30/12/12

Los miserables

Los miserables dirigida por Tom HooperTÍTULO ORIGINAL: Les Misérables
AÑO: 2012
DURACIÓN: 152 min.
PAÍS: Reino Unido
DIRECTOR: Tom Hooper
GUIÓN: William Nicholson (Drama: Victor Hugo)
MÚSICA: Claude-Michel Schönberg
FOTOGRAFÍA: Danny Cohen
REPARTO: Hugh Jackman, Russell Crowe, Anne Hathaway, Amanda Seyfried, Eddie Redmayne, Samantha Barks, Helena Bonham Carter, Sacha Baron Cohen, Aaron Tveit, Isabelle Allen, Daniel Huttlestone, Colm Wilkinson, Natalya Wallace, Michael Jibson, Bertie Carvel, Tim Downie, Marc Pickering, Patrick Godfrey, Killian Donnelly, Fra Fee, Gabriel Vick, George Blagden, Alistair Brammer, Charlotte Hope
PRODUCTORA:Coproducción Reino Unido-Estados Unidos; Universal Pictures / Working Title

El expresidiario Jean Valjean (Hugh Jackman) es perseguido durante décadas por el despiadado policía Javert (Russell Crowe). Cuando Valjean accede a cuidar a Cosette, la pequeña hija de Fantine (Anne Hathaway), sus vidas cambiarán para siempre.

Dejando a un lado lo que supone la estrategia comercial por parte de la distribuidora, estrenar la película en fechas tan señaladas como las fiestas navideñas. Y al margen de cualquier espectador cinéfilo, resulta una estricta planificación de marketing de proporciones mastodónticas, más que la de El Hobbit.
Sin importar nada en absoluto lo demás, un plan urdido con un solo propósito, atraer al máximo de gente posible, mejorando la recaudación en el primer fin de semana, a menudo, el más optimo. Entrando en la producción, es otro tema, el merito habla en cada fotograma del film. Y hablando de distribución, es lógico querer recuperar la inversión realizada, pero en estas fechas lo que nos vamos a encontrar es un público de lo más variopinto y poco frecuente en las salas. El cinéfilo u aficionado a los musicales hubiera ido a verla en cualquier mes del año, sin importar la fecha de su estreno.

La película se basa en la novela de Víctor Hugo, escrita en el siglo XIX (y yo sin enterarme). La película, la novela no sé, cuenta a su manera la revolución francesa del siglo XVIII. Digo a su manera, puesto que el núcleo de la historia no deja de ser un romance con tintes dramáticos y todos sus tópicos. ¿Es malo eso? No, sus elementos están bien dispuestos, aunque no resultan especialmente novedosos, la película tiene otros elementos mucho más destacables.

La parte de la revolución, es tan solo una de las varias subtramas que nos encontramos a lo largo de sus 150 minutos, no excesivos, pero tampoco imprescindibles. Esos pequeños episodios entre personajes, algunos de los cuales, aparecen paulatinamente en la historia, a la vez que se van integrando con el resto de personajes y en la historia, aunque no todos ellos se acaban entrelazando.
El momento de la revolución toma la forma de cara al desenlace del film, un desenlace que guarda relación directa con la búsqueda personal de Jean Valjean, la redención. El tratamiento que se le otorga a dicha revolución, es muy acorde con la situación política/social actual. Aunque visto en pantalla no resulta tan funesto como en la vida real, su mensaje y denuncia es captado sobradamente por el espectador.

Anteriormente a ésta versión musical, dirigida por Tom Hopper - desconocido para mí- y con guión de William Nicholson (El Primer Caballero, Gladiator) -ya entiendo porque Russell Crowe está en el reparto- la obra original fue relanzada en 2010 coincidiendo con el vigesimoquinto aniversario del musical en los teatros. Además, la novela cuenta con cerca de treinta adaptaciones cinematográficas, y pensar que luego nos quejamos porque nos hacen un remake de tal o cual película. Si el autor levantara la cabeza, seguramente la volvería a agachar.
Aunque, me consta que de semejante alto número de adaptaciones a la pantalla, la de Hopper es la única orquestada. Entre todas ellas figuran algunas TV movies, series televisivas e incluso algunos cortometrajes. Así que posiblemente, además de ser la novela con más adaptaciones en toda su historia, también sea la más heterogénea.


Obviando todos esos detalles, la película brilla en muchos aspectos. Despuntando muy por encima, en las interpretaciones, su conseguida ambientación y por supuesto su banda sonora, bastante primordial en un musical. Es cierto que sus melodías son algo recurrentes (sucedía también en Sweeney Todd de Tim Burton), pero sin denigrar a éstas, diré que se encuentran perfectamente asociadas a sus personajes.
La banda sonora ha sido escrita por los responsables del musical Claude-Michel Schönberg y Alain Boublil, por lo tanto –aunque no estoy seguro- diría que los temas son los mismos que los de la ya mítica obra teatral.

