31/8/12

Abraham Lincoln: Cazador de vampiros


TÍTULO ORIGINAL: Abraham Lincoln: Vampire Hunter
AÑO: 2012
DURACIÓN: 105 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Timur Bekmambetov
GUIÓN: Seth Grahame-Smith, Simon Kinberg (Novela: Seth Grahame-Smith)
MÚSICA: Henry Jackman
FOTOGRAFÍA: Caleb Deschanel
REPARTO: Benjamin Walker, Mary Elizabeth Winstead, Dominic Cooper, Rufus Sewell, Alan Tudyk, Anthony Mackie, Robin McLeavy, Jimmi Simpson, Jaqueline Fleming, Marton Csokas
PRODUCTORA: Abraham Productions / Bazelevs Production / Tim Burton Productions
WEB OFICIAL: http://www.ablincoln-cazadordevampiros.com

Abraham Lincoln: Cazador de Vampiros explora la vida secreta de uno de los más importantes presidentes americanos, y la historia jamás contada que dio forma a una nación.

La versión cinematográfica de la novela homónima Abraham Lincoln: Vampire Hunter ya forma parte de los estrenos veraniegos. Como no podía ser de otra forma, la película se comercializa en innecesario 3D con el resultado que viene siendo habitual... un desastre, no aporta nada, en algunos momentos la imagen pierde calidad y para colmo, consigue marear, pues las escenas de acción son muy vertiginosas y el efecto 3D las echa aún más a perder.
La dirección de la película está a cargo de Timur Bekmambetov, director de Guardianes de la noche, Guardianes del día, Wanted, aunque durante su carrera también realiza las labores de productor y guionista. En esta ocasión también produce la película en conjunto con Tim Burton, como ya hicieron en la película de animación 9, para mí gusto personal, un autentico fiasco. El estilo de Bekmambetov es muy vistoso, la puesta en escena tiene presencia, pero luego todo se pierde en un mar de efectos coloristas y fuegos artificiales que consiguen saturar. Las coreografías de las escenas de acción tienen algún que otro momento gratuito de cierto interés visual, pero sin ningún tipo de sentido, la mayoría son abruptas y desconcertantes. Planos muy cerrados con un montaje frenético, terminas por no distinguir nada de lo que está ocurriendo; el resultado es que pierdes el interés por lo que estas viendo, entiendes lo que ocurre pero no entiendes el cómo, aunque la verdad... no importa en absoluto.


La fotografía de la película está dirigida por Caleb Deschanel, conocido por películas que funcionaron muy bien en taquilla como El patriota o La pasión de cristo entre muchas otras. El resultado conseguido en Abraham Lincoln: Vampire Hunter no está mal, acorde con el estilo de la película y con algunos encuadres interesantes, pero con un conjunto global que sobrecarga donde se nota en exceso todo el proceso de post-producción en el tratamiento cromático. El exceso es una de las muchas lacras de esta película, hay una sobrecarga de efectos visuales que consigue el efecto contrario de lo que pretenden. Se insiste en la espectacularidad gratuita con momentos de cámara lenta mezclados con acelerones vertiginosos en escenas imposibles, todo muy colorista y lleno de efectos especiales por todos lados.
Un apartado que no sale del todo mal parado es la banda sonora de Henry Jackman, compositor del score de Kick-Ass, X-Men: Primera generacióntambién programador de sintetizadores en el score de Batman the dark knight y compositor de música adicional para muchas otras películas. La banda sonora no es que sea nada del otro mundo, incluso durante la película la música no está utilizada para nada más que adornar o subrayar determinados momentos, pero hay alguna melodía que es interesante, excepto la canción Powerless de Linkin Park que forma parte del soundtrack.


Las actuaciones de los actores no son pésimas, pero están toda la película en el límite, cumpliendo la ley de mínimos. El actor Benjamin Walker que encarna a Lincoln tiene una cara de bobo bastante inexpresiva y cuando consigue ser algo más interesante es a partir de la mitad de la película, cuando la caracterización del personaje nos muestra la imagen más reconocible de Abraham Lincoln. En el personaje de Mary Todd Lincoln tenemos a Mary Elizabeth Winstead en un papel más comedido que se aleja de interpretaciones más excéntricas o llamativas como en las películas Death Proof , La jungla 4.0 y Scott Pilgrim contra el mundo entre otras. Del resto de actores no hay nada que destacar, ni de sus actuaciones ni de los personajes que interpretan, estereotipos forzados; quizás se podría remarcar la aparición con una superflua actuación de Rufus Sewell, más recordado por Dark City y algunas series televisivas más actuales. Para está producción desempeña el papel de villano absoluto, pero en un personaje mal trabajado, estereotipado y que no llega cumplir su función en ningún momento.


