22/1/12

El año pasado en Marienbad

Título original: L'annèe dernière à Marienbad
Año: 1961
Duración: 91 min.
País:  Francia
Director: Alain Resnais
Guión: Alain Robbe-Grillet
Música: Francis Seyrig
Fotografía: Sacha Vierny
Reparto: Delphine Seyrig, Giorgio Albertazzi, Sacha Pitoeff, Françoise Bertin, Luce Garcia-Ville, Pierre Barbaud
Productora: Coproducción Francia-Italia

En un barroco hotel, un hombre intenta persuadir a una mujer casada, de que abandone a su marido y se fugue con él. Se basa en una promesa que ella le hizo cuando se conocieron el año anterior, en Marienbad, pero la mujer parece no recordar aquel encuentro.



Con esa escueta sinopsis se puede resumir el argumento de El año pasado en Marienbad, pero resulta que la película no trata de eso, de hecho la película no se sustenta sobre su argumento, solo sería un referente sobre el que se construye, quizás, la película que puede resultar más enigmática de la historia del cine. Resulta enigmática sobre todo por el fascinante juego que presenta, puede que sea una de las películas más activas para quienes se adentren en sus entrañas.


Es una película que crea miles de interpretaciones, depende de quien la vea y el momento en que la vea la experiencia puede ser distinta, siempre se pueden descubrir nuevas cosas. Se podría decir que El año pasado en Marienbad es la película perfecta, porque puede tratar sobre lo que quieras, aunque en mi opinión, la película trata sobre la incertidumbre. De todos modos, que trate sobre la incertidumbre es tan incierto como cualquier interpretación sobre la película, así que, lo mejor es dejar los prejuicios a un lado, cualquier tipo de influencia, opinión y expectativa... respirar hondo, ver la película y dejarse llevar.


Lo cierto es que no resulta una película convencional, tiene más de cincuenta años, pero sigue siendo tan moderna que resulta difícil de abarcar. En su momento estuvo adelantada a su tiempo, pero es como si aún estuviera adelantada al tiempo, pero... ¿Qué es el tiempo? Ahí es donde El año pasado en Marienbad plantea el juego, la percepción del tiempo cuando se mezcla con nuestros recuerdos, a la vez que estos se mezclan con nuestra imaginación. De forma constante, ya sea durante o tras el visionado, es inevitable pensar en algún tipo de lógica o interpretación, pero sólo porque necesitamos agarrarnos a un argumento; la clave de la película son las sensaciones que suscita. Al no resultar una película convencional se convierte en una película difícil de recomendar, pero a la vez, es una película extremadamente recomendable. Dicen que el cine es el séptimo arte, pero un arte muy joven que aún puede explorar muchos caminos y diferentes vías de expresión. En la actualidad el cine está asumido como si sólo existiera una forma de entenderlo, pero sólo es uno de los caminos por los que el cine se desarrolló; puede que nunca sepamos que más ofrecerá el cine, en caso de ser necesarios muchos años para que se desarrollen otros caminos, por desgracia, ya no estaremos físicamente para disfrutar de ello.


Durante El año pasado en Marienbad veremos que las cosas no son como parecen ser, al igual que en la vida, las cosas terminan siendo como se recuerdan. Si lo que recordamos queda influido por nuestra incontrolada imaginación, el pasado será variable y los recuerdos un nuevo presente que desconocemos. Para la realización de esta película, se dice que el director Alain Resnais siguió al pie de la letra el guión escrito por Alain Robbe-Grillet, pero el guionista indicó que la conversión a imágenes y sonidos es algo totalmente propio de Resnais. Cuando se terminó la película, los productores no querían estrenarla, pues pensaron que sería un fracaso económico y que resultaba una burla hacía el posible público, aunque yo creo que eso es subestimar al público. Durante los seis meses que la película permaneció inédita se pensó que nunca se estrenaría, así que, Alain Robbe-Grillet y Alain Resnais realizaron exhibiciones privadas para directores, filósofos y escritores buscando apoyo. De ese modo consiguieron presentar la película en el festival cinematográfico de Venecia, donde fue galardonada con el León de Oro. A partir de ahí los productores pensaron que quizás si podría resultar rentable y la película se llegó a estrenar en los cines comerciales.


"...una vez más recorro estos pasillos, a través de estos salones, estas galerí­as, en este edificio de otro siglo, inmenso, lujoso, barroco, lúgubre, donde pasillos interminables suceden a otros pasillos silenciosos, desiertos, sobrecargados de un decorado sombrí­o y frí­o... "

No hay comentarios:

Publicar un comentario