19/2/12

The Orphan Killer


TÍTULO ORIGINAL: The Orphan Killer
AÑO: 2011
DURACIÓN: 82 min.
PAÍS: Estados unidos
DIRECTOR: Matt Farnsworth
GUIÓN: Matt Farnsworth
MÚSICA: -
FOTOGRAFÍA: Matt Farnsworth, Aaron Medick
REPARTO: Diane Foster, David Backus, Matt Farnsworth, James McCaffrey, John Savage, Karen Young
PRODUCTORA:Full Fathom 5

Cuenta la historia de dos hermanos de temprana edad que presencian el violento asesinato a sus padres. La niña, Audrey, es adoptada por un padre soltero muy cariñoso, mientras que su hermano, Marcus, se queda en el orfanato católico donde le maltratan. Como reflejo de la violencia que experimenta a su joven edad, Marcus se convierte en un monstruo y debe ser ingresado en una institución. Él esperará pacientemente la oportunidad de escapar para vengarse de aquellos que le convirtieron en un violento psicópata.

Estoy de acuerdo que el slasher siempre ha sido simple y monótono, pero como mínimo se espera que el asesino tenga una remarcada personalidad y desprenda cierto carisma. Ahí es donde Orphan Killer hace aguas. Parte de una idea tan primaria como es la relación entre Michael Myers y su hermana. El problema es que el chicle se estira tanto que termina por romperse. La cinta empieza como un slasher bastante clásico, pero cuando el manido argumento no da más de si, evoluciona al torture porn, muy influenciado por las maneras de Rob Zombie en su Halloween. Momentos en que la carencia de victimas a pasar por las manos de Marcus, le empieza a pasar factura a todo el conjunto, aún siendo estos los momentos más elaborados en efectos especiales.


Marcus es una mezcla de Myers, Leatherface y un integrante de Slipknot, pero no aporta el carisma que podían tener Myers o Jason en su momento. Además no termina de adquirir un estilo propio, ni imponer el respeto que debiera. Aspecto sumamente importante y que únicamente consigue en las secuencias del orfanato, siendo un infante. Al Halloween de Rob, le pasaba lo mismo, pero al menos la corpulencia del actor en su etapa adulta, conseguía una buena parte de esa impresión que necesitaba el personaje. Aquí el actor no es especialmente grande, aunque sonoramente lo intentan interpretar con sus pisadas, no cuela. Su personaje se queda en una simple y bonita máscara.

El resto de las interpretaciones están en lo correcto que nos brinda un slasher, pero como he dicho, el personaje de Marcus debería estar más desarrollado y gozar de una fuerte personalidad, cosa que no tiene. La parte de la infancia es la más definida, pero al cambiar de registro, cuando se hace mayor, se olvida su evolución y características que lo definan. Eso si, la dura pinchada que se le infringe a la religión, durante su infancia me ha gustado, incluso por las practicas sexuales eclesiásticas. Es cierto que es un recurso fácil, pero es chocante ese atrevimiento por parte de Farnsworth. Claro, que a estas alturas nadie se va a escandalizar por ello, bueno alguna monja, puede. Resulta más salvaje la idea de los castigos impuestos a Marcus por parte de las monjas, qué en lugar de corregir su comportamiento, crean un asesino en potencia, dejando ver que los ‘metodos’ son totalmente incorrectos.


Los efectos especiales juegan un buen papel, siendo únicamente de la vieja escuela, látex y sangre a raudales, con un estilo salvajemente desproporcionado y bastante gore, en ese aspecto funciona bien. Aunque los primeros minutos de cinta están menos elaborados que los últimos. Creo que, o recibieron una inyección en el presupuesto durante el rodaje, o bien empezaron rodando por la segunda parte de la película y se fueron quedando sin dinero. La cuestión es que no están mal, pero se olvida un poco la relación entre Marcus y su hermana, centrándose en la parte visual.


La banda sonora no tiene ningún tema o sonido característico que nos avise la llegada del personaje o lo identifique cual huella digital, como podría ser la melodía de Halloween para Myers o la ‘respiración’ de Jason para Viernes 13. Lo único que lo define es su obsesión por el alambre de espinos, así que si ves una puerta cercada con alambre, corre y no te pares, él anda cerca.
El score funciona bastante bien, salvo cuando se empeñan en poner temas musicales, principalmente Death Metal, que suenan bien, pero no le hacen ningún bien a las secuencias en que Marcus, revienta a sus victimas, literalmente. Además de imprimirle un toque muy propio de corto amateur, que no pega ni con superglue 3. Y es una lastima por que lo bueno de esta película es la brutalidad de las escenas, y los temas elegidos no le hacen ningún favor.


Matt Farnsworth que ha dirigido y escrito el guión no ha hecho un mal trabajo, pero tiene muchas detalles que pulir, empezando por el guión y terminando por los ‘estridentes’ temas musicales en la banda sonora que no encajan. No por poner una pieza que contenga grandes riffs con distorsión hacen más agresiva la escena.

En fin un entretenido slasher/torture porn, de medianos y aprobados efectos. Pero que no se convertirá en un clásico como lo ha hecho Halloween o Viernes 13, le falta un carisma especial. Como curiosidad, ideal para ver una vez...ya no somos infantes a los que se nos pueda impresionar fácilmente.

Teniendo en cuenta que es una película muy visual, advierto que el trailer desvela demasiado.


5 comentarios:

  1. Es peor de lo que esperas, pero mejor de lo que imaginas.

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja....
    La verdad es que no espero nada y dudo que sea mejor de lo que pueda imaginar, por imaginar que no sea ;)
    Con lo que me contaste y lo que has escrito no creo que le de ninguna oportunidad.

    ResponderEliminar
  3. Pues me das que pensar. No se si darle una oportunidad, o dejarla pasar sin más. Ya te contare.

    ResponderEliminar
  4. Depende de si tienes ganas o no de ver masacre sin un nutrido hilo argumental.

    ResponderEliminar