31/8/12

Abraham Lincoln: Cazador de vampiros


TÍTULO ORIGINAL: Abraham Lincoln: Vampire Hunter
AÑO: 2012
DURACIÓN: 105 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Timur Bekmambetov
GUIÓN: Seth Grahame-Smith, Simon Kinberg (Novela: Seth Grahame-Smith)
MÚSICA: Henry Jackman
FOTOGRAFÍA: Caleb Deschanel
REPARTO: Benjamin Walker, Mary Elizabeth Winstead, Dominic Cooper, Rufus Sewell, Alan Tudyk, Anthony Mackie, Robin McLeavy, Jimmi Simpson, Jaqueline Fleming, Marton Csokas
PRODUCTORA: Abraham Productions / Bazelevs Production / Tim Burton Productions
WEB OFICIAL: http://www.ablincoln-cazadordevampiros.com

Abraham Lincoln: Cazador de Vampiros explora la vida secreta de uno de los más importantes presidentes americanos, y la historia jamás contada que dio forma a una nación.

La versión cinematográfica de la novela homónima Abraham Lincoln: Vampire Hunter ya forma parte de los estrenos veraniegos. Como no podía ser de otra forma, la película se comercializa en innecesario 3D con el resultado que viene siendo habitual... un desastre, no aporta nada, en algunos momentos la imagen pierde calidad y para colmo, consigue marear, pues las escenas de acción son muy vertiginosas y el efecto 3D las echa aún más a perder.
La dirección de la película está a cargo de Timur Bekmambetov, director de Guardianes de la noche, Guardianes del día, Wanted, aunque durante su carrera también realiza las labores de productor y guionista. En esta ocasión también produce la película en conjunto con Tim Burton, como ya hicieron en la película de animación 9, para mí gusto personal, un autentico fiasco. El estilo de Bekmambetov es muy vistoso, la puesta en escena tiene presencia, pero luego todo se pierde en un mar de efectos coloristas y fuegos artificiales que consiguen saturar. Las coreografías de las escenas de acción tienen algún que otro momento gratuito de cierto interés visual, pero sin ningún tipo de sentido, la mayoría son abruptas y desconcertantes. Planos muy cerrados con un montaje frenético, terminas por no distinguir nada de lo que está ocurriendo; el resultado es que pierdes el interés por lo que estas viendo, entiendes lo que ocurre pero no entiendes el cómo, aunque la verdad... no importa en absoluto.


La fotografía de la película está dirigida por Caleb Deschanel, conocido por películas que funcionaron muy bien en taquilla como El patriota o La pasión de cristo entre muchas otras. El resultado conseguido en Abraham Lincoln: Vampire Hunter no está mal, acorde con el estilo de la película y con algunos encuadres interesantes, pero con un conjunto global que sobrecarga donde se nota en exceso todo el proceso de post-producción en el tratamiento cromático. El exceso es una de las muchas lacras de esta película, hay una sobrecarga de efectos visuales que consigue el efecto contrario de lo que pretenden. Se insiste en la espectacularidad gratuita con momentos de cámara lenta mezclados con acelerones vertiginosos en escenas imposibles, todo muy colorista y lleno de efectos especiales por todos lados.
Un apartado que no sale del todo mal parado es la banda sonora de Henry Jackman, compositor del score de Kick-Ass, X-Men: Primera generacióntambién programador de sintetizadores en el score de Batman the dark knight y compositor de música adicional para muchas otras películas. La banda sonora no es que sea nada del otro mundo, incluso durante la película la música no está utilizada para nada más que adornar o subrayar determinados momentos, pero hay alguna melodía que es interesante, excepto la canción Powerless de Linkin Park que forma parte del soundtrack.


Las actuaciones de los actores no son pésimas, pero están toda la película en el límite, cumpliendo la ley de mínimos. El actor Benjamin Walker que encarna a Lincoln tiene una cara de bobo bastante inexpresiva y cuando consigue ser algo más interesante es a partir de la mitad de la película, cuando la caracterización del personaje nos muestra la imagen más reconocible de Abraham Lincoln. En el personaje de Mary Todd Lincoln tenemos a Mary Elizabeth Winstead en un papel más comedido que se aleja de interpretaciones más excéntricas o llamativas como en las películas Death Proof , La jungla 4.0 y Scott Pilgrim contra el mundo entre otras. Del resto de actores no hay nada que destacar, ni de sus actuaciones ni de los personajes que interpretan, estereotipos forzados; quizás se podría remarcar la aparición con una superflua actuación de Rufus Sewell, más recordado por Dark City y algunas series televisivas más actuales. Para está producción desempeña el papel de villano absoluto, pero en un personaje mal trabajado, estereotipado y que no llega cumplir su función en ningún momento.


La peor parte de la película recae en el guión, está escrito por el autor de la novela Seth Grahame-Smith, en la actualidad también firmó el guión de Dark Shadows, última película de Tim Burton y está en negociación que también se ocupe de guionizar la posible secuela de Beetlejuice. El otro guionista que aparece en los créditos es Simon Kinberg quien ya lleva acumulados los guiones de películas como xXx 2: Estado de emergencia, Sr. y Sra. Smith, X-Men: La decisión final, Jumper o Sherlock Holmes de Guy Ritchie, por lo que todo encaja tras ver el resultado de Abraham Lincoln: Vampire Hunter.
La verdad es que la idea base no está nada mal, es tan descabellada que resulta atractiva... La vida oculta del decimosexto presidente de los Estados Unidos como cazador de vampiros es algo que podría dar mucho juego. Para empezar, con esa premisa está claro que no te puedes tomar en serio la película, ¿cual es el error? que la película se la han tomado en serio por si misma. Lo que podría haber sido un desfase divertido e incluso con ciertos puntos de interés, con todo lo que se le podría pedir a una película titulada Abraham Lincoln: Vampire Hunter en relación a lo que la serie B se refiere, termina cogiendo lo peor del actual cine americano para terminar siendo algo bochornoso, que retrata la abolición de la esclavitud como algo banal.

7 comentarios:

  1. Uf! Yo ya esperaba ver algo mediocre o malo, pero es que no llega ni a eso. Prefiero muchísimo más el trailer del libro / peli que pusisteis en el otro post, porque es lo que dices: si la idea de la historia es absurda (y por eso brillante y original), aprovecha y ríete, da carnaza al humor y no te lo tomes en serio. Creo que intentaron que la peli fuese "de acción", pero vi bastante poco de la acción ¿o eran esos borrones en medio de la pantalla? Que esa es otra: ¿por qué en 3D? ¿Y por qué se veía tan borroso? Lástima que me enteré que el preestreno sería en 3D cuando ya estaba entrando en la sala, sino seguro que me lo ahorro y me voy a ver una buena peli a casa: Nosferatu.

    ResponderEliminar
  2. Vamos, que mejor, no la veo hasta que llegue al ámbito domestico.

    ResponderEliminar
  3. Miedo me da la secuela de Beetlejuice (una de las joyas más injustamente olvidadas de Burton) si cae en manos de este tipo, habida cuenta de la ineptitud que ha demostrado como guionista.

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  4. Lo peor de la película sin duda es el guión, prescindible incluso en el ámbito domestico. Lo de Beetlejuice 2 se está negociando, pero seguro que termina escribiendo el guión, está abonado con Burton. También a escrito el de Dark Shadows, que no he visto la película pero no espero gran cosa.

    ResponderEliminar
  5. Ya me imaginaba yo que Timur no sería capaz de hacer medianamente decente, aún partiendo de una idea tan simpatica y con Burton como productor. La veré por curiosidad friki, pero no espero nada bueno.

    ResponderEliminar
  6. Pero no te creas que la culpa no es del director... es más, la pelí tiene cosas o ideas visuales interesantes. La mayor culpa es del guionista y del puto Tim Burton.

    ResponderEliminar
  7. Es que yo con Wanted ya le cogí mania. XD

    ResponderEliminar