La peor parte de la película recae en el guión, está escrito por el autor de la novela Seth Grahame-Smith, en la actualidad también firmó el guión de Dark Shadows, última película de Tim Burton y está en negociación que también se ocupe de guionizar la posible secuela de Beetlejuice. El otro guionista que aparece en los créditos es Simon Kinberg quien ya lleva acumulados los guiones de películas como xXx 2: Estado de emergencia, Sr. y Sra. Smith, X-Men: La decisión final, Jumper o Sherlock Holmes de Guy Ritchie, por lo que todo encaja tras ver el resultado de Abraham Lincoln: Vampire Hunter.
La verdad es que la idea base no está nada mal, es tan descabellada que resulta atractiva... La vida oculta del decimosexto presidente de los Estados Unidos como cazador de vampiros es algo que podría dar mucho juego. Para empezar, con esa premisa está claro que no te puedes tomar en serio la película, ¿cual es el error? que la película se la han tomado en serio por si misma. Lo que podría haber sido un desfase divertido e incluso con ciertos puntos de interés, con todo lo que se le podría pedir a una película titulada Abraham Lincoln: Vampire Hunter en relación a lo que la serie B se refiere, termina cogiendo lo peor del actual cine americano para terminar siendo algo bochornoso, que retrata la abolición de la esclavitud como algo banal.

27/8/12

Industrial Bloodbath Fest; Tribute Pantera

La asociación Industrial Bloodbath vuelve a la carga con la segunda edición del Industrial Bloodbath Fest, un evento un poco diferente a anterior proyección cinematográfica, en la pasada edición del festival se presentó la surreal serie Clenchax de Cortex, además se organizó un concierto en el que se rindió tributo a muchas bandas del metal, pasando por el Heavy y acabando por el Death. Esta vez el tributo se centra en un única banda, Pantera. En el que una amplia variedad de músicos tocarán los mayores éxitos de la banda de Texas.


Pero ésta vez no iba a ser menos y el evento también está enlazado al mundo del cine, la propuesta de la asociación es la siguiente; un festival de cortometajes en torno a la banda. Me explico, la condición es que la temática o el argumento tiene que estár inspirado en la banda de Texas.
Las bases del concurso son muy simples. Los que deseen participar sólo tendrán que mandar su vídeo (grabado con móvil, cámara de fotos, vídeo cámara, tablet, etc.) de menos de 5 minutos de duración. No importa la calidad, sólo tu personal homenaje al grupo.

Te puedes influenciar por sus locuras, su música, las sensaciones que transmiten, sus letras, etc. Tienes tiempo de presentarlos hasta el próximo 20 de septiembre. Para más información, puedes consultar las bases completas en su blog.

Los cortos recibidos se proyectarán el próximo 29 de septiembre, día del concierto y que también se dará a conocer el nombre del ganador elegido por un jurado formado por músicos y directores de cortos, todos ellos fans de Pantera. El afortunado se llevará a casa un trofeo que entusiasmará a los seguidores de la banda.

Además bajo el marco del festival, los asistentes podrán disfrutar de un documental que rinde tributo al grupo elaborado por Industrial Bloodbath y del mencionadoconcierto de versiones de Pantera, que durará más de dos horas y media. Todo esto a partir de las 19:30h de la tarde en el Espai Jove La Fontana (Gran de Gracia, 190) metro Fontana. Barcelona. Entrada Gratuita y consumiciones a precios populares.

25/8/12

Los Mercenarios 2


TÍTULO ORIGINAL: The Expendables 2
AÑO: 2012
DURACIÓN: 102 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Simon West
GUIÓN: David Agosto, Ken Kaufman, Richard Wenk
MÚSICA: Brian Tyler
FOTOGRAFÍA: Shelly Johnson
REPARTO: Sylvester Stallone, Jason Statham, Bruce Willis, Arnold Schwarzenegger, Jean Claude Van Damme, Chuck Norris, Jet Li, Dolph Lundgren, Terry Crews, Randy Couture, Liam Hemsworth, Scott Adkins, Charisma Carpenter, Yu Nan, Amanda Ooms
PRODUCTORA: Millennium Films / Nu Image Films

Los Mercenarios han vuelto, y esta vez es personal... Barney Ross (Sylvester Stallone), Lee Christmas (Jason Statham), Yin Yang (Jet Li), Gunner Jensen (Dolph Lundgren), Toll Road (Randy Couture) y Hale Caesar (Terry Crews), con su miembro más reciente, Billy (Liam Hemsworth), se vuelven a reunir cuando Mr. Church (Bruce Willis) les encarga un trabajo en apariencia sencillo y muy lucrativo. Sin embargo, las cosas se tuercen y uno de los miembros del grupo es brutalmente asesinado, lo que impulsa a los demás a buscar venganza. Así es como van sembrando a su paso la destrucción y el caos entre sus enemigos hasta que se encuentran con una amenaza inesperada: cinco toneladas de plutonio apto para uso militar, una cantidad más que suficiente para cambiar el equilibrio de poder en el mundo.

 A partir de Pánico en el Túnel la carrera cinematográfica de Silvester Stallone entró en cierto declive, hasta que resucitó a dos de sus personajes más famosos, Rocky y Rambo, con sexta y cuarta entrega respectivamente; resurrección llevada a cabo con algo más que unas dignas secuelas.
Precisamente ese resurgir cual Ave Fénix, animó a éste a crear, rectifico, revivir el cine macho con el que hemos crecido la gran mayoría de nosotros. Así nació Los Mercenarios una película sincera y sin más pretensiones que hacer pasar un buen rato al público amante de la acción más casta y pura, con muchas balas y explosiones, y sin trasfondos estúpidos.

La película reunía viejas glorias de la talla de Lundgren y Rourke, aunque éste no formaba parte del grupo en cuestión, yo le he echado de menos en esta, luego habían otras caras que no lo eran tanto, pero que algún día lo serán como Jason Statham o Terry Crews. La película funcionó mucho mejor de lo que se esperaba, y así, como no, ya tenemos segunda entrega con más y mejor, y se habla de una tercera, aunque creo que terminarán por quemar el formato, pero eso ya se verá.


Esta segunda entrega no necesita presentación de sus personajes, salvo Billy, el chico nuevo que se limitaran a presentar después de la frenética intro que precede a los títulos de crédito, un prologo que no da tregua a nuestra retina, una incursión por parte del grupo al completo para rescatar, a un rehén que con su presencia nos dejará con la boca abierta. Billy está interpretado por Liam Hemsworth, el hermano de Chris, más conocido por encarnar a Thor en su película y en Los Vengadores.

 Todas las virtudes de la primera entrega se potencian en ésta, una mejor dirección, mejor puesta en escena y mayor dinamismo en la historia, a pesar de sus topicazos y poca originalidad de la historia en si, tanto en su parte romántica que hace decaer un poco el ritmo durante escasos minutos, como en la parte que se hace la presentación de los malos, claro que ver a Van Damme en ese rol, resulta gratificante para los que nos quedamos con las ganas en su época.

Pero los más impacientes de la acción saldrán satisfechos, porque una vez el equipo se encamina a su misión, esta vez se vuelve algo personal, con lo cual mucho más salvaje, todo se torna una fiesta de tiros y explosiones, además de planos realmente demenciales como ver a Arnold arrancar la puerta de un mini o disparando junto a Willis y Stallone a todo el que se pone delante. También encontramos más protagonismo para cada uno de ellos, aunque en el caso de Jet Li no se cumpla, por causas laborales, ya que tenía otros compromisos, pasó por el plato rodó y se fue. Y en el caso de Liam, por exigencias del guión. Pero en general todo es mucho más equitativo que en la anterior.


La dirección de actores mejora ostensiblemente, se nota la mano de West, especialista en películas de acción, sus dotes quedan avaladas por Con Air y por la más reciente The Mechanic. Además influye directamente en un Barney Ross (Stallone) mucho más eficiente, al no tener que estar pendiente de la dirección ni del guión, puede dedicar sus energías al resto de factores que le rodean, su interactividad con el resto del plantel y con su propia interpretación. La historia se encuentra ideada por el debutante David Agosto y Ken Kaufman , guionista de Space Cowboys. Y con guión de Richard Wenk, el guionista de The Mechanic y 16 Calles, pero acuérdense de la frase “todos tenemos un pasado”, porque Wenk también es el responsable, tanto en dirección como guión, de The Vamp una serie B de cine vampírico ochentero.

 La historia cumple con todos los tópicos posibles, el villano que quiere hacerse rico a base de vender armamento, realmente no importa mucho, es una excusa para desplegar todo el artificio y el ostentoso numero de gags auto paródicos de cada uno del grupo, tanto en su vida personal como laboral. Gags que van desde lo verbal a lo visual, ahí es donde ya se ha vuelto imprescindible conocer a los actores y sus papeles en otras películas. A destacar la aparición de Chuck Norris acompañado de la música de El Bueno, el Feo y el Malo, de Ennio Morricone, y como no, su diálogo de la cobra, es carcajada segura. La verdad no lo veía yo encajando bien en la historia y con el resto del plantel, pero me ha resultado genial.

La banda sonora sigue estando a cargo de Brian Tyler que mueve su batuta de forma muy familiar, y potenciando muy bien la adrenalina y testosterona en las escenas de acción. En el tema de efectos especiales, sigue pecando de lo mismo que en su antecesora, sangre digital y algún efecto de fuego un poco jocoso, cercano a la serie B. Pero vamos que están bastante bien integrados con los rápidos planos y se combinan muy bien con los efectos especiales realizados de forma clásica.
La forma en que West mueve la cámara es mucho más estable que lo realizado por Stallone en la anterior y nos muestra mucho más de lo permitido, pero el visionado es más placentero al no resultar tan mareante en las escenas de acción, sobretodo en los combates cuerpo a cuerpo. Un punto en contra, es el cambio de voz para Stallone en el doblaje, no está mal, pero hubiera quedado mucho mejor su clásica voz, esa que todos conocemos.

El resultado es hiperbólico espectáculo de muchas balas, hostias a cascoporro y mucho pero que mucho fuego. Si te gustó la anterior con esta vas a gozar, eso si no esperes profundidad argumental, ni reflexión posible tras su visionado porque no la tiene.

