18/9/12

Soldier


TÍTULO ORIGINAL: Soldier
AÑO: 1998
DURACIÓN: 98 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Paul W.S. Anderson
GUIÓN: David Webb Peoples
MÚSICA: Joel McNeely
FOTOGRAFÍA: David Tattersall
REPARTO: Kurt Russell, Connie Nielsen, Jason Scott Lee, Michael Chiklis, Gary Busey
PRODUCTORA: Warner Bros / Morgan Creek / Jerry Weintraub Production

Soldier es casi la perfecta sintetización de lo que viene a ser una efectiva serie B. Digo casi, porque el tramo central de la película es demasiado ñoña, Anderson inserta un romance, no es algo malo e incluso necesario, tanto visualmente (por eso de ver tetillas y tal…aunque aquí no se cumpla) como por -en éste caso- dado su argumento, el protagonista ha de conocer otros aspectos como la amistad o la amabilidad, pero algunos planos de los realizados durante ese romance son más propios de Dirty Dancing o Ghost y la música no ayuda a evitar comparaciones odiosas, por suerte se pasa rápido, así que se le perdona.

Y es que el hecho de tener a Paul W.S Anderson, el director de Death Race y Alien VS Predator dirigiendo a Kurt Russell es algo antológico dentro del cine, al menos para el que suscribe.
Pero Soldier no es como sus producciones actuales, de la talla de Resident Evil 4 (ésta no la he visto, pero ojo que la primera parte es suya y mola) o su particular versión de Los Tres Mosqueteros, que tampoco he visto todavía, pero qué está claro son productos muy comerciales y aptos para un público mucho más ‘estándar’.
En cambio Soldier forma parte de los inicios de una carrera cinematográfica que junto a Mortal Kombat no tuvieron una gran trascendencia entre el público. Fue dos años después de Soldier, con Resident Evil cuando se empezó a crear un nombre.

Soldier tiene la esencia de su estilo, pero es una película realizada para los amantes de la serie B, todo desprende un gusto a plástico y cartón, pero que funciona sobradamente bien. Una película con influencias del estilo de 1997 Rescate en los Angeles, Starship Troopers o Soldado Universal, de ésta última encontraremos un paralelismo argumental, por eso de la confrontación entre dos super soldados.


Soldier es una película con el sello de Jhon Carpenter, las influencias de su característico estilo se mueven por cada plano, escena y algún que otro diálogo de los personajes. El principio recuerda mucho a su remake de El Pueblo de los Malditos, con unos niños carentes de sentimientos, empatía y nula expresividad. Pero esa parte es breve y Anderson no se anda con rodeos, en menos de 15 minutos nos resume el adiestramiento, que abarca desde recién nacidos hasta la adolescencia, acto seguido nos encontramos en un futuro distópico y apocalíptico, sin más explicaciones ni resúmenes, mediante un fundido de la imagen vemos aparecer a Todd 3465 en su faceta más adulta, el verdadero protagonista de la historia, interpretado por Kurt Russell, qué como espectadores estábamos deseando ver aparecer en la pantalla. No hay nada que mencionar sobre su interpretación, tan solo su cara y su cicatriz al estilo que luce en Death Proof son suficientes para cumplir con el papel de soldado. Pero diré que como hace habitualmente lo clava, no entiendo que no haya adquirido más fama, aunque entonces ya no sería lo mismo.


La historia no tiene mucho trasfondo que digamos, si quisiéramos buscarle dobles lecturas o algún tipo de mensaje, diríamos que el guionista David Webb Peoples, firmante de obras como Doce Monos o Blade Runner, nos habla de cómo una persona puede ser tremendamente influenciada según el tipo de educación que recibe, mayormente durante su infancia, aunque siempre se está a tiempo de rectificar y aprender nuevos valores en la vida. Pero vamos que lo que esperamos ver no es otra cosa que a Kurt Russell zurrarse con un tío dos tallas más grande que él, y eso lo cumple.

Los efectos especiales son como los de toda serie B que se precie, las explosiones cercanas son reales y se agradece la supresión posible de todo lo digital, los tiroteos se hacen creíbles gracias al apartado sonoro, no esencialmente por la pirotecnia, y los planos generales del planeta incluyendo las naves junto a la mega explosión final de rigor son en gran parte digitales, por supuesto, y aunque son bastante desdeñables igualmente efectivas en el contexto y sobre todo en el tipo de producto que se nos presenta.

En el apartado actoral tenemos cameos intermitentes de Gary Busey (Arma Letal, Depredador 2) que sigue con su misma planta de siempre y su boca torcida, dándole un toque distinguido al conjunto, lo decía con ironía. Ahora en serio el papel de coronel bastardo le va como anillo al dedo.
Si esperas encontrar un producto con una calidad por encima de la media esta no es tu cinta, si en cambio te gusta le serie B, échale un vistazo que tiene momentos realmente que merecen la pena, sobretodo en su tramo final es donde se concentra todo lo que puedas esperar de una cinta como ésta.

4 comentarios:

  1. Una "serie B" que costó en su momento la nada despreciable cantidad de 60 millones de dólares. Vamos, que de serie B tiene poco, aunque luzca como tal.

    La película en la que Kurt Russell pronuncia casi menos palabras que Schwarzenegger en Terminator.

    La verdad es que es una cinta tirando a mediocre, pero resulta entretenida. Tiene un no se qué (como Cyborg de Van Damme), que la hace simpática de ver.

    Anderson podría haber seguido esta línea o la de "Horizonte final", pero cada vez ha ido a peor (salvando Death Race de entre sus trabajos más recientes, porque me parece la mar de maja).

    Saludos ;)

    ResponderEliminar
  2. Si iba a poner que no tenía el presupuesto de otras de sus películas, menos mal que lo he mirado y me he quedado de piedra al ver que costó más que Death Race o AVsP.

    Si habla poco, pero ese es el papel que le toca. :)

    En cuanto a la película veo que estamos de acuerdo.

    Death Race me gusta bastante y AvsP también. Lo más reciente RE4 y Los Tres Mosqueteros todavía no las he visto, pero tienen mala pinta.

    ResponderEliminar
  3. Aún con sus defectos, yo también defiendo AvP (la segunda ya no, aunque esa ya no es suya).

    RE4 es un bodrio infumable y la de los mosqueteros es una chorrada que, si no te la tomas muy en serio, hasta se puede ver, aunque es un insulto a la obra de Dumas.

    ;)

    ResponderEliminar
  4. La segunda es un insulto a la primera, ni siquiera aprovechan bien el final que deja Anderson.

    Jajaja y yo que tenía esperanza que al retomar la saga ésta levantara cabeza. Pues a ver si cojo fuerzas un día y me veo las dos del tirón, tendré el teléfono a mano para que me lleven a urgencias.

    ResponderEliminar