26/7/12

In Time


TÍTULO ORIGINAL: In Time
AÑO: 2011
DURACIÓN: 109 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Andrew Niccol
GUIÓN: Andrew Niccol
MÚSICA: Craig Armstrong
FOTOGRAFÍA: Roger Deakins
REPARTO: Justin Timberlake, Amanda Seyfried, Vincent Kartheiser, Cillian Murphy, Johnny Galecki, Olivia Wilde, Alex Pettyfer, Matt Bomer, Rachel Roberts, Elena Satine, Yaya DaCosta
PRODUCTORA: New Regency / Strike Entertainment

Ambientada en una sociedad futura. El hallazgo de una fórmula contra el envejecimiento trae consigo no sólo superpoblación, sino también la transformación del tiempo en moneda de cambio que permite sufragar tanto lujos como necesidades. Los ricos pueden vivir para siempre, pero los demás tendrán que negociar cada minuto de vida, y los pobres mueren jóvenes. Después de conseguir, por casualidad, una inmensa cantidad de tiempo Will Salas (Justin Timberlake), un joven obrero, será perseguido por unos policías corruptos conocidos como "los guardianes del tiempo". En su huida Will tomará una rehén (Amanda Seyfried), una joven de una familia adinerada.

Andrew Niccol, el director de El Señor de la Guerra, nos trae en la dirección y el guión (que podría pulirse mucho más), una obra de ciencia ficción que podría haberse convertido en un referente como Matrix u Origen, sin embargo la película se pierde en una huída constante por parte de los dos protagonistas. Una buena idea desaprovechada, como le sucede a DayBreakers, La Criatura Perfecta u tantas otras. Que las dos menciones son de vampiros, lo sé, pero bien partían de una idea interesante para perderse en una tonta historia.

La película funciona bien en su planteamiento y es bastante crítica con la sociedad actual, dónde los ricos condenan a los menos afortunados a una vida de pobre servidumbre. Su punto de originalidad no es avasallante, ya que solo se limita a cambiar el dinero por tiempo, pero es un buen reflejo de nuestras verdaderas vidas, vendemos nuestro tiempo a cambio de una moneda. La cuestión es ¿está bien compensado ese tiempo que ya no recuperaremos? Niccol simplifica ese concepto y convierte el tiempo en la moneda de cambio, todo se compra con tiempo de vida propia, pudiendo llegar a ser inmortal si se dispone de un buen fondo de años, clara metáfora de las grandes cuentas bancarias de las que unos pocos disponen.


Pero ese planteamiento, principalmente interesante, se disipa en el momento que Will Salas (Justin Timberlake) recibe gratuitamente una buena dosis de tiempo extra, casi infinita. A partir de ahí la película se desinfla con la aparición de Silvia Weys (Amanda Seyfreid), que encarna a la hija de un magnate, y de Raymond Leon (Cillian Murphy) un agente del estilo Smith de Matrix, pero desperdiciado injustamente en cada momento.
Claro está, que no es culpa del actor, éste ya ha demostrado su talento en buenas manos como las de Christopher Nolan en Batman Begins y Origen.
El abanico de personajes secundarios se podría haber exprimido mucho mejor, el reflejo de las altas esferas no queda demasiado bien diferenciado, digamos, que no se nota un gran escalafón social, salvo por vivir ocho zonas más lejos de la urbe, a la que no puede acceder si no dispone de un buen número de horas para gastar en cada frontera.

La película es un buen reflejo de los ciudadanos adinerados de nuestro mundo, gente que no gastaría su fortuna ni en dos vidas enteras. Pero la parte crítica no se exprime lo suficiente, ni se enzarza en una gran pelea social.

Las interpretaciones de la pareja se ve mermada por una insulsa historia de amor y una huída al estilo del agente 007, pero carente de emoción u empatía hacia sus roles. Sin embargo, ahí tenemos a Milla Jojovich y Bruce Willis en El Quinto Elemento que también tienen un idílico romance y se pasan huyendo más de media película, pero con gran diferencia, logran empatía y emoción en el espectador.


Timberlake (Black Snake Moan, La Red Social) no consigue hacer creíble su personaje de antihéroe sistemático, incluso Keanu Reeves con su inexpresividad facial se me hacía más creíble. Las motivaciones de Salas son triviales y su rabia contra el poder monetario es inerte, si tenemos en cuenta el trágico destino que sufre su madre, escena de lo más tonta y poco emocionante.

La presencia de Seyfried (Jennifer’s Body) nos alegra la vista por que está buena, pero su papel de niña pija mona y su posterior reconversión al lado rebelde, no pegan ni con cola. En su primera etapa lo único creíble es su vestido. Y Cillian Murphy (Origen) ya he dicho que se encuentra desperdiciado, no desata su potencial, ni como actor, ni en su rol. Y no supone un verdadero reto para Salas, como pudiera ser la rivalidad Smith Vs Neo en Matrix.
La banda sonora no ayuda a resaltar ningún aspecto destacable, que hay bien pocos. Algo raro viniendo de Craig Armstrong, que ha orquestado un musical como Moulin Rouge, que personalmente no me agradó pero la banda sonora era de calidad.

Una vez más se echa a perder una buena idea que podría haber dado mucho de sí, en pro de una persecución/huida constante y carente de emoción. Quizás debería haberse llamado Lost in Time, por aquello de pérdida de tiempo.

Puntuación

7 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. No diría que Matrix sea un referente de la ciencia ficción.... un referente es por ejemplo, Metropolis de Fritz Lang y algo más actual sería 2001 de Kubrick o Blade Runner (aunque no te guste, jejeje).
    Esta peli ya tenía mala pinta desde el principio, es una lastima, porque el punto de partida me gusta mucho.

    ResponderEliminar
  3. Metropolis es una fuente, no un referente. Blade Runner me gusta, pero la encuentro sobrevalorada. En In Time la idea es chula, pero se pierde por el camino.

    ResponderEliminar
  4. Si te refieres a fuente como el origen, entonces sería Viaje a la luna de Méliès ;)

    ResponderEliminar
  5. Pues a mi me gusto la pelicula,lejos esta de ser una gran pelicula pero para pasar el rato esta mas que bien.Y a diferencia tuya la escena del destino tragico de la madre a mi si se me hizo emocionante y bien resuelta.Me llegó en verdad y me parecio de lo mejor de la pelicula.
    Si concuerdo con vos en que Amanda Seyfried esta buenisima(me parece buena actriz ademas pero todavia no ha sido bien aprovechada)y siempre es un placer verla en accion.

    ResponderEliminar
  6. No es que sea infumable, pero no se le saca partido a la idea. Yo esa escena no la encontré nada emocionante, más aún después la reacción de Salas, pasa página como si nada hubiera ocurrido. A Seyfried hasta que no le caiga un papel realmente importante y además lo haga bien, no creo que se como un torrado.

    ResponderEliminar