 

Chronicle


TÍTULO ORIGINAL: Chronicle
AÑO: 2012
DURACIÓN: 83 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Josh Trank
GUIÓN: Max Landis
MÚSICA: Varios
FOTOGRAFÍA: Matthew Jensen
REPARTO: Dane DeHaan, Alex Russell, Michael B. Jordan, Michael Kelly, Ashley Hinshaw, Anna Wood, Joe Vaz, Luke Tyler, Matthew Dylan Roberts
PRODUCTORA: 20th Century Fox

Tres jóvenes amigos de Portland se ven expuestos a una misteriosa sustancia en un bosque y, como resultado, empiezan a desarrollar increíbles poderes como mover objetos e incluso volar. Entonces deciden trabajar juntos para perfeccionar sus habilidades, pero la dificultad para controlar tan tentadores poderes les creará una serie de problemas personales.

Josh Trank viene de dirigir algunos capítulos de televisión para la serie Kill Point, ahora debuta como director en el mundo del largometraje con esta entretenida y económica propuesta, con tan solo 12 millones de dólares de presupuesto, pero con un formato de superproducción. La cinta está funcionando a la perfección en su recaudación, lleva ya algo más de 125 millones de dólares recaudados, una cantidad ajustada para una verdadera superproducción, e incluso hubiera generado pérdidas de haber contado con un presupuesto como el de Los Vengadores o TDKR. Los buenos resultados son un suculento plato para que la productora, que ya esté posiblemente pensando en una secuela.

La historia ha sido ideada y escrita por Max Landis, el hijo del director Jhon Landis (Un Hombre Lobo Americano en Londres). Se puede decir que Max también ha sufrido su desvirgo en el mundo del largometraje, pues ha sido en éste moderado debut de Josh en el que Max se ha encontrado solo ante el peligro, en su anterior incursión estuvo acompañado por su propio padre, escribiendo juntos el guión de Deer Woman (aquí titulado Salvaje Instinto Animal), un capítulo de la primera temporada de la serie Masters Of Horror, capítulo que a su vez estaba dirigido por su padre.

El mundo del superhéroe en el cine está más en auge que nunca y Josh a pellizcado partes de las dos vertientes más usadas en la actualidad, la más ‘real’ como Kick Ass y la más fantástica como Capitán América, pero con un motor algo distinto al habitual. Aunque está ambientada en un mundo de superhéroes, su premisa es un drama familiar, no trata sobre salvar al mundo del villano de turno, sino de la relación entre sus protagonistas, los tres amigos. Y la relación de estos con el resto del mundo, totalmente distinta para cada uno de ellos, algo que en su primer tramo puede resultar aburrido. Pero que por suerte dura muy poco, los poderes son adquiridos y descubiertos de una forma breve y rápida.


Los poderes adquiridos son el sustituto a las armas que podría haber adquirido Andrew, uno de los tres protagonistas, dichos poderes son los que influirán directamente en los acontecimientos finales, a la hora de ajusticiar al mundo, más que de salvarlo. Amén del final, así es como debería haber sido la adaptación de Dragon Ball, si con 12 millones Trank ha sido capaz de hacer esos efectos, justos pero cumplidores, no quiero imaginar lo que hubiera sido capaz de hacer con los 45 millones que le dieron a la infame adaptación de James Wong.

La cinta se mueve en un entorno muy real, salvo en los momentos que usan los poderes, claro. Su argumento no resulta muy novedoso, una relación algo turbulenta y un tanto trágica entre Andrew y su padre, encarnado por Michael Kelly (Defendor, El Intercambio). La relación entre ambos es una mala combinación para Andrew y sus nuevos poderes. Como se suele decir tener un gran poder conlleva una gran responsabilidad y para ello hace falta mucha integridad moral.
Kelly no goza de una gran cota de pantalla, pero es un gran actor, y eso se nota en sus escasas apariciones, aunque los tres chicos protagonistas tampoco tienen nada que envidiarle, sobretodo el que destaca por encima del resto, es Andrew, interpretado por Dane DeHaan, que de seguir así terminará por hacerse un hueco en la industria. Creo que tiene bastante que ofrecer, si le llueve algún papel importante ya se verá.


El guión no es del todo redondo, a los más exigentes de las explicaciones y justificaciones, se nos pueden crear pequeñas lagunas argumentales, como por ejemplo, de dónde viene el artefacto que dota a los tres amigos de sus poderes u otras cuestiones sobre la relación de Andrew con su madre, en la que no se profundiza lo suficiente. Por otro lado una vez los tres chicos descubren sus nuevos poderes, eso no importa demasiado, la relación con sus progenitores sólo es la chispa que provoca la ira de Andrew contra un mundo que ha sido injusto para con él, al menos así lo considera él.

Así que poco a poco los tres harán lo que cualquier chaval de su edad, nada de ponerse un traje y salvar al mundo, sino a divertirse sin más. Pero todo se descontrola cuando uno de ellos deja que sus problemas familiares interfieran en esa integridad moral, perturbando su propia amistad.
La película decide centrarse en los tres personajes, no en cuestiones u otros aspectos demasiado ajenos a ellos mismos.
La posición y el trato recibido por parte de otros estudiantes hacia Andrew y la relación familiar es un hilo conductor, para que éste pierda el control y la historia avance debidamente a un clímax final.

