28/2/13

A Fantastic Fear of Everything

A Fantastic Fear of Everything dirigida por Crispian MillsTÍTULO ORIGINAL: A Fantastic Fear of Everything
AÑO: 2012
DURACIÓN: 109 min.
PAÍS: Reino Unido
DIRECTOR: Crispian Mills, Chris Hopewell
GUIÓN: Crispian Mills
MÚSICA: Michael Price
FOTOGRAFÍA: Simon Chaudoir
REPARTO: Simon Pegg, Paul Freeman, Clare Higgins, Amara Karan, Henry Lloyd-Hughes, Kerry Shale, Jay Taylor, Mo Idriss, Jane Stanness, Elliot Greene
PRODUCTORA: Keel Films / Pinewood Studios

Jack es un escritor de libros infantiles que se dispone a dar el salto al mundo del cine. Para ello, planea una historia de asesinos en serie. Lleva tanto tiempo con este proyecto, que se le está quedando muy adentro. Jack no espera que, una noche, tanta obsesión reviente y se materialice en una experiencia pesadillesca, en la que deambulan fantasmas, villancicos y las mujeres de la lavandería.

De la pasada edición 2012 del Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya (Sitges), ésta fue una de las películas, qué por preferencias, y sobre todo, por incompatibilidad horaria. Finalmente, me vi obligado a sacrificar en mi lista de visionados programados.

No recuerdo en favor de que otra película omití su visionado. Pero ahora que la he visto, afirmo que las posibilidades de salir ganando o perdiendo, se encontraban al 50%. El resultado final del film es bastante templado, comparado con su excepcional arranque.
Y aunque durante el festival, vi algunas películas mejores, que éste cómico debut dirigido por Crispian Mills y Chris Hopewell. También vi otras peores. En esas circunstancias, es cuando hubiera preferido mil veces ver la película de estos dos debutantes en la dirección cinematográfica.

El film empieza con unos títulos de crédito influenciados, de forma sutil pero identificable, por el estilo del director Tim Burton. Créditos acompañados de una banda sonora, en ocasiones, cercana al característico compositor Danny Elfman. Lo cual, no hace otra cosa que remarcar esa presencia Burtoniana. Pero tras esa primera toma de contacto tan familiar para los seguidores del director californiano. Ambos cineastas, con bastante acierto, todo sea dicho, dejan esas referencias iníciales. Calzando el film bajo su propio estilo, lamentablemente, esto no perdura a lo largo de éste.


Leí por algún sitio de la red que eran tres historias independientes, falso, es una única historia. Si bien es cierto, que podemos dividir el film en tres tramos algo distintos entre sí. Indudablemente, su primer tercio es el mejor de todos, por ser el más personal y demencialmente divertido.
Sin embargo, los dos tramos restantes, aún teniendo sus pequeños aciertos, se ve mermado de forma considerable, respecto al nivel de genialidad de su arranque.
La causa de dicho descenso, es que Mills además de co-dirigir, ha escrito el guión. Parece empeñado en copiar en el segundo y tercer tramo, el rabioso estilo cómico de los hermanos Coen.

Dicho intento de asemejarse a los Coen, hace que el film no termine de ser todo lo redondo que promete al principio. Un desvió en el camino, que a mi parecer, resulta incorrecto. En su inicio toma un camino que no debería abandonar, seguirlo hasta el final, creo que hubiera mejorado ostensiblemente el resultado, y por tanto, la opinión final.

No hay nada de malo, en copiar o tomar referencias de otros cineastas experimentados. Éstos no serían los primeros ni últimos en hacerlo. Pero ninguno de los dos cineastas ingleses, demuestra a lo largo de sus correctos 109 minutos, tener el mismo talento que los hermanos responsables de Fargo, El Gran Lebowsky o Barton Fink.
Es cierto, que en la filmografía de los hermanos Joel e Ethan, no todo es sensacional. Tienen algunas películas realmente flojas (por no decir malas), como Ladykillers o Crueldad Intolerable, mentiría si dijera lo contrario. Pero la experiencia y el talento de los Coen, despunta considerablemente frente a lo que demuestran el dúo inglés, Mills/Hopewell, en éste ajustado debut.


Protagonizada por Simon Pegg, que se dio a conocer al gran público, con Shaun of the Dead, dirigida por Edgar Wright. Repitió bajo el mando de éste, en la maravillosa Hot Fuzz. Con fines comerciales, en nuestro país fueron rebautizadas como Zombies Party y Arma Fatal, respectivamente.

El actor británico se pone en la piel de Frank, un excéntrico y paranoico escritor, qué cree, que todo y todos quieren atentar contra su propia vida. La interpretación del actor es sencillamente genial en todas sus facetas. Aunque prefiero la parte más excéntrica de su papel. Resta decir que la caracterización que le han puesto, ayuda sobremanera a que su personaje nos cautive. Atención al momento de la lavandería, orgásmico.

