13/5/12

Shame


TÍTULO ORIGINAL: Shame
AÑO: 2011
DURACIÓN: 99 min.
PAÍS: Reino Unido
DIRECTOR: Steve McQueen
GUIÓN: Steve McQueen, Abi Morgan
MÚSICA: Harry Escott
FOTOGRAFÍA: Sean Bobbitt
REPARTO: Michael Fassbender, Carey Mulligan, James Badge Dale, Nicole Beharie, Jake Richard Siciliano, Hannah Ware, Alex Manette, Chris Miskiewicz, Jay Ferraro, Anna Rose Hopkins, Eric Miller
PRODUCTORA: Film4 / UK Film Council / See-Saw Films
PREMIOS 2011: Festival de Venecia: Copa Volpi al Mejor actor (Fassbender), Premio FIPRESCI
2011: Premios BAFTA: Nominada a mejor film británico y actor (Fassbender)
2011: Globos de Oro: Nominada a Mejor actor dramático (Fassbender)
2011: Festival de Sevilla: Mejor director, mejor actor (Michael Fassbender) (ex-aequo)
2011: Satellite Awards: 6 nominaciones, incluyendo mejor película y director
2011: Independent Spirit Awards: Nominada a Mejor película extranjera
2011: British Independent Film Awards: Mejor actor (Fassbender). 6 nominaciones.
2011: Asociación de Críticos de Los Angeles: Mejor actor (Michael Fassbender)
2011: Critics Choice Awards: Nominada a mejor actor (Fassbender) y actriz sec. (Mulligan)

Brandon (Michael Fassbender) es un treintañero neoyorquino, trabaja en una importante empresa de Manhattan, es una persona solitaria con serios problemas para controlar y disfrutar de su vida sexual. Su metódico modo de vida en conjunto con su compulsiva adición al sexo se verán alterados al recibir la inesperada visita de su hermana Sissi (Carey Mulligan).

Shame es el segundo largometraje del director Steve McQueen, quien tras su debut con Hunger repite con Michael Fassbender en el papel protagonista. Una película que recauda premios y nominaciones, sobre todo para Fassbender, que a parte de ser en la actualidad lo que se dice, el actor de moda, demuestra que no solo es una moda y que depende del proyecto en el que participe puede ofrecer mucho talento. En el caso de Shame, de momento, nos brinda con su mejor actuación para mi gusto; respecto a otras películas que he visto en las que aparece como protagonista, es en Shame donde destaca de sobremanera.


Steve McQueen inició su interés por la filmación con proyectos experimentales proyectados en exposiciones y galerías, películas minimalistas proyectadas en varias paredes en espacios reducidos; la canalización de su trabajo viene acompañada con influencias anunciadas por él mismo de personajes como Andy Warhol y Buster Keaton, así como lo que supuso para el cine la nouvelle vague. Con su primer largometraje consiguió reconocimientos, muchos premios en diversos festivales y buenas críticas; ahora con Shame parece repetir éxito colocándose en el punto de mira de la expectativa cinematográfica de cara a lo que pueda ofrecer en un futuro. Por otro lado tenemos a Michael Fassbender, inició su temprana carrera en la serie televisiva Band of Brothers, cuya producción ejecutiva contaba con Steven Spielberg y Tom Hanks; realizando papeles en diferentes series, donde debutó en cine fue en la adaptación de la novela gráfica 300 de Frank Miller dirigida en 2006 por Zack Snyder. Su primer papel como protagonista fue precisamente con Steve McQueen en Hunger, aunque aparezca en muchas otras películas en papeles secundarios, cada vez está consiguiendo más trabajos con personajes de relevancia. En Shame también tenemos la interpretación destacada de Carey Mulligan, con un personaje de vital importancia para activar la acción narrativa de la película; está joven actriz también inició su carrera en televisión siendo en el 2005 cuando debutó en cine con la película Orgullo y prejuicio. El año pasado también pudimos verla en la sorprendente película Drive, pero es en Shame donde rompe su rol respecto otras actuaciones de personajes más dulces y cariñosos, en la película de McQueen nos muestra un personaje desequilibrado lleno de desasosiego; al igual que ocurre con Brandon, es más inquietante y desalentador lo que no se muestra de ellos potenciando así la relación que hay con el espectador.