En cuestiones técnicas la película ha sido rodada en modo mockumentary, son los propios protagonistas los encargados de registrar los hechos. Aunque en alguna escena se recurre a cámaras de seguridad, ya que ellos no podrán hacerlo en esos momentos. La cámara en mano es una técnica que exige cierto nivel de obsesión justificado por parte de alguno de los protagonistas en documentarlo todo, véase Cloverfield. Técnica que en algunos momentos puede resultar irreal, si nos cuestionamos como la cámara no se rompe en alguna de las escenas o como son capaces de seguir grabando sin parar, de todas maneras tampoco vamos a ser tan reflexivos. En líneas generales funciona bien si se justifica bien desde un principio, y aquí se ha hecho bastante bien.

La película entretiene, y aunque sus efectos patinan en algún croma en las escenas de vuelo, teniendo en cuenta que el presupuesto está más que ajustado 12 millones de dólares, están dentro de lo correcto. Y si sigue sin pareceros bien, revisionar Superman, la original y entonces os parecerán la leche.

22/8/12

Sitges 2012 directores en la sección Nuevas Visiones

Resnais, Im Sang-soo, Kim Ki-duk, Maddin y Miike son algunos de los nombres propios que encabezan ésta sección Nuevas Visiones, en la que se presentará una amplia selección de películas que reunirá, en el apartado de ficción como en el documental.


Im Sang-soo, abre la sección con The taste of money, un cuento gótico contemporáneo en la línea de su anterior trabajo, The housemaid, que estuvo presente en Sitges 2010. Y la clausura de la sección contará con Alain Resnais, el pope de los realizadores europeos, que demuestra estar en plena forma con Vous n’avez encore rien vu, un film vitalista que vuelve a poner en solfa la relación entre la realidad y la ficción.

En el apartado de ficción, contará con directores tan asiduo al festival como es Takashi Miike con su musical For love’s sake, Kim Ki-duk presenta su obra Pieta, Guy Maddin hará lo propio con Keyhole y Ye Lopu con Mistery. 

Además de propuestas triunfadoras en otros festivales, como Los salvajes, de Alejandro Fadel (muy celebrada en la semana de la crítica de Cannes); Rebelle/War Witch, de Kim Nguyen (uno de los films más destacados en el palmarés de la Berlinale); o la película de ciencia-ficción de contornos minimalistas The fourth dimension, de autoría colectiva con la participación del inefable Harmone Korine.


En el apartado documental, tendremos Room 237 de Rodney Ascher, obra que gira en torno al universo sugerido y generado por El resplandor, de Stanley Kubrick. Leonora Carrington, el juego surrealista de Javier Martín-Domínguez; Me@ the zoo, el polémico trabajo de Chris Mourkabel y Valerie Veatch; y The conspiracy, una inquietante investigación sobre las paranoias colectivas del nuevo milenio.

Nuevas Visiones también contará con apartados dedicados al descubrimiento de autores que apuesten por un formato totalmente independiente y autofinanciado, como el caso de Borja Echevarría guionista de Que Vida Más Triste, la serie de internet que pasó a formato televisivo. Borja intentará cautivar al público con Mira que pelo más guay y propuestas perturbadoras y de clara vocación golfa como la relectura de La leggenda di Kaspar Hauser de David Manauli y la enigmatica Crawl de Paul China.

19/8/12

Basumaton en Canal+ Xtra

Si eres amante del cine casposo estás de enhorabuena porqué Canal+ Xtra organiza el Basumaton, un pase especial con algunas joyas del 'género' que además también podrás ver en su web canalplus.es/cinebasura y en la que todos los que queráis podréis dejar vuestros propios comentarios sobre las impresionantes pelis.



La proyeccion comienza la noche del viernes 24 de agosto y terminará el sábado 25. Cinco horas de cine caspa que prometen una noche demencial, quedando las fechas de la siguiente forma:
After Death (Zombie 4); viernes 24 agosto - 23:00 - 00:21
Robowar; sábado 25 agosto - 00:21 - 01:43
Black Roses; sábado 25 agosto - 01:43 - 03:03
Supersonic Man; sábado 25 agosto - 03:03 - 04:30

Mil Gritos Tiene la Noche y Spooky Prom 2012

Atención damas y caballeros agarren su agenda y reservense el dia 15 de septiembre, por que las traen a pares. En primer lugar el Fanzine El Buque Maldito en honor al trígesimo aniversario proyecta Mil Gritos Tiene la Noche del fallecido Juan Piquer Simón. El Sábado 15 de Septiembre 2012 a las 18h en Espai Jove Garcilaso C/. Garcilaso, nº103 Barcelona Sagrera L1-L5. Entrada gratuíta. De manera habitual se contará con la presencia del cast, esta vez la actriz May Heatherly que hablará de su carrera y anécdotas de la película. Por cierto ya tenéis el número 17 del fanzine a la venta con entrevistas a Bigas Luna, Dario Argento,
Nacho Cerdà, Simon Rumley, Víctor García, Tim League, Rodrigo Gudiño, Juan Carlos Medina y Francesco Simeone y Calum Waddell de Arrow Films. Además de suculentos artículos. Más info en su web.


