6/10/12

The Day


TÍTULO ORIGINAL: The Day
AÑO: 2011
DURACIÓN: 94 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Douglas Aarniokoski
GUIÓN: Luke Passmore
MÚSICA: Rock Mafia
FOTOGRAFÍA: Boris Mojsovski
REPARTO: Shawn Ashmore, Ashley Bell, Cory Hardrict, Dominic Monaghan, Shannyn Sossamon
PRODUCTORA: Parlay Media / Faction M / Zed Filmworks S

La guerra ha devastado el mundo y cinco jóvenes intentan sobrevivir en un escenario de violencia y crueldad en el que se ha convertido el mundo.

The Day no es especialmente innovadora, sus referentes principales son Asalto a la comisaría del Distrito 13 y La Carretera. Pero se puede decir sin miedo ni escrúpulos que cumple correctamente, aunque su ritmo sea algo lento por momentos.
Douglas Aarniokoski, el director de Los Inmortales : El juego final (por lo menos será una cuarta parte), y que también ha trabajado como asistente de dirección junto a Terry Gilliam y Robert Rodríguez en Miedo y Asco en las Vegas y Abierto hasta el Amanecer, respectivamente. Nos trae su visión apocalíptica del fin del mundo, así es como la ha vendido el festival, pero en realidad no se incide mucho en ese aspecto, simplemente sitúa a los personajes en un espacio ya creado, unos restos que aparecen desde el primer minutos del film, restos de lo que no hace mucho, poco más de dos años, fue una civilización. Pero ahora con tal de sobrevivir se comen unos a otros.

El motivo por el que sucede todo no queda esclarecido. Bajo mi punto de vista lo del fin del mundo está pillado con pinzas, Douglas se centra en el canibalismo y como impulsa la supervivencia de un grupo que antaño fueron civilizadas, nos encontramos ante una cinta de caníbales más que una historia apocalíptica o sobre el fin del mundo, tema que trata de forma extremadamente sutil.


Atención a este director porque con un presupuesto mayor y manga ancha puede hacer grandes cosas. Como fallo destacaría su lentitud que puede exasperar a los que esperen una película cargada de adrenalina y bastante gore, momentos más bien escasos aunque bien repartidos a lo largo de la cinta, justo cuando el interés del espectador se desvanece en conversaciones no demasiado transcendentales, Beth Belanger el encargado de los efectos especiales nos da una buena patada con dosis sanguinolentas, aunque digitales, son rápidas y efectivas.

Algunas reacciones y cambios de opinión en los personajes pueden resultar algo bruscos. En la interpretación todos tienen su momento destacable, pero los secundarios del grupo se convierten en protagonistas y a la inversa, factor que resulta determinante en el desenlace y que no suele ocurrir, cambiar las tornas de esa forma.
En el grupo de los malos, a destacar el niño y la niña ambos tienen su momento estelar, que parece gustar a todo fan del gore y el terror, ambos ponen la guinda al pastel, ganándose al público.
En un contexto apocalíptico, hace referencia a una historia de supervivencia y pocos personajes, el fin del mundo no es el motor de la historia, ello queda sin demasiadas explicaciones.


La caracterización de los personajes y los escenarios rozan lo excelente, por eso decía que con un mayor presupuesto y un guión algo más elaborado, Douglas puede hacer algo realmente potente.
La fotografía es muy buena, con tonalidades ocres y tonos muy apagados, el color es prácticamente inexistente, por momentos parece casi una película en blanco y negro, queda a la perfección con el mundo que retrata. La banda sonora es muy minimalista, pero tiene tempos vibrantes en los momentos requeridos, potenciando los momentos violentos del film.

Una película que cumple bien con lo que se espera, aunque algunos amantes de la acción y el gore la encuentren lenta por momentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario