14/7/12

La Fuente de la Vida


TÍTULO ORIGINAL: The Fountain
AÑO: 2006
DURACIÓN: 96 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Darren Aronofsky
GUIÓN: Darren Aronofsky & Ari Handel
MÚSICA: Clint Mansell
FOTOGRAFÍA: Matthew Libatique
REPARTO: Hugh Jackman, Rachel Weisz, Ellen Burstyn, Sean Patrick Thomas, Donna Murphy, Mark Margolis
PRODUCTORA: Warne Bros. Pictures / Regency Enterprises

Un hombre (Hugh Jackman) realiza dos viajes: uno al pasado, a la España del siglo XVI, y otro al futuro, al siglo XXVI. Su objetivo es salvar la vida de su esposa enferma de cáncer, pero para ello tendrá que encontrar el legendario árbol de la vida cuya savia proporciona la inmortalidad.

Darren Aronofsky es conocido por madurar largo tiempo sus proyectos y su forma controvertida de abordar el romance y el drama entre dos personajes, tratando los hechos de una forma abiertamente oscura, además de un tanto especial. Incluso en El Luchador, historia sin recovecos argumentales, como puedan hallarse en otras de sus obras, trata la historia de una manera melancólica. Claros ejemplos de a lo que me refiero, los encontramos en Cisne Negro y Réquiem por un Sueño, mucho más trágicas y sin ese punto de gloria que alcanza Ram, el luchador, interpretado por Mickey Rourke.

Actualmente Aronofsky se encuentra inmerso en fase de pre-producción de su próximo trabajo, Noah, que tratará sobre el diluvio universal contado en la biblia y de la que Noé, fue el encargado de construir un Arca para albergar en ella un macho y hembra de cada especie animal y así asegurar su perpetuidad. Aunque confío en Darren, tengo serias dudas sobre el proyecto, qué al parecer será realizado por todo lo grande, en plan superproducción familiar.

Volvamos a la película que nos ocupa. Hugh Jackman interpreta a un obsesivo médico que desea hallar la cura de una de las peores enfermedades de nuestro siglo, el cáncer. Pero sus motivos van más allá de lo profesional, internándose en lo personal y corroyendo su propia alma, puesto que su propia esposa es una victima de dicha enfermedad.


La historia que nos muestra Aronofsky no alcanza el nivel de profesionalidad que tienen otros de sus trabajos, argumentalmente hablando, aunque si lo hace estéticamente, con una fotografía excelente y unas imágenes tan preciosistas como visualmente cautivadoras, aunque yo he necesitado un par de visionados para discernir si esos pasajes aparentemente oníricos significaban algo más que un simple videoclip, aunque el final sigue dejando una puerta abierta a la libre interpretación de cada espectador.
Los mencionados pasajes no serían nada si no fueran acompañados de un tema estelar y simplicista eternamente cautivador, creado por Clint Mansell que ha hecho lo propio en todas las películas de Darren, especialmente en Réquiem por un Sueño. Tema que ha sido utilizado para orquestar trailers de futuros trabajos que aún no disponen de banda sonora e incluso anuncios televisivos, convirtiendose en un referente músical. Sin embargo, el tema realizado para esta particular y personal visión de la lucha entre la vida y la muerte, nada ha de envidiar al de Réquiem.

Aunque su manera de contar la historia sigue siendo peculiar, desde un punto de vista muy onírico, nos muestra las inquietudes de Tom, interpretado por Hugh Jackman. Mayormente conocido por su papel de Lobezno en X-Men, éste nos demuestra que es capaz de algo más que sacar garras, y al igual que ha hecho Michael Fassbender en su carrera, no se estanca en un género en concreto. Jackman interpreta tres papeles en la película, pero todos tienen algo en común sensibilidad de culpa y tormento, ya que son su misma versión pero en un mundo imaginario; el del médico que supone la realidad, el monje son sus devaneos mentales sobre la culpa que le atormenta hasta convertirlo en pura obsesión y por último el misionero, su forma de imaginar el libro que su esposa escribe antes de morir, y que da titulo a la película, The Fountain, aunque aquí el título traducido fue algo más revelador.


Jackman realiza perfectamente sus tres papeles, aunque el peso por historia recae sobre su yo real, el médico experto en su campo y como marido, aunque esta labor incompleta es la que le llevará por un camino de amargura y pesar. La reflexión que nos ofrece Aronofsky, no es la cura o el descubrimiento de ésta, nos cuenta que debemos aprovechar ese tiempo que se nos concede de vida, pero no con nosotros, sino para con nuestros seres queridos.
Rachel Weisz interpreta a Isabel la esposa de Tom. La actriz de londinense ha trabajado junto a directores de la talla de Alejandro Amenábar en Ágora o Danny Boyle en Sunshine, estuvo y se llevó la nominación al Oscar a mejor actriz por El Jardinero Fiel. Su papel resulta tan creíble para nosotros como para su marido, aunque éste no le haga ni caso, Weisz demuestra profesionalidad, y con pocos diálogos, sus expresiones faciales nos convence de una realidad tan cierta como la vida misma, como cuando se ve sola al salir a jugar en la nieve, la obsesión de Tom por salvarle la vida no le deja saborear otras sensaciones y momentos, su obsesión es más poderosa que la propia compañía de élla, el libro escrito por Isabel le hace encontrar un paralelismo entre la realidad y la ficción, la finalidad encontrar la cura a costa de una 'ceguera' sentimental.

Quitando Pi, fe en el Caos, de la cual no entendí absolutamente nada, sus demás obras me gustan todas, pero creo que La Fuente de la Vida es la película más floja de Aronofsky, ya que no consigue esa carga dramática que pretende, eso si visualmente es extremadamente cautivadora. Si te gustan sus películas no está de más que la veas.

4 comentarios:

  1. Esta cinta -su guión, su historia- no tiene ni pies ni cabeza. Tardé años en acercarme a ella por lo diametralmente opuestas que eran las opiniones (y lo muy sobrevalorado que me parece su director). Unos la ponían de obra maestra para arriba (¿se puede estar más arriba?) y otros de pestiño infumable y aburrido. Me quedo con la segunda opinión. Y eso que acudí a ella con la mente abierta. Pero ni por esas, oye.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que con The Fountain hay algo que no me llama del todo la atención, pero sigue estando pendiente. El proyecto de Noah me pinta muy mal, pero bueno, aún es pronto para opinar.

    ResponderEliminar
  3. Pliskeen es muy rara a causa de las partes oníricas, yo la primera vez que la vi también acabé un tanto descolocado. Hay gente que se pasa, obra maestra no es, no está mal. Puede que haya gente que sobravalore al director, pero yo lo considero bastante bueno.

    Orlok, ya miraré, pero Noah tiene pinta de ser una especie de encargo.

    ResponderEliminar
  4. A ver si algún día coinciden los astros y termino viendo The Fountain... Lo de Noah no importa que sea un encargo, las grandes obras de arte fueron por encargo, jejejeje. He leído que la intención de la peli es que sea oscura y clasificada R, el guión está co escrito por Aronofsky y el guionista de Gladiator, que aunque sea un truñete no quiere decir que sea mal guionista xD
    Supongo que pinta mal por la tematica y el hecho que sea una gran super producción, pero bueno, como Aronofsky es bastante personal habrá que esperar.

    ResponderEliminar