7/10/12

John Dies at the End


TÍTULO ORIGINAL: John Dies at the End
AÑO: 2012
DURACIÓN: 110 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Don Coscarelli
GUIÓN: Don Coscarelli (Novela: David Wong)
MÚSICA: Brian Tyler
FOTOGRAFÍA: Mike Gioulakis
REPARTO: Chase Williamson, Rob Mayes, Paul Giamatti, Clancy Brown, Glynn Turman, Doug Jones, Daniel Roebuck, Fabianne Therese, Jonny Weston, Jimmy Wong, Tai Bennett, Allison Weissman PRODUCTORA: M3

Alliance Es una droga que promete una experiencia con cada golpe. En la calle lo llaman salsa de soja, y transporta a los que la toman a través del tiempo y las dimensiones. Sin embargo, algunos ya no regresan como humanos. De repente, una invasión silenciosa de otro mundo está en marcha, y la humanidad necesita un héroe. Aquí aparecen John y David, un par de desertores de la universidad que apenas son capaces de mantener un trabajo. ¿Podrán estos dos seres aterrados salvar a tiempo a la humanidad?. No, definitivamente no podrán.

Lo cierto es que no soy el más indicado para recomendar o lapidar una película de Don Coscarelli, ya que para mí lo único destacable en toda su filmografía es la primera parte de Phantasm (incluso las secuelas me parecen bastante chuscas) y el capítulo realizado para la serie Master of Horror, que aunque está bien, tampoco es muy destacable dentro de ésta. Con Bubba Ho-Tep, su anterior largometraje, se alejó mucho más del terror e intentó reinventarse, haciendo una comedia tontuna, como pocas había visto jamás. Coscarelli se ha convertido en un director con el que, al igual que con muchos humoristas o conectas con el tono que imprimen, o difícilmente vas a poder corroborar una buena opinión.


John Dies at the End sigue por el mismo camino y tiene un tono muy similar a Bubba Ho-Tep, aún así no voy a negar que algunas de las bromas son bastante efectivas, sobre todo las primeras, pero pasado ese pequeño lapsus inicial, la cosa se va aboyando minuto tras minuto y lo que hacía gracia, poco a poco deja de tenerlo.
La película nace de un relato corto escrito por David Wong, del que Coscarelli ha cogido su base hasta escribir un guión tan largo como para rellenar 100 minutos, excesivos e innecesarios, cuando llega el final se nota un montón que no sabía bien como terminar.


La historia va degenerando progresivamente y sus efectos artesanales, que se entremezclan con alguno que otro realizado por cgi, se van volviendo cada vez más y más cutres, hasta llegar a un desenlace paupérrimo y absurdo. Un viaje delirante interpretado por Chase Williamson y Rob Mayes que salvando diferencia argumentales e interpretativas, recuerda por momentos a Keanu Reeves y Alex Winter en aquella disparatada comedía ochentera titulada El Alucinante viaje de Bill y Ted, que viajaban con su cabina telefónica por diferentes épocas y lugares. Pues aquí es muy similar, un viaje psicotrópico por un mar de situaciones absurdas que lamentablemente van perdiendo cancha y gracia. Ni siquiera la leve aparición de Paul Giamatti (La Joven del Agua) arregla el estropicio realizado. Una película muy aconsejable ver, siempre que lo flipes con Bubba Ho-Tep, en caso contrario déjala pasar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario