11/8/12

Prometheus


TÍTULO ORIGINAL: Prometheus
AÑO: 2012
DURACIÓN: 123 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Ridley Scott
GUIÓN: Damon Lindelof, John Spaihts
MÚSICA: Marc Streitenfeld
FOTOGRAFÍA: Dariusz Wolski
REPARTO: Noomi Rapace, Michael Fassbender, Charlize Theron, Idris Elba, Guy Pearce, Logan Marshall-Green, Sean Harris, Rafe Spall, Emun Elliott, Benedict Wong, Kate Dickie, Patrick Wilson, Lucy Hutchinson, Giannina Facio
PRODUCTORA: 20th Century Fox / Scott Free Productions / Dune Entertainment

Un grupo de científicos y exploradores emprende un viaje espacial a un remoto planeta, una rara estrella recién descubierta, donde sus límites físicos y mentales serán puestos a prueba. El motivo de la misión es que los humanos creen que allá podrán encontrar la respuesta a las preguntas más profundas y al mayor de los misterios: el origen de la vida en la Tierra.

Son muchos medios los que a estas alturas han dejado clara su posición al respecto, ya que el estreno fue la semana pasada. Además mucha gente ya habrá ido a verla, lo sé, pero no está de más dejar mi humilde opinión por estos lares.

Alien fue una de esas películas que tuvo la suerte de hacerse en el año justo 1979, y que revolucionó el panorama de la ciencia ficción. Creando un gran legado de fans, los que la vieron en su estreno (un servidor no pudo pues tenía solo un añito de vida) y los que lo hicieron posteriormente siendo unos mocosos (ahí si entro yo), pero que la disfrutamos de la misma forma, aunque luego pasásemos noches de insomnio.

Debido a su éxito llegaron secuelas, aunque no de forma tan inminente como en la actualidad. En 1986 James Cameron se puso tras la dirección de la segunda entrega, acercándola a un plano mucho más basado en la acción, alejándose del terror y esa aura de suspense de la primera. En 1992 David Fincher nos trajo la tercera, aunque me gusta, he de reconocer que empezó el declive de la saga. Y en 1997 a manos de Jean Pierre Jeunet el director de Delicatessen y Amelie, plasmó su propia visión del universo diseñado por H.R Giger, creando más bien una gamberrada con Aliens de por medio, una entrega que es un puto cachondeo digno de serie B.

Así que el anuncio de una nueva entrega a manos del propio Ridley puso los pelos como escarpias a más de un fan. Al principio del proyecto se anunció que sería un remake, finalmente se dijo que sería una precuela, pajas mentales se forman a veces los guionistas.
Para mí en realidad es ambas cosas, y a grandes rasgos, un poco más la segunda. Ya que los elementos primarios se disponen de una forma muy similar.
El guión aunque no perfecto, si está bien narrado a cargo de Damon Lindelof (Cowboys & Aliens) y Chris Gorak (La Hora Más Oscura), pero su planificación no deja muchos giros, ni escondites para albergar la sorpresa final.

Además el paso de los años resta el factor sorpresa, y su reveladora promoción consiguió que muchas de esas sorpresas se fueron al garete. Y eso que yo no miré casi nada, pero entre ellas encontramos la identidad del androide y alguna que otra perla digna de chafar la película. Por suerte no guarda excesivas sorpresas, y las pocas que tiene tampoco causan una gran sorpresa, ni siquiera aunque no las veas venir.


Sea como fuere, parecía que daba igual, era una de las películas más esperadas para los amantes de la ciencia ficción y más aún de la saga. Y sin duda Alien ha sido un huevo de oro que le ha servido a Ridley durante largos años para seguir ensalzado como un gran director, y es cierto que tiene muy buenas películas, pero también otras demasiado mediocres. Para mí su carrera esta llena de altibajos con obras como El Reino de los Cielos o Red de Mentiras entre otras.

¿La película cumple?...aquí estamos ante un gran dilema, hay que valorar dos cosas por separado. Como película de ciencia ficción, sí, es entretenida, está bien hecha y sus pequeños fallos son digeribles. Como precuela de una de las grandes obras de la ciencia ficción, no cumple como debiera. En éste segundo aspecto, sentirse más o menos defraudado dependerá de cada uno y sus expectativas puestas en ella durante los meses previos a su estreno. Lamento decir que ha sido más una técnica de reclamo que otra cosa.

El argumento no me parece nada revolucionario, le encuentro una premisa muy calcada a Stargate, sin embargo la idea de que a través de unos simples restos fosilizados hallados fugazmente en la primera parte y denominados SpaceJockey, hayan sacado adelante un argumento tan extenso a pesar de algunas carencias, si que me ha parecido algo más original. El transfondo biblico y religioso me rechina, pero son cuestiones personales, no es la única película que se apoya en la fe como algo trivial.

El prologo es muy ambiguo y lo peor es que tampoco queda debidamente resuelto, la manera principal de enlazar ésta parte con la original deja dudas, dudas que no terminan de esclarecerse en el desenlace. Pero ya han anunciado oficialmente que habrá secuela e incluso se habla de trilogía, por lo tanto determinar ésta parte como avance a la obra del 79, solo es cuestión de marketing y justificar de alguna forma las extensas similitudes con la original, el androide, la infestación por parásitos, la expedición y los motivos ocultos en ella. Coincidencias que de tratarse de otra película, hubiéramos puesto el grito en el cielo, aludiendo que era una copia bastarda de Alien.
La cinta cuenta con pequeños fallos, al menos así me lo han parecido a mí, como la pronta e intermitente recuperación de Elizabeth Shaw y como llega en menos de dos minutos a la nave de rescate o la abrupta desaparición de dos miembros del equipo con una resolución algo tosca, pero en general todo está bastante bien narrado.


El reparto no está del todo aprovechado, los personajes más fructiferos como David (Michael Fassbender), Meredith Vickers (Charlize Theron) y Peter Weyland (Guy Pearce) son precisamente los menos exprimidos dentro del guión, en especial éste ultimo que se han currado una caracterización de viejo extremo, para pocos minutos de relevancia en la historia.
Fassbender resulta demasiado humano para ser un androide, si no lo sabias da igual, después del prologo en el primer minuto lo desvelan, en ese aspecto no juegan a sorprender como en la primera, aunque en la segunda tampoco lo hacían.
Cuando a Theron le llega la hora de lucirse en todo su esplendor, es un quiero y no puedo, su interpretación la hace de coña, pero le han dejado el freno puesto, sino mirar de lo que es capaz de hacer esta chica en El Abogado del Diablo.

Luego tenemos a Logan Marshall-Green en el papel de Charlie Holloway, el guapito de cara y lider que a su vez cumple un rol romántico bien encajado con Elizabeth Shaw (Noomi Rapace) y que simplemente se queda eclipsada ante tal virtuosismo de efectos.
Le pasa lo mismo que a Theron, parece que el propio equipo le echa el freno, se queda arrezagada ante ese despliegue y con su interpretación no consigue convencer del todo al espectador, claro que competir con Ripley (Sigourney Weaver) no es tarea fácil y tanto estéticamente como interpretativamente han descrito el personaje de Shaw con los mismos rasgos. Y toda esa carencia interpretativa resulta rara, por que Rapace demostró mucho talento en la trilogía Millenium, y aquí no da el Do de pecho. Su transformación en la nueva teniente Ripley es algo precipitada pero nos deja la mejor escena de toda la película y que los fans del terror y de Cronenberg disfrutaremos mucho. El resto de personajes son meros estereotipos y no tienen demasiada relevancia en la historia, el capitán de la nave y sus dos ayudantes o los dos miembros del equipo, se limitan a completar un espacio vital con los verdaderos protagonistas, pero eso ya pasaba en las anteriores entregas.

Estéticamente han cuidado todos los decorados, y aunque se ven más sofisticados, el aspecto es bastante comedido respecto a la primera. El despliegue de medios se sirve mucho de lo digital, pero en contacto con el suelo sin perder los estribos visuales.
El score creado por Marc Streitenfeld cumple bien en los momentos de acción, pero se queda algo eclipsado en los de terror, que no es que tenga muchos en la película. Marc ya ha trabajado con Ridley en Robin Hood o Red de Mentiras entre otras.
La he visto en 2D, pero por supuesto no he hallado nada que merezca el 3D, ni que potencie ningún elemento de la película, solo hay un par de escenas en la que David queda maravillado por las constelaciones, que son 2 minutos en toda la película, vamos un saca dineros.

Aunque todo lo que he dicho parezca negativo, no lo es, me he limitado a comentar lo negativo. Pero la película me ha entretenido, está bien hecha y como he comentado cumple bien como de forma independiente, pero las similitudes y la ambición comercial han conseguido venderla como un producto vinculado, de alguna forma, en la que hay que tomarse algunas cosas de una forma distendida como un pasaje de grandes efectos visuales y especiales y un guión potable. Recomendable para verla sin más pretensiones que las de ver una película bien hecha, nada más.

4 comentarios:

  1. Menos mal, uno que se une a mi club¡¡¡ Claro que la peli no es perfecta, pero se deja ver muy bien. A mi me condiciono bastante toda la serie de criticas negativas que iba leyendo por parte del público defraudado español, así que al ir con tan pocas pretensiones, me pareció muy potable.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. El problema son las espectativas por vincularla con Alien, que se ha convertido en todo un clásico. Claro que si no la hubieran vendido así, nos hubieramos quejado por las similitudes con la obra de 1979.

    ResponderEliminar
  3. La quiero ver para poder opinar, a parte de no poder evitar sentirme atraído por la premisa; pero viendo que el 85% de lo que comentas es negativo y lo único que destacas son los efectos especiales y dos o tres actuaciones, aunque encima actuaciones desaprovechadas según dices... Me imagino que has sido muy benévolo, jejeje. A una película con tales pretensiones y con el sustento de Alien como base, hay que exigirle más que un simple entretenimiento.

    ResponderEliminar
  4. Bueno las interpretaciones son correctas, pero para mí se le podría haber sacado más jugo al personaje. Es una cuestión ajena a los actores. No he sido benévolo, apartandola del mundo de alíen me ha gustado, a pesar de las similitudes. Los defectos vienen cuando entramos en comparaciones. Pretensiones más bien pocas, la única que veo es la de la productora, crear una nueva trilogía. Eso sería lo lógico, pero visto lo visto me conformo con que me haya gustado como película separada, olvidate del sustento.

    ResponderEliminar