1/4/12

[REC 3]: Génesis


TÍTULO ORIGINAL: [•REC]³ Génesis (AKA [•REC] 3)
AÑO: 2012
DURACIÓN: 80 min.
PAÍS: España
DIRECTOR: Paco Plaza
GUIÓN: Paco Plaza, Luís Berdejo
MÚSICA: Mikel Salas
FOTOGRAFÍA: Pablo Rosso
REPARTO: Leticia Dolera, Diego Martín, Mireia Ros, Ismael Martínez, Emilio Mencheta, Àlex Monner, Javier Botet, Ana Isabel Velásquez, Blai Llopis, Itziar Castro, Claire Baschet, Xavier Ruano, Borja Glez. Santaolalla
PRODUCTORA: Canal+ España / Filmax / Ono

Koldo y Clara están hechos el uno para el otro. Van a celebrar su enlace acompañados de sus seres queridos. Pero una negra sombra se cierne sobre ellos. En el día más feliz de sus vidas, el infierno va a desatarse.

Jaume Balagueró y Paco Plaza aunaban fuerzas e ilusiones en el 2007 en un proyecto llamado REC, y lo que empezó como un simple proyecto/película enfocado/a a distribuir/se directamente al mercado del dvd, e incluso se barajaba la posibilidad de hacerlo vía Internet, obtuvo un éxito sin precedentes. Dos años más tarde volvieron con una secuela. Actualmente ya se ha convertido en una de las franquicias patrias más cotizadas, creo que nadie se lo imaginaba, ni los propios directores. Pero como ellos dicen, cada nueva entrega contiene algo que la aleja de la anterior. Y ésta vez no va a ser menos.

Precisamente ese fue el motivo por el que para mí, esa segunda parte que empezaba a sonar forzada antes de su estreno, obtuvo el aprobado. Supe y tuve que reconocer los meritos del dúo, qué volvieron a ponerse tras las cámaras. Pero esta secuela no contentó a todos por igual, sobretodo a los fans de la primera. Claro, que la primera tampoco fue del gusto de todo el mundo, pero obtuvo mucho más apoyo por parte del público en general.
Para mí su ‘atractivo’ residía en que se alejaba un poco de lo ofrecido en la primera, el infectado/zombie y enfocaba el asunto hacia la posesión demoníaca, que podría decirse que fue el factor sorpresa. Después ambos directores declararon que no seguirían lanzando secuelas, al menos bajo su mando, y que la productora podría hacer lo que quisiera. Pero como el dinero puede más que las palabras, se han vuelto a poner detrás del proyecto. Esta vez por separado, ya que Balagueró se encontraba enfrascado en el rodaje de su reciente película, Mientras Duermes. Así que Plaza se ha hecho cargo de la tercera y Balagueró lo hará con la cuarta. Qué aseguran cerrará la saga, pero yo no me fío ni un pelo. Véase el caso Saw….
Así, que aquí estamos, no sólo con una tercera parte, sino con una cuarta confirmada, y en vistas a ser rodada.

Esta vez mi reticencia si que era prácticamente total, lo veía extremadamente forzado e inútil alargar una franquicia, ya agotada con el final de la segunda parte. Han sido las diversas opiniones, que sin ser espectaculares, salvo en medios oficiales en los que hay intereses económicos de por medio, la mayoría de blogs y páginas carentes de un interés económico-comercial, la recomendaban, reavivando la llama y mi interés por ella. Así que finalmente he caído en las redes de Filmax y he acudido a visionarla.

Lo que ha hecho Plaza con ésta entrega es un lavado de cara total, respecto a las anteriores. Ha variado el rumbo originado en la saga y ha redirigido la franquicia por un camino algo menos asfixiado, de lo que ya está de por si el género zombie (sí!, ya se considera un género) e incluso la propia franquicia.
La película funciona gracias al punto y coma que le han sabido poner a la franquicia, un gran paréntesis con mayúsculas, que ni el tío del KitKat se lo salta.
Es tan independiente de las otras, qué, a pesar de sus sutiles puntos de conexión, que no habría hecho falta llamarla REC 3, yo hubiera apostado por suprimir esas conexiones y hacer un producto totalmente ajeno.


Técnicamente también encontremos referencias a las anteriores entregas, como la cámara en mano y muchos móviles grabando, algo lógico en una boda. Pero llega un momento de la película, que ese esquema se rompe, y Plaza pasa a grabar de forma tradicional con un cámara profesional, qué encuadrará perfectamente a los personajes en la escena.
Básicamente el recurso cámara en mano dura lo mismo que la boda, que hasta poner el título, se convierte en el prólogo más largo de la historia del cine, casi 20 minutos. Eso sí, la ambientación es totalmente natural y muy lograda, es como encontrarnos en plena boda familiar. Con toda la ñoñería y ridiculez extrema que las caracterizan, y aunque no llega a la altura de las bodas rusas, poco le falta. El resultado es muy patrio, muy cañi. Pero mola, porque como espectadores sabemos que en un breve espacio de tiempo va a detonar la infección. Y como espectadores nos imaginamos lo que les espera a cada uno de los protagonistas, factor que ellos desconocen por completo.

