan un poco las justas coreografías de los personajes con el movimiento oscilante de la cámara, es cierto que no es un pecado y no es la única película que usa este recurso; pero resulta curioso que con lo cuidada que ha sido toda la recreación de escenarios, vestimenta, maquillaje etc.…no se haya medido un poco más ese aspecto. Aunque no es una película de grandes batallas, de hecho solo hay un par, el nivel de violencia no es grandioso aunque también cumple bien, con unos buenos efectos especiales, de sangre real, no digital.


El apartado actoral cumple bastante bien, la apariencia y el rol de cada miembro, aunque se encuentra por debajo de Sean Bean completan bien el grupo. Bean es la voz cantante, lastima que la similitud visual con Boromir nos recuerde constantemente a su rol de Capitán de Gondor en El Señor de los Anillos.

La pieza ha sido orquestada por Christian Henson, un viejo conocido del director, que ya orquestó Triangle y Desmembrados. No destacan piezas importantes que perduren en nuestras mentes, como pueden ser las melodías realizadas para otras películas medievales, como podrían ser Braveheart o El Señor de los Anillos, pero ambientan bien la época y el toque oscuro que tiene la película.

La historia no está mal construida aunque si que se echa en falta un poco más de profundidad, lo cual no significa que perdamos el interés en lo que va a suceder en la siguiente escena, pero si algo se le puede reprochar a la cinta, es la 'consistencia' argumental. Luego tiene un giro, que no se llega a ver antes, al menos yo no, pero no resulta especialmente sorpresivo.


En fin, la película está bien realizada, hay una buena elaboración en todo lo visual, pero no tiene una historia que podamos analizar meticulosamente, el principal motivo de ello, es que se le pueden sacar demasiadas pegas viniendose abajo todo el conjunto, algo injusto teniendo en cuenta las buenas intenciones y pocas pretensiones. El entretenido rato y la posición en su mensaje final en contra del cristianismo, bien merece sus tres estrellas. Una película para ver sin exigirle demasiado.



5 comentarios:

  1. Por lo que comentas parece una película para ver con el chorro de baba colgando, sobre todo si quieres ver una peli actual de estética "medieval".

    ResponderEliminar
  2. Empieza bien, pero pronto va perdiendo fuelle e interés. El tramo final ya es para olvidarlo.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  3. Para mí la parte menos interesante es la central. Es cierto que no es una película para buscarle demasiadas puntillas, ya que se nos viene abajo. Pero también es cierto que el sopor que suelen provocar este tipo de films, no lo ha hecho esta en mi persona.

    ResponderEliminar
  4. Os doy la razón, si no se le exige mucho, es una película entretenida, que no es poco.

    ResponderEliminar
  5. Es que estas producciones que se mueven entre las grandes producciones, visualmente, y argumentalmente entre las bajas, suelen ser un tostón. Y ésta no lo es, al menos para mí.

    ResponderEliminar