Shame es una película que impacta, no puede dejarte indiferente, desde su inicio te agarra, te va apretando y no te suelta hasta el final. Su visionado requiere de atención, concentración e implicación, no es una película complicada de entender, pero quizás si de degustar. Su temática para el cine sigue siendo tabú, pues habla sobre una adicción, muchas películas tratan esta temática, pero cuando se trata de adicción al sexo en otras películas no había mucho más que escenas gratuitas. El tratamiento y la forma del medio para llegar al publico es lo mejor de Shame, la forma en la que está rodada y montada es espectacular y en muchos momentos se consiguen imágenes con mucha fuerza. En su desenlace y la posterior moraleja es donde se pueden crear controversias, pero es cierto que hay varios elementos que pueden dar diferentes interpretaciones, de tal modo que no se termina de determinar la posición o ideología de Steve McQueen respecto a la temática que trata. Lo mejor de todo es que la película permite distintas interpretaciones y requiere más de un visionado para profundizar más en la posterior reflexión que pueda provocar.


La banda sonora está compuesta por varias canciones de diferentes interpretes, destaca la versión de la famosa canción New York, New York interpretada por la propia Carey Mulligan en una secuencia donde su emotividad viene dada de forma indirecta por lo que antes menciono, aquello que no se muestra ni se cuenta de los personajes tiene su eco durante el desarrollo de la película de forma desgarradora. La melodía principal compuesta para la película por Harry Escott es la guinda del pastel, es en el tema titulado Unravelling donde alcanza su máximo esplendor y consigue emocionar dentro de la contextualización de la película; da mucha más fuerza a las imágenes y consigue agrupar la esencia global. La fotografía a cargo de Sean Bobbitt, quien también dirigió la fotografía de Hunger, consigue un equilibrio entre las tonalidades frías y cálidas, aunque siempre decantado hacia lo desalentador. La diferencia que muestra de la Manhattan de día respecto con la vida nocturna de la ciudad está muy remarcada, el tratamiento en general y como puntualiza algunos momentos aislados están en perfecta sincronía con el desarrollo de la película. Shame es muy precisa, meticulosa en muchos aspectos y arriesgada en otros, el guión firmado por Abi Morgan y el propio Steve McQueen está bien desarrollado y su lenta progresión hacia el clímax final dosifica muy bien la acción y la emoción. Shame no necesita mucho dialogo para contar lo que vemos, las imágenes en su conjunto hablan por si solas y en muchas ocasiones la película juega con narrar a través de las sensaciones que provoca.

7 comentarios:

  1. La verdad es que es imposible que deje indiferente; lo que despierte o remueva en cada uno ya es otra cosa. Es una peli complicada, pero creo que vale la pena pasar por ella y poderse hacer una opinión propia.

    ResponderEliminar
  2. Bueno yo espero que tenga alguna salida de tono. Ya me daba curiosidad antes, ahora tras la buena opinión, tendré que verla.

    ResponderEliminar
  3. No te la pierdas. Conociéndote estoy segura que te gustará.

    ResponderEliminar
  4. Al final me la perdí pero por lo que veo parece que vale la pena, habrá que verla.

    ResponderEliminar
  5. No hay salidas de tono exageradas... pero no las necesita, es el tono general de la peli lo que funciona. Creo que os gustará, si la "alquiláis" por internet en buena calidad y pensáis en "hacer shame" juntos, por lo menos a mi tenedme en cuenta para verla, que si me coincide me apunto ;)
    Shame, Un método peligroso, junto con Drive, Scabbard Samurai y Guilty of romance, son de las mejores pelis que vi el año pasado.

    ResponderEliminar
  6. Me la imaginaba algo más desproporcionada, pero creo que ahí se encuentra su maestría, en lo sútil, lo enfermo ya es cosa de cada espectador.

    El esquema de la película me parece algo distópico y poco habitual, no sé si intencionadamente o no, pero intenta contar muchas cosas que no termina por aclarar debidamente. Claro que por otro lado, creo, que Steve no intenta contarnos una historia convencional, sino indagar en nuestra mente a través de Brandon, su protagonista. El único y realmente sublime de toda la película, encarnado por un sorprendente, cada día más, Michael Fassbender. Me deja perplejo la polivalencia de registros que tiene este tio.

    Eso si, la película es para verla tranquilo y como bien dices pendiente, muy a pesar de su argumento facilón, en la primera media parte es todo bastante confuso.

    Y finalmente sin demasiados ornamentos consigue su propósita, bueno no diré lo que tuve que hacer después de verla...XD

    ResponderEliminar