Con un gran elenco de extras a cual más pintoresco se nos brindan situaciones que no resultan ser extremadamente risibles de soltar carcajada, pero si lo suficientemente cómicas como para esbozarnos la risa. Tenemos a Atún el cámara que grabará el video de boda, a John Esponja el amigo de los niños y a Canon un inspector de la SGAE que va buscando cobrar por los temas pinchados en la boda. Por último mención especial y destacar la presencia de Paco Moreno un conocido nuestro, que interpreta a uno del grupo de los amigos de Rafa, el cual no me ha quedado claro si es familia o amigo de Koldo, pero no viene al caso, ni influye en el desarrollo.
La cuestión es qué, ninguno de esos pintorescos protagonistas tiene relevancia en la historia, pero gozan de su momento de gloria, cómicamente hablando. Lo que me sabe mal es que Paco Moreno no haya salido como infectado/zombie, una lastima, creo que podría haber dado mucho que hablar, simplemente mordiendo a alguien.


La banda sonora formada por temas como Eloise interpretada por Tino Casal y Gavilán o Paloma de Rafael Pérez Botija que brindarán dos grandes momentos y encajan perfectamente en la tónica que se destila en la boda y el respectivo video del evento que sirve de presentación como créditos iniciales.

Para aprovechar el nombre que le asegurará algo más el éxito en taquilla, han buscado cuatro (y cuando digo cuatro, lo hago literalmente) puntos de conexión con los hechos acontecidos en las dos anteriores entregas. Pero, estamos ante una película prácticamente independiente del resto, si le quitamos esos pequeños y banales ‘enlaces’, para nada tendría que llamarse REC 3.
Los inicios de la infección al saltar a la palestra, que ésta vez se expande a la velocidad de la luz, son muy similares y cercanos al terror de sus antecesoras. Pero después de los primero minutos de caos, la cinta gira 360 grados, y de repente nos damos de bruces con una comedia zombie, deudora de los inicios de Peter Jackson y Sam Raimi e incluso del maestro George A. Romero, en la escena del tunel. Incluyendo sabios homenajes a obras de éstos, como el momento de la batidora o Clara con la motosierra. A partir de ahí es casi un no parar, mucho gore a cascoporro, cercano al splatter descafeinado en algún momento. El maquillaje está realmente logrado y es todo bastante artesanal, amen de la sangre que salpica la pantalla, es digital. Se nota, pero no canta sobremanera. A nivel interpretativo, Leticia Dolera es la estrella, que curiosamente hizo de reportera de REC en la parodia Spanish Movie. Ni siquiera Diego Martín (El Último Justo y la serie Aquí no hay quien viva) eclipsa el papel de heroína de su esposa Clara (Dolera). Una heroína que se forma bajo presión. Su momento patético es la conversación con su amiga francesa. El resto espléndido.


Digo casi es un no parar, ya que su dosis de romanticismo y tontería matrimonial típica de las bodas, te desconecta de vez en cuando, solo por segundos, en los mejores momentos del festín que se han montado los zombies-infectados-vampiros, a este paso en la próxima imagino que saldrán lobos. Pero son esos momentos en los que es necesario parar el tiempo unos segundos, para mostrarnos que la química que sienten Koldo y Clara el uno por el otro, sigue viva. Imprescindible para que el final adquiera una dimensión coherente, con lo que nos ha intentado contar Plaza, que no deja de ser la típica historia de amor.

El resultado de ésta entrega respecto a la seriedad de la franquicia, es como la evolución sufrida en la trilogía Evil Dead. Rec 3 sería el Ejercito de las Tinieblas en la saga de Raimi.
Lo cierto es que para mí ha sido el soplo de oxigeno que le hacia falta, puestos a estirar el conjunto, una de dos, o varías el rumbo o cambias el nombre haciendo una obra totalmente independiente. Qué muy a pesar de conservar el nombre, para mí ha sido algo más bien ajeno a la saga. Por lo menos ha conseguido que la vea con otros ojos y hacerme pasar un rato entretenido.

Así que nos esperéis una gran continuación, sino más bien un punto y aparte que se aprovecha del nombre, con unas ínfimas y sutiles conexiones argumentales, pero no por ello menos disfrutable. Ojala Juan de los Muertos hubiera sido la mitad de ésta.

2 comentarios:

  1. Coincido en que quizás hubiese sido mejor cambiarle el título y desvincularse de la saga REC, claro que entonces hubiese perdido la mitad del tirón comercial (o incluso más, teniendo en cuenta que Plaza no tiene, como cineasta, el reconocimiento que sí tiene Balagueró)

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, estamos de acuerdo. Han buscado la forma de enlazarla con cuatro puntadas de hilo, pero en realidad es una película totalmente independiente de la saga, al menos para mí. Y asegurarse el nombre es sinónimo de mayor taquilla, por supuesto.

    ResponderEliminar