25/8/12

Los Mercenarios 2


TÍTULO ORIGINAL: The Expendables 2
AÑO: 2012
DURACIÓN: 102 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Simon West
GUIÓN: David Agosto, Ken Kaufman, Richard Wenk
MÚSICA: Brian Tyler
FOTOGRAFÍA: Shelly Johnson
REPARTO: Sylvester Stallone, Jason Statham, Bruce Willis, Arnold Schwarzenegger, Jean Claude Van Damme, Chuck Norris, Jet Li, Dolph Lundgren, Terry Crews, Randy Couture, Liam Hemsworth, Scott Adkins, Charisma Carpenter, Yu Nan, Amanda Ooms
PRODUCTORA: Millennium Films / Nu Image Films

Los Mercenarios han vuelto, y esta vez es personal... Barney Ross (Sylvester Stallone), Lee Christmas (Jason Statham), Yin Yang (Jet Li), Gunner Jensen (Dolph Lundgren), Toll Road (Randy Couture) y Hale Caesar (Terry Crews), con su miembro más reciente, Billy (Liam Hemsworth), se vuelven a reunir cuando Mr. Church (Bruce Willis) les encarga un trabajo en apariencia sencillo y muy lucrativo. Sin embargo, las cosas se tuercen y uno de los miembros del grupo es brutalmente asesinado, lo que impulsa a los demás a buscar venganza. Así es como van sembrando a su paso la destrucción y el caos entre sus enemigos hasta que se encuentran con una amenaza inesperada: cinco toneladas de plutonio apto para uso militar, una cantidad más que suficiente para cambiar el equilibrio de poder en el mundo.

 A partir de Pánico en el Túnel la carrera cinematográfica de Silvester Stallone entró en cierto declive, hasta que resucitó a dos de sus personajes más famosos, Rocky y Rambo, con sexta y cuarta entrega respectivamente; resurrección llevada a cabo con algo más que unas dignas secuelas.
Precisamente ese resurgir cual Ave Fénix, animó a éste a crear, rectifico, revivir el cine macho con el que hemos crecido la gran mayoría de nosotros. Así nació Los Mercenarios una película sincera y sin más pretensiones que hacer pasar un buen rato al público amante de la acción más casta y pura, con muchas balas y explosiones, y sin trasfondos estúpidos.

La película reunía viejas glorias de la talla de Lundgren y Rourke, aunque éste no formaba parte del grupo en cuestión, yo le he echado de menos en esta, luego habían otras caras que no lo eran tanto, pero que algún día lo serán como Jason Statham o Terry Crews. La película funcionó mucho mejor de lo que se esperaba, y así, como no, ya tenemos segunda entrega con más y mejor, y se habla de una tercera, aunque creo que terminarán por quemar el formato, pero eso ya se verá.


Esta segunda entrega no necesita presentación de sus personajes, salvo Billy, el chico nuevo que se limitaran a presentar después de la frenética intro que precede a los títulos de crédito, un prologo que no da tregua a nuestra retina, una incursión por parte del grupo al completo para rescatar, a un rehén que con su presencia nos dejará con la boca abierta. Billy está interpretado por Liam Hemsworth, el hermano de Chris, más conocido por encarnar a Thor en su película y en Los Vengadores.

 Todas las virtudes de la primera entrega se potencian en ésta, una mejor dirección, mejor puesta en escena y mayor dinamismo en la historia, a pesar de sus topicazos y poca originalidad de la historia en si, tanto en su parte romántica que hace decaer un poco el ritmo durante escasos minutos, como en la parte que se hace la presentación de los malos, claro que ver a Van Damme en ese rol, resulta gratificante para los que nos quedamos con las ganas en su época.

