20/3/12

Oscar: una maleta, dos maletas, tres maletas


TÍTULO ORIGINAL: Oscar>
AÑO: 1967
DURACIÓN: 85 min.
PAÍS: Francia
DIRECTOR: Edouard Molinaro
GUIÓN: Obra de teatro de Claude Magnier
MÚSICA: Jean Marion & Georges Delerue
FOTOGRAFÍA: Raymond Pierre Lemoigne
REPARTO: Louis de Funès, Claude Rich, Claude Gensac, Agathe Natanson, Mario David, Paul Preboist
PRODUCTOR: Alain Poiré

Bertrand Barnier es un rico empresario para el que la vida transcurre tranquilamente junto a su mujer y a su hija Colette. Para mantener su forma física hace ejercicio regularmente bajo la dirección de un joven atleta, cuya inteligencia está lejos de igualar su fuerza física. El servicio de la casa está perfectamente atendido por Bernadette, la joven criada, y Oscar, el chofer. Sin embargo, esta confortable situación va a verse perturbada, cuando su colaborador y hombre de confianza, Christian Martin, irrumpe en la casa a primera hora de la mañana para exigir a este un aumento de sueldo, con la intención de pedirle la mano al padre de su novia. El caos se desata en casa de Bernier cuando este descubre que es su propia hija con la que Christian desea casarse.


Estridente comedia de enredos con el carismático Louis de Funès en sus filas. Un curioso y frenético vodévil que no da tregua, su duración juega a su favor, pues en sus escasos 85 minutos consigue hacerte sonreír e incluso llegar a la carcajada en más de una ocasión. Una película de corte teatral, una sola localización con conversaciones entre dos o tres personajes que no dejan de entrar y salir en escena, lo enrevesado aumenta de forma progresiva en una trama que ya de por si es absurda en su planteamiento. La película es la adaptación de una obra de teatro que obtuvo mucho éxito en Francia escrita por Claude Magnier, los encargados de la adaptación en cine fueron Jean Halain, Edouard Molinaro y el propio Louis de Funès, quien también protagonizó en varias ocasiones la obra teatral en conjunto con otros actores y actrices del reparto de la película.


La gracia de la película reside en su sencillez, su extrema sencillez, que no quiere decir que desmerezca a la película, todo lo contrario. La comedia es un género muy difícil, considero que uno de los que más, en esta ocasión se puede disfrutar de la película con la garantía de que cumple su cometido. Puede que haya envejecido de tal forma que no encaje con el target actual de lo que se considera comedia, pero el delirio de las actuaciones ante las situaciones que se plantean consiguen aperplejar incluso a la persona más apática. La película es muy estridente, la forma en que está filmada no lo es tanto, es más teatral pero se agradece, es el estilo que se quiere reflejar y también de ese modo sobresatura menos. Gran parte de la gracia es el histriónico Louis de Funès en su papel de cascarrabias irritado y quisquilloso, quien odie su forma de actuar que no vea la película.


Oscar no se trata de una película de las que se recuerdan como una gran comedia, es más, es tan "tontuna" que roza el ridículo en muchas ocasiones, pero cumple su cometido. En 1991 el director John Landis dirigió un remake que re-interpreta la obra de teatro de Claude Magnier, el papel principal está interpretado por Sylvester Stallone y la película consiguió 3 nominaciones a los Premios Razzie para peor director, actor y actriz secundaria. No he visto la versión de John Landis, que siendo un director que me gusta y al cual respeto, tiene muchos fiascos en su filmografía. Es extraño que dos películas basadas en la misma obra como punto de partida consigan resultados tan diferentes, más que nada para tener en cuenta que la adaptación Francesa de 1967 no es que sea un peliculón, incluso puede echar para atrás a más de una persona por su desfase temporal, tampoco tiene un reconocimiento especial, pero te lo pasas bien viéndola; en cambio, parece que la versión de 1991 sea de difícil aguante. Cierto que habría que ver las dos para entrar en este tipo de comparativas, esto solo es un apunte para argumentar la recomendación del visionado de la película de Edouard Molinaro.

3 comentarios:

  1. No he visto la original, pero sí la versión de Landis con Stallone, y a mi siempre me ha parecido la mar de simpática (encima sale Ornella Mutti, qué más quiero). Pero ya se sabe que toda película protagonizada por Sly (que ahí demuestra tener una buena vis cómica) está irremediablemente condenada a ser nominada a los Razzie, así que yo no le haría mucho caso a dichas nominaciones.

    Salvando algunas de sus películas más famosas, lo cierto es que la filmografía de Landis está plagada de mediocridades, pero gracias precisamente a sus mejores trabajos ha alcanzado cierto estatus reverencial que, en mi opinión, no merece.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  2. Pues yo no he visto ninguna de las dos. Las comedias francesas suelen ser bastante 'simpaticas', aunque imagino que la de Stallone también estará bien.

    ResponderEliminar
  3. Lo de los premios lo comento como una curiosidad, una cosa es una película determinada y otra los gustos personales de cada persona. Imagino que serán distintas las dos versiones, pero por lo menos la Francesa es cortita, tontita y divertidita (modo Flanders OFF), jejejejeje. No se hasta que punto Landis tiene ese estatus, aunque supongo que dentro de pequeños círculos si que lo tiene.

    ResponderEliminar