La idea principal es atractiva, pero cuando empiezan las influencias externas, el film evoluciona a un humor más convencional. Ahí es donde estos dos debutantes pierden la chispa inicial, y no consiguen alcanzar la que ofrecen los Coen.
Esto no significa, que A Fantastic Fear of Everything se vuelva aburrida o mediocre. Ambos cineastas, ofrecen un producto correctamente elaborado. Sin embargo, advierto que sin la actuación de Pegg, mis dudas al respecto aumentan en varios puntos. No tengo tan claro que su airosa salida de semejante situación, hubiera tenido el mínimo éxito. Y es que el actor inglés, no se limita a salvar situaciones aisladas, para mí, rescata el film entero.

La banda sonora ha sido creada por Michael Price, además de componer música para algún que otro film menor o series televisivas como Sherlock. Ha sido editor en la BSO de El Señor de los Anillos y co-productor musical en X-Men y Tomb Raider. Como he comentado antes, en los créditos se encuentran influencias del estilo Danny Elfman. Esencia que perdura en momentos del film, pero de forma muy minimalista. El compositor aporta toques personales a lo largo de éste. Toques que dispersan esa sensación de encontrarnos ante una pieza de Elfman. Aunque los dos numeritos de rap, yo los hubiera eliminado. No vienen a cuento y desentonan bastante en el contexto en el que son insertados.

Así pues, creo que el intento de emular a directores con mucha más experiencia e intentar dar un giro drástico a la historia, haciendo infantil lo atractivamente demencial, de su genial y brillante primer tercio, pasan factura a una película, qué podría haber sido mucho más consecuente con su trasfondo argumental. Insisto, la primera media hora, el film promete mucho más de lo que termina ofreciendo. Se deja ver, pero lamento bastante tener que decir, no termina igual de sensacional que empieza.


Puntuación

20/2/13

Terror Caníbal en DVD

Se edita por primera vez en nuestro país en edición limitada en DVD y cargada de extras, el film Terror Caníbal. El dvd se edita en su versión íntegra con todo el gore y los desnudos suprimidos hasta la fecha. Edición limitada y numerada a 100 unidades.


El fanzine El Buque Maldito, tras recuperar en estos últimos años a través de sus páginas a directores estatales ya olvidados y títulos malditos de nuestra cinematografía, inicia ahora una nueva andadura dando el salto a la distribución en DVD con la intención de rescatar y editar con la mayor calidad posible películas españolas realizadas en décadas pasadas dentro del género fantástico, terror y similares. Un trabajo que se avecina arduo debido a la línea a explorar, rarezas, joyas ocultas, films inclasificables, pero a su vez de obligada acción debido a la necesidad de sacar a la luz un cine que bien se lo merece y venerado por muchos. ¡Un viaje prometedor!

Datos Técnicos:
Director: Julio Pérez Tabernero
Intérpretes: Silvia Solar, Tony Fontaine, Pamela Stanford, Olivier Mathot, Antonio Mayans
Duración: 93 minutos
Año: 1981
Nacionalidad: España, Francia
Idiomas: Castellano, alemán e inglés (Stereo)
Subtítulos: No
Imagen: Color, Widescreen, 16:9
Formato: DVD
Región: 0
Lanzamiento: 18/02/2013
PVP: 7,50€

Contenido Extra:
-Entrevista a Julio Pérez Tabernero (10 minutos)
-Fotocromos originales
-Trailer internacional
-Filmografías

Pedidos en:
elbuquemaldito_zine@hotmail.com
http://www.elbuquemaldito.com/dvd.html

También disponible en Freaks C/. Ali Bei, nº10 Barcelona y el www.elterrortieneforma.es

Trash o Market 3ª edición

Ya tenemos aquí una nueva edición del mejor punto de encuentro para todos los amantes del coleccionismo. El mercadillo organizado por La Oscura Ceremonia. El domingo 3 de marzo, vuelve en su vertiente más underground el Trash-o-Market. Desde las 15h hasta las 21:00h. En el lugar habitual, Casal Jove La Fontana C/. Gran de Gracia 190 Metro L3 Fontana.
Entrada: 0,50€


Un lugar en el que encontrarás todo tipo de merchandising, desde camisetas, pasando por dvd's, fanzines, figuritas, terrorificas cupcakes y un montón de artículos para el aficionado al terror y la serie B. Habrá música variada y barra de bar a precios populares.

De manera habitual se contará con película de rigor. En el Auditorio a partir de las 16h se proyectará la película Switchblade Sisters (más conocida por The Warriors y las Navajeras) ¿quien dijo que las chicas no eran capaces de defenderse?. Dirigida en 1975 por Jack Hill se presenta como una explotatión de acción del cine quinqui americano. Basicamente son enfrentamientos en la escuela secundaria entre pandillas femeninas.