Pero los más impacientes de la acción saldrán satisfechos, porque una vez el equipo se encamina a su misión, esta vez se vuelve algo personal, con lo cual mucho más salvaje, todo se torna una fiesta de tiros y explosiones, además de planos realmente demenciales como ver a Arnold arrancar la puerta de un mini o disparando junto a Willis y Stallone a todo el que se pone delante. También encontramos más protagonismo para cada uno de ellos, aunque en el caso de Jet Li no se cumpla, por causas laborales, ya que tenía otros compromisos, pasó por el plato rodó y se fue. Y en el caso de Liam, por exigencias del guión. Pero en general todo es mucho más equitativo que en la anterior.


La dirección de actores mejora ostensiblemente, se nota la mano de West, especialista en películas de acción, sus dotes quedan avaladas por Con Air y por la más reciente The Mechanic. Además influye directamente en un Barney Ross (Stallone) mucho más eficiente, al no tener que estar pendiente de la dirección ni del guión, puede dedicar sus energías al resto de factores que le rodean, su interactividad con el resto del plantel y con su propia interpretación. La historia se encuentra ideada por el debutante David Agosto y Ken Kaufman , guionista de Space Cowboys. Y con guión de Richard Wenk, el guionista de The Mechanic y 16 Calles, pero acuérdense de la frase “todos tenemos un pasado”, porque Wenk también es el responsable, tanto en dirección como guión, de The Vamp una serie B de cine vampírico ochentero.

 La historia cumple con todos los tópicos posibles, el villano que quiere hacerse rico a base de vender armamento, realmente no importa mucho, es una excusa para desplegar todo el artificio y el ostentoso numero de gags auto paródicos de cada uno del grupo, tanto en su vida personal como laboral. Gags que van desde lo verbal a lo visual, ahí es donde ya se ha vuelto imprescindible conocer a los actores y sus papeles en otras películas. A destacar la aparición de Chuck Norris acompañado de la música de El Bueno, el Feo y el Malo, de Ennio Morricone, y como no, su diálogo de la cobra, es carcajada segura. La verdad no lo veía yo encajando bien en la historia y con el resto del plantel, pero me ha resultado genial.

La banda sonora sigue estando a cargo de Brian Tyler que mueve su batuta de forma muy familiar, y potenciando muy bien la adrenalina y testosterona en las escenas de acción. En el tema de efectos especiales, sigue pecando de lo mismo que en su antecesora, sangre digital y algún efecto de fuego un poco jocoso, cercano a la serie B. Pero vamos que están bastante bien integrados con los rápidos planos y se combinan muy bien con los efectos especiales realizados de forma clásica.
La forma en que West mueve la cámara es mucho más estable que lo realizado por Stallone en la anterior y nos muestra mucho más de lo permitido, pero el visionado es más placentero al no resultar tan mareante en las escenas de acción, sobretodo en los combates cuerpo a cuerpo. Un punto en contra, es el cambio de voz para Stallone en el doblaje, no está mal, pero hubiera quedado mucho mejor su clásica voz, esa que todos conocemos.

El resultado es hiperbólico espectáculo de muchas balas, hostias a cascoporro y mucho pero que mucho fuego. Si te gustó la anterior con esta vas a gozar, eso si no esperes profundidad argumental, ni reflexión posible tras su visionado porque no la tiene.

 

3 comentarios:

  1. Yo me lo pase teta en el cine, no fueron pocas las veces que casi arranco a aplaudir. Y por supuesto, para todos esos gags, hay que haber visto mucho cine de acción de los 80. Para mi una gozada de película, muy tonta y sin trasfondo de ningún tipo, pero muy, pero que muy entretenida.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Vista! Lo primero es decir que aún con sus defectos prefiero la primera, es cierto que esta potencia los aciertos de la anterior, pero es mucho más tontuna y simple a todo los niveles.
    Lo que comentas de que Stallone se puede centrar más en su papel, bueno, lo he visto igual que la anterior y en esta parte no dirige pero si que participa en la escritura del guión.
    La película es divertida, la considero una comedia de disparos, explosiones y testosterona geriátrica. Más directa que la anterior, más absurda, se puede resumir como un conjunto de gags explosivos.

    ResponderEliminar
  3. Precisamente todo lo que mencionas al final es lo que, al menos para mí, la hace mejor que la anterior.

    ResponderEliminar