12/4/12

El Convento del Diablo


TÍTULO ORIGINAL: The Convent
AÑO: 2000
DURACIÓN: 84 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Mike Mendez
GUIÓN: Chaton Anderson
MÚSICA: Joey Bishara, Joseph Bishara
FOTOGRAFÍA: Jason Lowe
REPARTO: Joanna Canton, Richard Trapp, Dax Miller, Renée Graham, Liam Kyle Sullivan, Megahn Perry, Jim Golden, Chaton Anderson, Adrienne Barbeau, Kelly Mantle, David Gunn, Oakley Stevenson, Larrs Jackson, Coolio, Bill Moseley
PRODUCTORA: Alpine Pictures

El colegio femenino de St. Francis fue cerrado hace décadas debido a una horrible historia que allí sucedió. Una joven llamada Christine al parecer asesinó a varias monjas y un sacerdote, y ahora vive aislada en una de las casas del pueblo. El convento sirve de marco para innumerables leyendas, y tradiciones como pintar las letras del colegio en la torre antes de comenzar el juego de la hermandad escolar. Un grupo de amigos decide ir al viejo edificio para realizar la pintada y de paso tener allí una pequeña fiesta. Pero aparece una pareja de policías, y los jóvenes deben irse del lugar, dejando allí sola a una de las chicas. Cuando regresen, se encontrarán con que terribles fuerzas habitan el lugar...

Es indiscutible que para hacer cine bueno hay que tener talento, pero para hacerlo malo, también. Mike Méndez se pone tras este subproducto pseudo-vampirico-demoniaco del que cualquier amante de la serie B, Z o incluso peor, debería sentirse avergonzado. Más vale no hayamos comido recientemente, no porque nos vaya a revolver el estomago con repugnantes escenas, sino por su mal desarrollo, su lamentable puesta en escena, su infantiloide guión, y sus diálogos paupérrimos que ni siquiera hacen gracia. Los personajes no ayudan nada en ese aspecto, su ausencia de carisma brilla más que el sol en pleno agosto. Están bien estereotipados para el género que plasma en pantalla, pero su falta de personalidad consigue que ninguno de ellos nos caiga en gracia o lo detestemos, más habitual esto ultimo.


Méndez es responsable de títulos como The Gravedancers con Dominic Purcell (Prison Break), la cual no he visto pero no me han dado buenas referencias. Y Mega Spider, monster movie que actualmente está en post-producción, pero que tan solo ver el póster, todo apunta a la calidad perpetrada por la productora Asylum. Así que si le sumo The Convent, creo que no volveré a ver ninguna película de éste señor, al menos siendo consciente que él es su autor.

Hacer serie B o inferior, serie Z, es un arte igual o más que hacer una buena película. Una película puede ser mala, pero si tiene cualidades que merezcan la pena, puede obtener nuestra absolución e incluso el beneplácito y pasar a formar parte de nuestra colección personal, subiéndola a un pedestal. Ahí tenemos a Jhon Carpenter con 1997 Rescate en Nueva York, 2013 Rescate en L.A o Golpe en la Pequeña China , todas son para mí, grandes pilares en mi videoteca. En un plano más underground, que sería más cercano a lo que nos propone Méndez, tenemos ejemplos como Troll, Terrorvision o Killer Klowns from Outer Space, son malas, pero todas tienen algo en común, sus personajes y sus situaciones. Los personajes desprenden una esencia que los hace distinguidos, y las situaciones que nos brinda cualquiera de ellas en los momentos más inesperados son tan carismáticas y risibles que son dignas de elogios, aunque la película sea mala a rabiar.


Méndez intentó crear algo similar a lo que otros hicieron sin pretender, el talento se forja, no se compra. Para que os hagáis una idea lo que vendría a ser Hobgoblings para Gremlins lo es The Convent para Demons de Lamberto Bava. Parece que sea un intento de homenajear (por no decir plagiar), digo parece, ya que está enfocado a la más pura comedia americana, con tintes spoof en algún aislado momento y el esquema que le imprimiría el propio Carpenter.
Hasta ahí todo sería coherente si tuviera algo destacable. Sin embargo ni técnicamente, ni argumentalmente tiene nada que valga la pena. Lo único salvable es la parte del artesanal maquillaje y se lo cargan plenamente en post-producción metiéndole por doquier, lo que yo llamo el efecto de videoclip Marilyn Manson, no sé si tiene algún nombre técnico, yo lo defino de esa manera. Supongo que la finalidad es disimular los posibles fallos del látex y prótesis. Pero Méndez debería pensar que ahí está el encanto de una serie B o Z, que sería más propio del caso de ésta. El mencionado efecto consiguió sacarme de quicio, ya que es algo que soporto menos todavía que la cámara con parkinson, ahora lo hubiera preferido mil veces.

Los actores dan pena, no son creíbles, pero carecen del carisma y personalidad. Es bastante amateur. Lo único en lo que cumplen es que desde el primer minuto todos merecen ser decapitados, tal y como debe de ser en una película de estas características. Ni siquiera la fugaz aparición de Bill Moseley (Los Renegados del Diablo) como uno de los dos policías, salva la papeleta.
Joshep Bishara responsable de la orquestación de películas como 11-11-11, Insidious o Night of the Demons, lo que no es garantía por 5 años con piezas y mano de obra incluida. Le pone la melodía a la cinta más propicia para Mortal Kombat, y aunque en algún aislado momento cambia de registro y suena al Carpenter de El Príncipe de las Tinieblas, no la salva del desastre con su estupido humor.

The Convent es una película que ni siquiera en un ambiente festivo tal como es el que se respira en las proyecciones del Valhalla Club de Rock (que ahí es donde la vi) con comentarios firmados por los mejores asistentes de Cotxeres de Sants. Ni siquiera así libró de la tortura a mis neuronas. Y eso que no me esperaba nada especial.

4 comentarios:

  1. Es una película horrible

    ResponderEliminar
  2. Absolutamente abominable. Aún maldigo el día en el que se me ocurrió verla....

    ResponderEliminar
  3. La estáis criticando como si fuese una película, pero.... ¿lo es? No es mala, ni infumable, ni absurda, es todo eso y más. "Mae mia"! Aun no sé como fui capaz de aguantrala, y entera!!! Jajajajajajajaja!!!

    ResponderEliminar
  4. Orlok, horrible sería soñar con ella, verla es peor.

    Pliskeen, te entiendo.

    Maiden, de alguna forma hay que llamarla.

    ResponderEliminar