12/4/12

Escalofrío


TÍTULO ORIGINAL: Escalofrío
AÑO: 1978
DURACIÓN: 83 min.
PAÍS: España
DIRECTOR: Carlos Puerto y Juan Piquer Simón
GUIÓN: Carlos Puerto
MÚSICA: Librado Pastor
FOTOGRAFÍA: Andrés Berenguer
REPARTO: Ángel Aranda, Sandra Alberti, Mariana Karr, José María Guillén, Manuel Pereiro, Luis Barboo, José Pagán, Isidro Luengo, Ascensión Moreno, Carlos Castellano
PRODUCTORA: Almena Films / Cinevisión

Una pareja que está esperando un hijo, deciden ir a dar una vuelta con su perro. Por casualidad se cruzan con otra pareja, Bruno y Berta, que les invita a pasar la tarde en su casa. Una vez allí, comenzarán a sucederse hechos extraños.

Argumento escueto para el debut en el mundo del largometraje para Carlos Puerto, bajo el apadrinamiento de Juan Piquer Simón, un conocido cineasta de género fantástico en nuestro país. Juan Piquer Simón colaboró de forma parcial en la dirección de algunas escenas, así como en diversos aspectos de la producción de la película. La intención estaba clara, aprovechar el filón de películas de la misma década relacionadas con posesiones, satanismo y sectas, mezclado con el destape. En su momento obtuvo la calificación S, una película que cosechó más éxito en su distribución internacional.


Escalofrío se consideró una película erótica con tintes de terror, aprovechó un buen momento para tratar un tema como el satanismo, que por entonces y de forma universal, captaba mucha atención. Como curiosidad, la película dispone de un prologo introductorio a la ambientación y tono del que hará gala todo el metraje; parte de su gracia es que está narrado por el doctor Jimenez del Oso, conocido por entonces por tratar temas de ocultismo y parapsicología. Escalofrío es una película que no manejó un gran presupuesto, pocos actores y localizaciones. La película se podría decir que es mala, aunque interesante en cierto modo; tiene sus aciertos y momentos que están bien rodados, pero termina siendo algo aburrida y repetitiva. La banda sonora está compuesta por Librado Pastor, que ya trabajó en otras producciones como Mil gritos tiene la noche, consigue unas melodías simples que ayudan a potenciar la ambientación de la película, ayuda mucho.


Las actuaciones de los pocos personajes a interpretar están bien, convincentes para el tipo de producto y su año de producción, con actores que ya disponían de un largo recorrido como Ángel Aranda. La película también contó con la presencia de Sandra Alberti para dar el toque erótico, en conjunto de Mariana Karr; ambas son el reclamo del destape llevado a escenas de sexo algo más explicito, sobretodo en su momento. La propuesta de la película es interesante, pero incluso con su ajustada duración termina siendo algo tediosa, así como previsible. El guión está lleno de diálogos absurdos, situaciones inverosímiles y repetitivas. Lo más atractivo de la película reside en el tono característico de la década de los 70 para hablar de ocultismo y satanismo, pero con ración extra de teta. La iluminación de Andrés Berenguer tiene algunos momentos interesantes, pero por lo general es muy simple y no consigue narrar ni transmitir demasiado. Después de Escalofrío el director y guionista Carlos Puerto dirigió cuatro películas más, tres de ellas también firmó el guión. Cine erótico satánico desde la España de finales de los 70, no se trata de una gran película, pero es una curiosidad que más allá de nuestras fronteras adquirió cierto estatus siendo más conocida como Satan's Blood.

No hay comentarios:

Publicar un comentario