---------------------------

En segundo lugar a las 21h, justo después de la película, La Oscura Ceremonia en Auditorio Les Basses (C/. Teide # 20, entrando por detrás) M: L5 Vilapicina, organiza su popular baile de graduación , que se encuentra en su 7ª edición. Y aunque el evento no tiene que ver directemente con el cine, bien merece la pena nuestra atención, además ellos organizan las populares Spooky Cinema.


Los grupos que tocarán sus instrumentos con toda la pasión, Hola Ghost (Dinamarca), Spook & The Ghouls (Inglaterra), Eyaculación Post Mortem (Barcelona), Motorzombis (Barcelona). Con pausas amenizadas por los Djs Don Diablo y Andy Wild (Unga Unga) y la presencia de Billy Thunder y Ron Love (Megamuerte).

Precio anticipada, sólo hasta el 25 de agosto. Bono para parejas: 20€ y entrada individual 12€. Puedes adquirir cualquiera de ellas en su web.

Concurso de Baile, 4 terrórificas Bandas, Zombies A Go-Go, Elección del Rey y la Reina, Customización Zombie para los asistentes, Djs, Presentador DeLuxe, ponche “sin alcohol” gratuito, Sorteos y Premios al mejor atuendo Prom Night, precios populares en cerveza, mojitos y cocktails sangrientos, hot dogs, Psychobilly, Punk, Surf, Garage, Rock’n’Roll y diversión terrórifica asegurada.

Un día para no quedarse en casa.

Actualización, aquí tenéis el spot.

11/8/12

Prometheus


TÍTULO ORIGINAL: Prometheus
AÑO: 2012
DURACIÓN: 123 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Ridley Scott
GUIÓN: Damon Lindelof, John Spaihts
MÚSICA: Marc Streitenfeld
FOTOGRAFÍA: Dariusz Wolski
REPARTO: Noomi Rapace, Michael Fassbender, Charlize Theron, Idris Elba, Guy Pearce, Logan Marshall-Green, Sean Harris, Rafe Spall, Emun Elliott, Benedict Wong, Kate Dickie, Patrick Wilson, Lucy Hutchinson, Giannina Facio
PRODUCTORA: 20th Century Fox / Scott Free Productions / Dune Entertainment

Un grupo de científicos y exploradores emprende un viaje espacial a un remoto planeta, una rara estrella recién descubierta, donde sus límites físicos y mentales serán puestos a prueba. El motivo de la misión es que los humanos creen que allá podrán encontrar la respuesta a las preguntas más profundas y al mayor de los misterios: el origen de la vida en la Tierra.

Son muchos medios los que a estas alturas han dejado clara su posición al respecto, ya que el estreno fue la semana pasada. Además mucha gente ya habrá ido a verla, lo sé, pero no está de más dejar mi humilde opinión por estos lares.

Alien fue una de esas películas que tuvo la suerte de hacerse en el año justo 1979, y que revolucionó el panorama de la ciencia ficción. Creando un gran legado de fans, los que la vieron en su estreno (un servidor no pudo pues tenía solo un añito de vida) y los que lo hicieron posteriormente siendo unos mocosos (ahí si entro yo), pero que la disfrutamos de la misma forma, aunque luego pasásemos noches de insomnio.

Debido a su éxito llegaron secuelas, aunque no de forma tan inminente como en la actualidad. En 1986 James Cameron se puso tras la dirección de la segunda entrega, acercándola a un plano mucho más basado en la acción, alejándose del terror y esa aura de suspense de la primera. En 1992 David Fincher nos trajo la tercera, aunque me gusta, he de reconocer que empezó el declive de la saga. Y en 1997 a manos de Jean Pierre Jeunet el director de Delicatessen y Amelie, plasmó su propia visión del universo diseñado por H.R Giger, creando más bien una gamberrada con Aliens de por medio, una entrega que es un puto cachondeo digno de serie B.

Así que el anuncio de una nueva entrega a manos del propio Ridley puso los pelos como escarpias a más de un fan. Al principio del proyecto se anunció que sería un remake, finalmente se dijo que sería una precuela, pajas mentales se forman a veces los guionistas.
Para mí en realidad es ambas cosas, y a grandes rasgos, un poco más la segunda. Ya que los elementos primarios se disponen de una forma muy similar.
El guión aunque no perfecto, si está bien narrado a cargo de Damon Lindelof (Cowboys & Aliens) y Chris Gorak (La Hora Más Oscura), pero su planificación no deja muchos giros, ni escondites para albergar la sorpresa final.