La narrativa también se merece elogios, amén de algún tedioso momento. Sin perder el hilo argumental, algunos pasajes me han resultado un tanto anodinos, respecto a otros realmente emocionantes u épicos. Una montaña rusa de densas emociones, que se torna en breves secuencias menos emocionantes, no confundir con aburridos. En una escena te atrapa fuertemente y en la siguiente te suelta de una manera un tanto frívola. Ese, es para mí, el punto por el cual el film no llega a ser todo lo redondo que debería.

La lograda, casi excelente, ambientación y recreación de sus escenarios perfectamente representados en los que no se han descuidado detalles, al igual que la indumentaria de sus personajes, se encuentran realmente bien integrados en los cromas a la hora de completar los sets o planos muy generales. Bastante inevitable en el cine actual, ya que los costes de producción se reducen considerablemente en la construcción parcial de un set de rodaje, frente a la de uno completo. Pero el resultado es más que notable. Una urbe francesa recreada bajo la más estricta y decadente pobreza, escenarios que nada tienen que envidiar a esos excelentes barrios marginales en la adaptación de El Perfume.

No menos destacable es el apartado de maquillaje, las excelentes caracterizaciones del reparto, incluido los extras, lo confirman. Otorgando a todos ellos una credibilidad absoluta. Aunque desde luego toda esa elaboración no serviría de nada, sin las brillantes interpretaciones de los actores. La fusión de ambas es el mejor mazo de cartas del que dispone la película y lo juega sin miedo alguno a perder.

En las interpretaciones todos andan brillantes, excepto Russell Crowe, que en comparación con el resto queda eclipsado. Le pone emotividad y se esfuerza en aparentar ser muy malo para poner al público en jaque, pero desgraciadamente no lo consigue.
Incluso los pequeños debutantes Isabelle Allen y Daniel Huttlestone, que interpretan a la versión infante de Cosette y el pequeño revolucionario Gavroche, respectivamente. Ambos se marcan unas interpretaciones muy por encima de lo que nos ofrece el actor de Gladiator, que no lo hace mal, pero resulta tan poco expresivo (casi menos que Nicolas Cage), mientrasque los demás actores se dejan la piel en cada plano y cada frase.

Por lo visto en el tráiler solo doblan los diálogos, una tranquilidad, pero por si acaso, he ido a verla en versión original. Realmente no sé muy bien lo que habrían hecho con las canciones, puesto que son los propios actores los que cantan y tararean todas las frases, se vuelve indispensable verla en V.O.S.E para saborear correctamente sus interpretaciones, ya que el énfasis se ve muy realzado.
Ante el dramatismo que rezuma la mayor parte del film, el momento cómico, lo representan Thénardier y Madame Thénardier, interpretados por el polifacético Sacha Baron Cohen y la oscura y morbosa (estancada en su propio estilo) Helena Bonham Carter, respectivamente. La pareja se pone en la piel de los dueños de una taberna, una pareja muy gypsi, que se dedica a desvalijar a sus clientes sin ninguna compasión. Entre ambos se crea una fuerte química y aportan un punto cómico muy moderado, pero sin perder el toque de acidez/sarcástico de los bajos fondos en los que se recrea la acción.

Por encima de todos ellos encontramos a Hugh Jackman en el papel principal, el del preso Jean Valjean. Es sorprendente el registro interpretativo del actor australiano. Lo mismo te hace papeles que no requieren un gran esfuerzo interpretativo como en Van Helsing o Lobezno (mi mutante favorito) en X-Men, que de repente te hace papeles como en La fuente de la vida de Darren Aronofsky o El truco final de Christopher Nolan, demostrando sobradamente su talento como actor, sin mencionar la gran interpretación de Los miserables.

En el reparto femenino tenemos a Anne Hathaway, me rio de los que no les convenció como Selina Kyle en The Dark Knight Rises donde la descubrí plenamente. Tan solo había visto dos de sus anteriores trabajos, uno como la reina blanca en Alicia en el País de las Maravillas de Tim Burton y la otra en Brokeback Mountain de Ang Lee, pero eran papeles bastante menos destacables. Después de ver el momento que se marca aquí interpretando a Fantine, un papel escueto, pero de carga muy intensa. Confío en la actriz plenamente, si no desvía su carrera, con el tiempo creo que será tan reconocida como Natalie Portman o Marion Cotillard.


Por exigencias de la historia, Hathaway no aparece todo el tiempo que quisiéramos. El relevo lo toma Amanda Seyfried, interpretando a Cosette, la hija de Fantine en su etapa adulta. Que también lo hace muy bien, pero Anne Hathaway deja el listón muy alto con su interpretación. Y de Amanda Seyfried solo he visto Jennifer's Body  así que tampoco encuentro argumentos en los que apoyarme fuertemente, salvo la interpretación que nos muestra en Los miserables.
Por último, Eddie Redmayne (Black Death) en el papel de Marius junto a Samantha Barks en el papel de Éponine, que ha participado en la versión del 25º aniversario del musical, interpretando ese mismo papel. Cierran el romance, acercando el conjunto al thriller pasional. Muy destacable la interpretación de Redmayne, que como el resto, tiene su particular y brillante momento para lucirse en la historia.