Además el paso de los años resta el factor sorpresa, y su reveladora promoción consiguió que muchas de esas sorpresas se fueron al garete. Y eso que yo no miré casi nada, pero entre ellas encontramos la identidad del androide y alguna que otra perla digna de chafar la película. Por suerte no guarda excesivas sorpresas, y las pocas que tiene tampoco causan una gran sorpresa, ni siquiera aunque no las veas venir.


Sea como fuere, parecía que daba igual, era una de las películas más esperadas para los amantes de la ciencia ficción y más aún de la saga. Y sin duda Alien ha sido un huevo de oro que le ha servido a Ridley durante largos años para seguir ensalzado como un gran director, y es cierto que tiene muy buenas películas, pero también otras demasiado mediocres. Para mí su carrera esta llena de altibajos con obras como El Reino de los Cielos o Red de Mentiras entre otras.

¿La película cumple?...aquí estamos ante un gran dilema, hay que valorar dos cosas por separado. Como película de ciencia ficción, sí, es entretenida, está bien hecha y sus pequeños fallos son digeribles. Como precuela de una de las grandes obras de la ciencia ficción, no cumple como debiera. En éste segundo aspecto, sentirse más o menos defraudado dependerá de cada uno y sus expectativas puestas en ella durante los meses previos a su estreno. Lamento decir que ha sido más una técnica de reclamo que otra cosa.

El argumento no me parece nada revolucionario, le encuentro una premisa muy calcada a Stargate, sin embargo la idea de que a través de unos simples restos fosilizados hallados fugazmente en la primera parte y denominados SpaceJockey, hayan sacado adelante un argumento tan extenso a pesar de algunas carencias, si que me ha parecido algo más original. El transfondo biblico y religioso me rechina, pero son cuestiones personales, no es la única película que se apoya en la fe como algo trivial.

El prologo es muy ambiguo y lo peor es que tampoco queda debidamente resuelto, la manera principal de enlazar ésta parte con la original deja dudas, dudas que no terminan de esclarecerse en el desenlace. Pero ya han anunciado oficialmente que habrá secuela e incluso se habla de trilogía, por lo tanto determinar ésta parte como avance a la obra del 79, solo es cuestión de marketing y justificar de alguna forma las extensas similitudes con la original, el androide, la infestación por parásitos, la expedición y los motivos ocultos en ella. Coincidencias que de tratarse de otra película, hubiéramos puesto el grito en el cielo, aludiendo que era una copia bastarda de Alien.
La cinta cuenta con pequeños fallos, al menos así me lo han parecido a mí, como la pronta e intermitente recuperación de Elizabeth Shaw y como llega en menos de dos minutos a la nave de rescate o la abrupta desaparición de dos miembros del equipo con una resolución algo tosca, pero en general todo está bastante bien narrado.


El reparto no está del todo aprovechado, los personajes más fructiferos como David (Michael Fassbender), Meredith Vickers (Charlize Theron) y Peter Weyland (Guy Pearce) son precisamente los menos exprimidos dentro del guión, en especial éste ultimo que se han currado una caracterización de viejo extremo, para pocos minutos de relevancia en la historia.
Fassbender resulta demasiado humano para ser un androide, si no lo sabias da igual, después del prologo en el primer minuto lo desvelan, en ese aspecto no juegan a sorprender como en la primera, aunque en la segunda tampoco lo hacían.
Cuando a Theron le llega la hora de lucirse en todo su esplendor, es un quiero y no puedo, su interpretación la hace de coña, pero le han dejado el freno puesto, sino mirar de lo que es capaz de hacer esta chica en El Abogado del Diablo.

Luego tenemos a Logan Marshall-Green en el papel de Charlie Holloway, el guapito de cara y lider que a su vez cumple un rol romántico bien encajado con Elizabeth Shaw (Noomi Rapace) y que simplemente se queda eclipsada ante tal virtuosismo de efectos.
Le pasa lo mismo que a Theron, parece que el propio equipo le echa el freno, se queda arrezagada ante ese despliegue y con su interpretación no consigue convencer del todo al espectador, claro que competir con Ripley (Sigourney Weaver) no es tarea fácil y tanto estéticamente como interpretativamente han descrito el personaje de Shaw con los mismos rasgos. Y toda esa carencia interpretativa resulta rara, por que Rapace demostró mucho talento en la trilogía Millenium, y aquí no da el Do de pecho. Su transformación en la nueva teniente Ripley es algo precipitada pero nos deja la mejor escena de toda la película y que los fans del terror y de Cronenberg disfrutaremos mucho. El resto de personajes son meros estereotipos y no tienen demasiada relevancia en la historia, el capitán de la nave y sus dos ayudantes o los dos miembros del equipo, se limitan a completar un espacio vital con los verdaderos protagonistas, pero eso ya pasaba en las anteriores entregas.

Estéticamente han cuidado todos los decorados, y aunque se ven más sofisticados, el aspecto es bastante comedido respecto a la primera. El despliegue de medios se sirve mucho de lo digital, pero en contacto con el suelo sin perder los estribos visuales.
El score creado por Marc Streitenfeld cumple bien en los momentos de acción, pero se queda algo eclipsado en los de terror, que no es que tenga muchos en la película. Marc ya ha trabajado con Ridley en Robin Hood o Red de Mentiras entre otras.
La he visto en 2D, pero por supuesto no he hallado nada que merezca el 3D, ni que potencie ningún elemento de la película, solo hay un par de escenas en la que David queda maravillado por las constelaciones, que son 2 minutos en toda la película, vamos un saca dineros.

Aunque todo lo que he dicho parezca negativo, no lo es, me he limitado a comentar lo negativo. Pero la película me ha entretenido, está bien hecha y como he comentado cumple bien como de forma independiente, pero las similitudes y la ambición comercial han conseguido venderla como un producto vinculado, de alguna forma, en la que hay que tomarse algunas cosas de una forma distendida como un pasaje de grandes efectos visuales y especiales y un guión potable. Recomendable para verla sin más pretensiones que las de ver una película bien hecha, nada más.

4/8/12

4º Aniversario

Como comentaba hace un año, ahora ya no gateamos, andamos. Y si seguimos a este paso nos graduaremos y tendremos hijos. El blog cumple hoy 4 años en la red, cuando empezamos éste humilde proyecto, nadie, ni siquiera nosotros pensabamos llegar tan lejos. Gracias a los pasados, presentes y futuros lectores que nos seguiís desde algún lugar en este infesto planeta.

1/8/12

La Jetée


TÍTULO ORIGINAL: La Jetée
AÑO: 1962
DURACIÓN: 29 min.
PAÍS: Francia
DIRECTOR: Chris Marker
GUIÓN: Chris Marker
MÚSICA: Trevor Duncan
FOTOGRAFÍA: Jean Chiabaud (B&W)
REPARTO: Hélène Chatelain, Davos Hanich, Jacques Ledoux, André Heinrich, Jacques Branchu, Pierre Joffroy, Etienne Becker, Philbert von Lifchitz, Ligia Borowcyk, Janine Klein
PRODUCTORA: Argos Films
PREMIOS 1963: Premio Jean Vigo al Mejor cortometraje.

Tras una apocalíptica guerra nuclear, el mundo ha quedado devastado. Un grupo de científicos del bando vencedor llega a la conclusión de que el único modo de salvar a la humanidad es recurriendo a los viajes a través del tiempo: o bien mandar a una persona al pasado para pedir ayuda, o al futuro para buscar una solución a la situación presente. El elegido para realizar el viaje a través del tiempo es un prisionero. Historia de corte experimental sobre el poder de la memoria, contada exclusivamente a través de fotos fijas, en la que un hombre trata de reconstruir el recuerdo de su amada, en tiempos de la Tercera Guerra Mundial.

Este pasado 29 de Julio del 2012 falleció a los 91 años de edad el cineasta, escritor y fotógrafo Chris Marker, cuyo nombre real era Christian François Bouche-Villeneuve, nacido en Neuilly-sur-Seine, Francia, el 29 de Julio de 1921. Comenzó su trabajo como parte del grupo de la Rive Gauche francesa, un movimiento que prácticamente nació en paralelo con la Nouvelle Vague, aunque con algunas distinciones y formado por varios cineastas como Alain Resnais, Agnès Varda o el propio Chris Marker, considerados teóricamente más vanguardistas con unas formas más cuidadas y retóricas de realizar sus obras.


Chris Marker inició su trabajo en cine a comienzos de los años 50 con Olympia 52, su primer trabajo conservado, un documental del que escribió el guión, dirigió y rodó en 16mm sobre los Juegos Olímpicos de Oslo en 1952. Un año más tarde realizó su obra más influyente, un cortometraje codirigido con Alain Resnais titulado Les status meurent aussi, años después continuó colaborando con Resnais, también escribió guiones para otros cineastas y siguió desarrollando su carrera, Chris Markerse se dedicó principalmente al ensayo fílmico y al documental.


Cuando se dio a conocer a escala internacional fue con el cortometraje de ciencia ficción La jetée de 1962, también conocido por ser la inspiración de Terry Gilliam para la película 12 monos de 1995. David Bowie fue otro influenciado en 1993 para el videoclip de la canción Jump, They Say. El cortometraje de menos de media hora de duración se podría definir como un poema visual, el propio Chris Marker lo definió como una fotonovela. Por encima de todo demuestra que con muy poco se puede lograr hacer una película que cuente mucho, siendo la gran particularidad que la película está compuesta por imágenes fijas.


La Jetée es algo extraordinario, cualquiera que disfrute del cine y la ciencia ficción tendría que embaucarse en la experiencia que proporciona esta obra. La cuidadosa elección de las fotografías, la composición de los encuadres y su iluminación están en perfecto orden de sucesión, encadenados por un montaje en conjunto a una narración en off para explicar una historia de ciencia ficción intimista; adentrándose en el terreno del tiempo y la memoria, la búsqueda de la felicidad y el amor. Así mismo Marker lanza su mirada crítica sobre la sociedad llegando al punto de ser un visionario. La banda sonora compuesta por Trevor Duncan intensifica, dentro del contexto de la narración, la sensación y las emociones de La Jetée.