Resta decir que si no te gustan los musicales, no vayas. No hay, más de cinco diálogos hablados, estos son tarareados antes de dar paso a las canciones. Nunca he sido fan incondicional de los musicales, pero en estos últimos años, he visto unos cuantos que me han gustado, este entra en la lista. Por eso, me sigue doliendo esos pequeños momentos funestos que se me han hecho algo tediosos respecto a otros, empañando así un poco el conjunto global. Por el resto de aspectos, reverencias no me faltan.

Puntuación

10 comentarios:

  1. Vaya, que la película entra más por la sensación que te da el trailer que por el resultado global en sí. Por cierto, me siento aludido con el comentario de: "me rio yo de los que no les convenció como Selina Kyle en The Dark Knight Rises". Creo que no lo entendiste, el problema no es ella, si como actriz lo hizo bien, el problema era el personaje y el doblaje ;)

    ResponderEliminar
  2. No, la película está muy bien. Aunque a mí personalmente algunos trozos me resultaron algo tediosos frente a otros realmente bien conseguidos.

    Pues sí, casi que el comentario iba por ti, aunque habrá gente que opine igual que tú. XP

    Ya lo sé, que no te convenció como personaje, pero para mí eso significa que bajo tu punto de vista no lo hizo bien. Y creo recordar que con la voz original, no mejoraste tu opinión al respecto.

    ResponderEliminar
  3. Pero tiene tela que en esta peli con tanta pretensión hayan momentos que te parecieran tediosos, es pero que momentos aburridos, jejejejeje.

    Referente a Catwoman:
    Ella lo hace bien, no tiene nada que ver una cosa con la otra. El personaje de Selina Kyle fue lo que no me gustó, si no estuviera en la peli no cambiaría nada, no era indispensable. Y con lo del doblaje me refiero que aún fue peor, jejejejeje.

    ResponderEliminar
  4. Tú lo has dicho a mí me parecieron, no significa que lo sean.

    En lo de indispensable, quizás tengas razón, pero solo quizás... XP
    Pero yo encuentro que está perfectamente integrado en la trama, sin caer en el ridículo. En la de Burton la cosa ya se prestaba a que fuera muy felina, pero aquí hubiera sido tan o más ridículo que si el Joker de Dark Knight hubiera salido de un tanque de ácido, con una sonrisa de oreja a oreja.

    ResponderEliminar
  5. No entiendo la comparación. A no ser que sea para justificar al personaje de Selina Kyle. Sea como sea, el personaje está integrado con calzador, o dicho de otro modo, se nota que el guionista escribe las cosas para integrar al personaje en la acción. La película se podría desarrollar igual sin ella, cuando la ves no tienes la sensación de que los acontecimientos en relación con ese personaje son de ese modo porque no podría ser de cualquier otro, es como un comodín o paja de relleno. Y todo eso sin que la Anne Hathaway lo haga mal, repito, el problema no es de la actriz, es del personaje... que era innecesario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjajaja, no se entieeendeee (con voz de cotxeres), es igual. Es cierto que el guión está escrito para introducir su personaje, algo que jamás han negado. Cris no quería introducirlo, hasta que Johnathan le vino con la idea, supongo lo de la tabla rasa y que ella sea, bueno como es, no quiero spoilear a nadie.

      Eliminar
    2. No recordaba que podía contestarte directamente, jejejeje. Bueno, supongo que el resumen final es: Mejor recordar a Anne Hathaway por su papel en Los Miserables que en Batman :)

      Y sobre Los Miserables... no por ser un musical es indispensable ver la peli en versión original para saborear correctamente sus interpretaciones, eso pasa con todas las pelis. Cuando vemos una peli doblada, lo que estamos viendo y oyendo es otra versión, y en la gran mayoría de los casos, una versión inferior.

      Eliminar
    3. Depende de cada uno, en Los Miserables desplega todo su talento, en Batman no, aunque no quita que no merezca un reconocimiento en la obra de Nolan.

      Eso ya lo sé, aunque ya sabes que yo no le doy tanta importancia como alguna gente que lo lleva al extremo, y no lo digo por ti. Lo que pasa es que en el tema de canciones, es aún mucho más delicado que con los diálogos. Por eso lo decia.

      Eliminar
  6. No crea que la pueda llegar a ver en cines, que seguro la veo en cuanto salga en DVD, o haya una buena versión por ahí, jejeje, me has puesto los dientes largos. El musical no es mi genero favorito, pero si que agradezco una buena película musical de vez en cuando.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mío tampoco, y aunque éste me gustó, tengo otros predilectos.

      Eliminar