Y como se viene haciendo en las últimas ediciones, se cerrará con un concierto. Esta vez será la banda de psychobilly/punk Mad Mad Chika y los abducidos los que clausuren la tarde.

17/2/13

La jungla: Un buen día para morir

La jungla: Un buen día para morir dirigida por John MooreTÍTULO ORIGINAL: A Good Day to Die Hard - Die Hard 5 (Die Hard V)
AÑO: 2013
DURACIÓN: 97 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: John Moore
GUIÓN: Skip Woods (Personaje: Roderick Thorp)
MÚSICA: Marco Beltrami
FOTOGRAFÍA: Jonathan Sela
REPARTO: Bruce Willis, Jai Courtney, Sebastian Koch, Mary Elizabeth Winstead, Julia Snigir, Amaury Nolasco, Megalyn Echikunwoke, Cole Hauser, Anne Vyalitsyna, Yuliya Snigir, Melissa Tang, Pasha D. Lychnikoff, Radivoje Bukvic, Sergei Kolesnikov
PRODUCTORA: 20th Century Fox / Dune Entertainment / Origo Film Group

El policía John McClane (Bruce Willis) se encuentra por sorpresa en Moscú con su hijo Jack (Jai Courtney) en el lugar equivocado y el momento equivocado. Con los peores elementos de los bajos fondos rusos tras ellos y luchando contrarreloj para evitar una guerra, los dos McClane descubren que sus métodos opuestos para enfrentarse a las dificultades les pueden venir bien para aunar fuerzas para mantenerse vivos.

No soy cristiano, pero voy a recitar el segundo mandamiento. Pues me parece adecuado para la comparación que voy a realizar. Dice así; “no jurarás el nombre de Dios en vano”. Y viene a significar, respetar el nombre de Dios y respetar también todas las cosas sagradas.

Pues eso es lo que John Moore, director del remake de La Profecia y la adaptación del videojuego Max Payne. Junto al guionista de El Equipo A y Hitman, Skip Woods, no parecen haber entendido, y peor aún, no respetado.
Sirviéndose vilmente del tirón que tiene el propio título del film y el apellido McClane, lo han ultrajado y usado totalmente en vano. Nos entregan una mediocre película de acción con Bruce Willis. En la que ni tan siquiera sus irónicas frases o sus caras (aunque siempre sean las mismas) salvan al conjunto del desastre.

Ahora justo que se celebran 25 años de la primera Die Hard, aquí conocida como La Jungla de Cristal. Título que no tiene nada que ver con el original, pero que le va como anillo al dedo a esa primera parte, siendo ésta pensada como única entrega. Pero el éxito rotundo que obtuvo, el cual, creo ni se esperaban. Ha conseguido que se rodaran hasta tres secuelas, en 1990, 1995 y algo más tardía en 2008. Menciono cuatro, porque para mí, esta quinta parte, no cuenta. Es una mancha que embrutece al resto.

Lo curioso es, que después de las pocas esperanzas que puse en la cuarta entrega al saber que Len Wiseman, director de la nefasta Underworld, era su responsable. Finalmente, éste me calló la boca con el trabajo realizado, asi que mis reservas con esta quinta parte seguían siendo iguales o más altas. Aun citando a Moore y Woods como autores de Tras la Línea Enemiga y Operación Swordfish, respectivamente. Obras, que me inspiraban algo más de confianza sobre lo que pudieran llegar a hacer juntos en esta forzada secuela.

Con tantas partes, lo más normal es que los buenos resultados se vean mermados. Pero sin ir más lejos, ahí tienes la saga Fast and Furious que sigue dando buenos resultados, e incluso mejorando con cada entrega. No creo, que se trate exclusivamente por encontrarnos en la quinta entrega. Si hubieran querido podrían haber realizado un buen trabajo.

Para empezar, un sello de identidad inequívoco de la saga, es un malo carismático a la altura de McClane. En ese aspecto encontramos una de las carencias más importantes. Pero esa no es la única cosa que le falta a esta entrega que no hace justicia ni al personaje principal, ni a los secundarios, ni al resto, de la hasta ahora, intacta saga.

Aunque su aspecto visual sigue siendo el mismo, el rol del personaje de McClane se ha modificado, alejándolo y desdibujando las características que ya conocemos de él. Se parece más al agente británico 007 que al John McClane que conocíamos.

Lo más triste, es que ni siquiera como película de acción con Bruce Willis funciona debidamente. Aunque en el tráiler lo parezca, las escenas de acción, a pesar de su inverosimilitud y grandilocuencia, no resultan trepidantes. Es cierto que McClane se ha visto en situaciones realmente comprometidas en anteriores entregas, y en ocasiones, bastante dudosas en cuanto a credibilidad se refiere.


Sin embargo dentro de la ficción, su forma de salir airoso de la situación, era creíble otorgando cierto margen. Pero en esta entrega, supera esa ficción y el beneficio de la duda de sus antecesoras. No me creo para nada, el descenso en el tobogán de la obra, el salto al vacío, o cuando atraviesan las cristaleras sin muchos más rasguños que en anteriores situaciones, menos excesivas, y que sí salía más mal parado.
La esencia de la película también se ha visto retocada. Se ha vuelto muy militar, recordando al videojuego Metal Gear. A diferencia del videojuego, en la película no importa la trama, solo los disparos y explosiones, cuantos más mejor.

Y las escenas en la relación padre e hijo, no son provechosas.Son demasiado sensibleras, pero no se les saca el partido que se necesitaba para que funcionen en el contexto de la película. Causando más bien un efecto neutro en el espectador.

La banda sonora de Marc Beltrami que ha trabajado en anteriores trabajos de Moore, como La Profecía o El Vuelo del Fénix. Abusa de las estridencias, con la finalidad de resaltar la emoción y la tensión en las escenas de acción, tornando las piezas en un compendio de notas recargadas. Pero ni con esas consigue que tengan el efecto deseado en el espectador, al que no le importa demasiado lo que les pase a sus personajes.

A nivel de guión muchas de las acciones son confusas y la misión de los malos no cobra una dimensión importante en el argumento. La película termina en una maratón de escenas de acción, aparentemente sin sentido ni atractivo argumental. Incluso por momentos te encuentras tan apartado de la aventura, que aburre. El giro sorpresa se encuentra muy lejos de la magnificencia del verdadero motivo que tenían los malos en las anteriores entregas; Hans Gruber, Coronel Stuart, Simon (no apellido para no spoilear) o Thomas Gabriel, todos ellos tenían un objetivo coherente y consecuente.



Mis mayores temores se han hecho realidad, la búsqueda de un sustituto para la familia McClane se hace presente ya en esta entrega. Dejando a Willis en segundo plano con frases y situaciones bastante forzadas, sin la naturalidad y espontaneidad que gozaba su personaje en anteriores entregas. Willis es irremplazable. Pero es que encima, Jay Courtney, el actor de Spartacus o la reciente Jack Reacher, que aún no he visto, es el peor compañero que ha tenido en toda la saga. Incluso el propio Sgt. Al Powell de la primera parte encarnado por Reginald Veljohnson, que se limitaba a ayudar vía telefónica y comer donuts, es mejor que Courtney.

Los efectos especiales juegan bastante con lo digital en el tramo final de la película. No sería tan crítico con ello, de encontrarse mejor realizado. Pero la secuencia del helicóptero tira a lo poco ético dentro de los efectos de una superproducción. Sin embargo, aunque no importa el qué, ni él cuando, ni el cómo o el porqué, la secuencia inicial de la película ha acaparado una gran parte del presupuesto, además de haber acabado con una gran parte del parque automovilístico.
Así, creo que el presupuesto ha sido bastante mal repartido, el resultado es que algunas escenas están bastante curradas en cuanto a planificación, mientras que otras rozan la vergüenza.

Siguiendo en aspectos técnicos, el pulso de la cámara deja mucho que desear. Incluso en planos estáticos, hay un vaivén que no acabo de entender. Lejos anda Moore del pulso que mostró McTiernan en la primera y tercera entrega.

A diferencia de las anteriores, no hay escenas que se nos queden grabadas a fuego en el cerebro. Como pueden ser -entre otras- la explosión de toda una planta; en la primera, la eyección en el asiento del avión; en la segunda, la explosión del metro; en la tercera y la escena del túnel; en la cuarta.

No esperaba una gran película, siendo muy poco exigente, sí, que estuviera a la altura del personaje en su vigesimoquinto aniversario. Sin embargo lamento decir, que aún olvidando el título, ni siquiera como película de acción funciona, es rudimentaria, vulgar y la falta de un argumento mínimamente elaborado, hace que, desde luego sea un buen día para morir, el título no podía ser más certero. Fácilmente olvidable.

Puntuación

13/2/13

Fist of Jesus (online)...Benedicto XVI dimite

Con las recientes declaraciones del Papa Benedicto XVI y su próxima dimisión, alegando problemas de salud debido a su avanzada edad. David Muñoz y Adrian Cardona, dos de los creadores del laureado y premiado cortometraje Brutal Relax. Han decidido colgar online su último trabajo, Fist of Jesus.

Aunque seguro, el motivo real, por el que el pontifice cesa en su cargo episcopal, ha sido que éste ha encontrado la auténtica verdad trás el visionado del cortometraje. (estoy de coña)


El cortometraje fue presentado en primicia en la edición 2012 del Sitges Film Festival y posteriormente ha recorrido algun que otro festival como el Horrorvision 2012 (Barcelona) o KurzFilmtag 2012 (Munich), entre otros.

Siempre se ha rumoreado que hay varios pasajes perdidos de los Evangelios. Al fin uno de ellos sale a la luz. Jesús siempre está dispuesto a echar una mano a los necesitados, pero hay otros... que van a probar su puño. 

Con esa escueta sinopsis arranca un cortometraje que guarda similitudes visuales con Brutal Relax, pero ha diferencia de aquel, Fist of Jesus tiene un punto de humor negro que Brutal Relax no ofrecía.

Fist of  Jesus influenciada a su manera por La Vida de Brian, es una sarcástica parodía sobre Jesucristo, la cual tienen idea de convertir en película. Actualmente se encuentran escribiendo el guión, resta decir que el corto fue realizado apenas sin presupuesto alguno. La idea es recaudar dinero a través de un improvisado crowdfounding en  su web oficialAsí que si os gusta el corto y queréis colaborar con el proyecto, pasaros por la web y donar via paypal.



12/2/13

Mamá

Mamá dirigida por Andrés MuschiettiTítulo original: Mama
Año: 2013
Duración: 100 min.
País: Canadá
Director: Andrés Muschietti
Guión: Andrés Muschietti, Neil Cross, Barbara Muschietti (Historia: Andrés Muschietti, Barbara Muschietti)
Música: Fernando Velázquez
Fotografía: Antonio Riestra Reparto Jessica Chastain, Nikolaj Coster-Waldau, Megan Charpentier, Isabelle Nelisse, Daniel Kash, Javier Botet, Jane Moffat, Morgan McGarry, David Fox, Dominic Cuzzocrea
Productora: Coproducción Canadá-España; De Milo / Toma 78

Hace cinco años, el mismo día en que su madre fue asesinada, las pequeñas Victoria y Lilly desaparecieron en el bosque. Buscadas incansablemente por su tío Lucas (Nikolai Coster-Waldau) y su novia Annabel (Jessica Chastain), son encontradas unos años más tarde. Comienzan entonces una nueva vida de la mano de Annabel, pero pronto descubren que alguien o algo misterioso las sigue arropando por las noches.

La película de terror anunciada a bombo y platillo con su propio sello de: Aprobada por Guillermo del Toro. Decir que se trata de la película número uno en U.S.A, los deja en bastante mal lugar. Pero también sabemos que allí funcionan de otra manera. Ahora toca que nos vendan la película lo mejor posible, de momento, eso lo están consiguiendo; llevaban tiempo desarrollando la idea tras su presentación en forma de cortometraje, la verdad, mucho mejor que toda la película entera.

Mamá juega a ser una película de fantasmas convencionales, pero con la intención de parecer un producto fresco con aires de grandilocuencia. Apoyo y aplaudo el trabajo de los técnicos, la película sigue la estela del cortometraje, y está muy bien ambientada. La fotografía es muy resultona y el trabajo de arte es notorio. También me alegro por la oportunidad para Andrés y Barbara Muschietti, se nota que han trabajado duro detrás del proyecto y les han brindado un fuerte apoyo para sacar a flote el proyecto, espero, que viendo como la película funciona en taquilla no tarden en volver a intentar de nuevo la hazaña, lo malo es la amenaza de una continuación de Mamá, esperemos que no.


Guillermo del Toro vuelve a ponerse en el papel de padrino y mete mano en la producción, hay ciertos elementos estéticos que se identifican como suyos, entre comillas. Luego está la faceta promocional para vender la película, en la actualidad Jessica Chastain está de moda y es una favorita para los Oscars. Le viene muy bien que le hayan preparado su película de género, y encima acompañada del actualmente más conocido Nikolaj Coster-Waldau por su aparición en series como Juego de tronos.
El combo protagonista es llamativo a nivel comercial, aunque sus interpretaciones no son nada destacables más allá de un aprobado justo, lo peor de todo son lo estereotipados que están sus personajes, roza la vergüenza ajena. En cambio, hay que resaltar que las actuaciones de las dos niñas, Megan Charpentier e Isabelle Nelisse están muy bien, son una buena elección por parte del casting para el propósito del guión, y al final el resultado es satisfactorio. El resto de personajes secundarios se cogen con pinzas, interpretados de forma correcta pero con una utilidad absurda dentro del desarrollo de la película, es uno de los lastres del guión, que está lleno de incongruencias.


Una palabra que define esta película es efectismo del malo, pero que parece ser que funciona. Aún así, hay que reconocer que tiene algunos pequeños momentos muy conseguidos, este es el primer escarceo de Andrés Muschietti en la dirección de largometrajes y puede estar contento con lo bien que le funciona la película a nivel de recaudación, pero no por tener hecha una ‘buena’ película. En el guión el propio Andrés co-escribe con su hermana Barbara Muschietti, y con el apoyo de Neil Cross, escritor de novela negra y guionista para televisión en series de la BBC como Spooks o Luther.
Ese es el lastre que arrastra la película, un guión previsible, aburrido y mal desarrollado, donde hay acciones gratuitas, sucesos que ocurren sin sentido, decisiones que se toman a la ligera y personajes que se quedan en nada.
Es inevitable pensar en que hay muchas ideas desaprovechadas o que se podrían haber desarrollado de otra manera más interesante, pero puede que sea el precio que hay que pagar para tener una película que triunfa en las carteleras americanas. Sustos baratos, efectistas, que sí, ¡que funcionan! (te ponen el volumen a todo trapo), pero son tan previsibles que si lo piensas bien, resulta estúpido; la película se sostiene en sustos tontos y ñoñería muy sobada, desaprovecha los resquicios de conseguir una buena tensión a base de la sutileza.


El otro gran lastre de la película que la termina por hundir, son los efectos, una sobre carga de efectos digitales que entorpecen desde un inicio la sensación de terror, aunque según avanza la trama, es peor. Cada vez parece que aumenta la necesidad imperiosa de mostrar a Mamá y llega un momento que visualmente es ridículo. Es muy fácil de decir y muy difícil de conseguir aquello de, "menos es más", pero da mucha rabia que sea tan evidente como la necesidad de mostrar haya echado por la borda la posibilidad de conseguir de forma sobresaliente lo que se pretende durante toda la película.

Los efectos de sonido están muy logrados y son muy buenos, lástima que se vayan a tomar por saco en cada momento que te enseñan a Mamá, a parte del excesivo abuso de la música. En conjunto la banda sonora está bien, pero no la utilizan de forma correcta, más bien, la utilizan de la forma en la que cabría esperar. La película podría haber sido mucho peor, efectivamente, pero no es una buena película, es otro despropósito lleno de tópicos. Una buena idea de base plasmada en un guión horrible, que si te paras a pensar en él, parece que se acerque más a la comedia que al terror. Un grave error por culpa del conjunto entre guión y como muestran algunas escenas, provoca la risa involuntaria.

Puntuación

9/2/13

Héroes

Héroes dirigida por Pau FreixasTÍTULO ORIGINAL: Herois
AÑO: 2010
DURACIÓN: 105 min.
PAÍS: España
DIRECTOR: Pau Freixas
GUIÓN: Albert Espinosa, Pau Freixas
MÚSICA: Arnau Bataller
FOTOGRAFÍA: Julián Elizalde
REPARTO: Álex Brendemühl, Eva Santolaria, Emma Suárez, Lluís Homar, Ferran Rull, Álex Monner, Mireia Vilapuig, Joan Sorribes, Marc Balaguer, Nerea Camacho, Ana Lizarán, Constantino Romero, David Fernández, Montse Pérez, Elsa Anka
PRODUCTORA: Media Films / Televisió de Catalunya

Un joven publicista, con una exitosa carrera profesional y una vida personal vacía, se dirige a la carrera a una importante reunión de negocios. Durante el trayecto conoce a una chica que viaja sólo con una mochila, y con la que, a pesar de sus opuestas maneras de vivir, juntos rememoran la época más mítica y emotiva de su infancia.

Pau Freixas el director de Cámara Oscura, un thriller de terror juvenil que le gratificó con el premio de mejor director novel en la III Edición de los Premis Barcelona de Cinema, además de la nominación a mejor guión coescrito con Hèctor Claramunt, actor figurante en Los Ojos de Julia o No habrá paz para los malvados. Sin embargo, aunque la película partía de una idea correcta, bajo mi punto de vista, el conjunto se diluía en el propio mar en que fue rodada.

Después de dirigir varios capítulos de series televisivas, Freixas retoma los mandos de un proyecto que llevaba fraguándose durante algunos años previos a su estreno en 2010. Para no perder el hábito, además de la dirección, vuelve a coescribir el guión, ésta vez con Albert Espinosa, el guionista de Planta 4ª. Sin duda, mucho más adecuado a la historia que aquí se nos presenta.

La película se aleja completamente del terror, para ofrecernos una historia juvenil a la vieja usanza, sin alardes técnicos ni efectos sorprendentes. Esas historias clásicas, sobre los valores de la amistad, el primer amor o la pérdida de la inocencia. Historias que a pesar de recurrir a los tópicos en numerosas ocasiones, están bien contadas y no necesitan luces de colores para brillar por si solas. En este caso tiene un par de puntos que no fraguan del todo, y aunque son males menores, se hubiera agradecido un mayor cuidado.

La historia se divide en dos historias que terminan con un nexo de unión en su desenlace. A medida que avanza la película, ambas historias se entrelazan poco a poco, dejando ver al espectador por donde irán los tiros. Aunque se guarda una sorpresa final, que yo no alcance ver a tiempo y me sorprendió. Pero en general se nos dan pistas adecuadas, que como espectadores usaremos e iremos atando cabos cual marinero en plena pesca, de manera que todo va cobrando sentido.


El reparto cuenta con algunas caras conocidas, tenemos a Eva Santolaria, la actriz de la serie Compañeros, ya entrada en añitos, que ya no luce como lo hiciera la pasada década, pero no ha perdido su buen tipo. En cuanto a interpretación, lo hace bien, pero su papel resulta de lo más divergente en cuanto a carácter, resultando sus esporádicas reacciones un tanto confusas para el espectador. Àlex Brendemühl es la otra mitad que completa la actuación de Santolaria. El actor de las recientes El Bosc o Insensibles, ofrece una actuación correcta, aunque poco destacable. Su papel de hombre de negocios con experiencia en la vida, resulta poco creíble en algunos momentos y demasiado exacerbados en otros. Claro que esto, es una apreciación personal. No sé hasta qué punto las características de su personaje fueron escritas coincidiendo con mi propia impresión.

Luis Homar (Eva) nos ofrece una notable actuación, creíble, y con uno de los primeros momentos realmente emotivos. Éste es uno de los aspectos ‘flojos’ que comentaba. La película carece de emotividad en su primer tramo, en el cual no sientes demasiada empatía con ningún personaje hasta bien llegados a media película.
Como si de un cameo se tratase, tenemos a Contanstino Romero, que cumple bien en sus tres escuetas escenas, y en dos de ellas no habla, parece mentira siendo interprete de doblaje. Sin más que ofrecer, el actor entra en plano y se va, dichas escenas tampoco requieren nada especial.

Pero dejemos hablar de gente adulta, pues aquí, como película adolescente/infantil los verdaderos protagonistas son los niños. La cinta parte y acoge referencias a esas míticas obras de nuestra infancia, como puedan ser Cuenta Conmigo, Los Goonies e incluso la serie televisiva Verano Azul.

El grupo de amigos compuesto por Xavi, Ekaitz, Cristo, Roth y Colo, son sin duda el motor de la película. Sin ellos, esa historia de primeros amores, la amistad, las relaciones familiares, los primeros desengaños o la perdida de la inocencia, no sería posible. El argumento gira en torno a la carrera, pero es un mcguffin, lo verdaderamente importante son los valores mencionados.

Ferran Rull encarna a Xavi, un joven introvertido que en todos y cada uno de los momentos clava su papel, volviéndose el protagonista absoluto.
Àlex Monner es Ekaitz, el más chulito del grupo. En consecuencia lleva la voz cantante del grupo, responsable de todo lo que acontece durante el verano que cambiará sus vidas para siempre.
Mireia Vilapuig es Cristo (no confundir con el mesías), tiene cierta importancia en la trama y su papel también es determinante en algunas acciones conjuntas del grupo.
Joan Sorribes es Roth, el disminuido del grupo, tristemente en la vida real también. Su papel no es muy destacable, pero al no tener la picardía necesaria, se aprovecha a su personaje para que otros personajes, mediante su sincera opinión (chivatazo) se den cuenta del daño que están haciendo a los demás.
Y por último, Colo, encarnado por Marc Balaguer (su parecido con Corey Feldman de los Gonnies es bastante asombroso) que ejerce como el plasta y torpe del grupo. Él es la guinda que cierra el círculo perfecto, pues en todo grupo juvenil ochentero que se precie, encontramos al que siempre se lleva las broncas, pues ese es Colo.


En la gran pantalla todos tienen una cosa en común, Héroes fue su debut. Y menos Joan Sorribes, todos ellos han trabajado posteriormente en la serie Pulseras Rojas, dirigida por el propio Freixas. ¿Si tienes un actor solvente para que cambiar? Y Freixas tenía cinco. Quiero creer que lo de Sorribes no es por discriminación en absoluto, sino por no haber encontrado un papel adecuado en la serie.

Arnau Bataller se encarga de orquestar el conjunto, sabiendo donde recurrir a unas notas tópicas, pero efectivas en cuanto a emoción se refiere. Como ejercicio cinematográfico ochentero, se recurre a algunos temas como el Ti Amo de Tozzi o Forever Young de Alphaville, que si bien pueden resultar un poco anodinos según para que espectador, son grandes temas, que se han calzado en ciertas escenas, más que por la música, porque hablan por sí solos.

Salvando la poca empatía inicial con sus personajes, cosa que la película consigue, es cierto, que quizás debería haberlo hecho nada más empezar, no a mitad de película. Así al llegar a los momentos claves, esa sensación que, finalmente transmite, fuera mucho más elocuente y reforzada de lo que termina siendo.
Salvando eso, el segundo y verdadero lastre, es que ha querido jugar con el lado fortuito del destino. Dejando a la cinta en un simple ejercicio nostálgico correcto, que bien podría haberse saldado con un notable. Esos dos pequeños deslices son los culpables de bajar unos pocos puntos al resto.

Puntuación

7/2/13

2ª edición Festival de Cine de Terror de Sabadell


El año pasado no me enteré del nacimiento de éste festival, así que me ha sorprendido encontrarme una programación de este calibre para un festival tan primerizo. Se celebrará el 23 de febrero y actualmente las entradas ya estan disponibles en su web y en el teatro principal C/ de Sant Pau, 6 – Sabadell de 18h a 20h de lunes a jueves y de 11 a 13h y de 18h a 20h los viernes y sábado. El dia del festival NO habrá entradas a la venta en taquilla. Así que daros prisa...

Sin más dilación, aquí os dejo con la programación.


Excision dirigida por Richard Bates Jr.
Intérpretes: AnnaLynne McCord, Traci Lords, John Waters, Malcolm McDowell en el reparto.

La vida apesta cuando tienes 17 años. La joven Pauline tiene que luchar contra las presiones que tiene en el instituto, complacer a sus padres y con el ardiente deseo de perder la virginidad. Con una grotesca curiosidad por el lado más oscuro de la vida, Pauline es considerada una marginada social por todos los que la rodean. Atraída por la carne, se abandona en sus propias fantasías y esperanzas de convertirse en un gran cirujano… eso si ella no se vuelve mentalmente loca primero.

Hatchet dirigida por Adam Green
Intérpretes: Joel David Moore, Tamara Feldman, Deon Richmond, Mercedes McNab, Robert Englund, Joshua Leonard

Victor Crownley fue asesinado a hachazos por su padre y ahora, como fantasma, se dedica a acabar con los turistas que realizan excursiones por los lagos de Nueva Orleans.


Pontypool dirigida por Bruce McDonald
Intérpretes: Stephen McHattie, Lisa Houle, Georgina Reilly, Hrant Alianak, Rick Roberts

Thriller psicológico que presenta una situación en la que un virus mortal infecta la pequeña ciudad de Ontario.

Eden Lake dirigida por James Watkins
Intérpretes: Kelly Reilly, Michael Fassbender, Thomas Turgoose, Bronson Webb, Shaun Dooley, Jack O'Connell, Finn Atkins, Eliza Elkington

Steve (Michael Fassbender) organiza una escapada romántica de fin de semana con su novia Jenny (Kelly Reilly), a la que planea pedir matrimonio. Sin embargo, en el tranquilo Lago Edén se encuentran con un grupo de adolescentes problemáticos...

À l'intérieur (Inside) dirigida por Alexandre Bustillo, Julien Maury
Intérpretes: Béatrice Dalle, Alysson Paradis, Nathalie Roussel, François-Régis Marchasson, Jean-Baptiste Tabourin, Dominique Frot, Claude Lulé

Una mujer embarazada y viuda (Alysson Paradis), cuyo novio ha fallecido recientemente, pasa la noche de navidad a solas, completamente afligida por la pérdida del padre de su bebé, cuando una extraña (Béatrice Dalle) se presenta en su casa...


También se contará con la proyección de los siguientes cortos:


La Culpa
Director: David Victori
País: España
Año: 2010
Duración: 14 min.
Intérpretes: Carlus Fabregas, KMar Ulldemolins, Cesc Gòmez. Pol Estadella

Desde que asesinaron a la mujer de Leo, solo una idea da vueltas en su cabeza como un bucle sin fin: venganza.

El Grifo
Director: Denis Rovira
País: España
Año: 2011
Duración: 15 min.
Intérpretes: Celso Bugallo, Ana Fernandez, Daniel Freire

Invierno de 2010. Un anciano vive de “prestado” en casa de su hija con su yerno y sus nietos. La familia decidan irse de puente a la nieve y no dudan en dejar al abuelo sólo en el ultra moderno apartamento. Una situción cotidiana acabará convirtiéndose en una pesadilla para él.

Obedecer
Director: Dani Andreu y David Izquierdo
País: España
Año: 2012
Duración: 8 min.
Intérpretes: Dani Andreu, Lluis Posada, Esther Badosa

Javier recibe un paquete que le cambiará la vida.

5/2/13

El último desafío

TÍTULO ORIGINAL: The Last Stand
AÑO: 2013
DURACIÓN: 107 min.
PAÍS: Estados Unidos
DIRECTOR: Kim Ji-woon
GUIÓN: Jeffrey Nachmanoff, Andrew Knauer
MÚSICA: Mowg
FOTOGRAFÍA: Ji-yong Kim
REPARTO: Arnold Schwarzenegger, Eduardo Noriega, Forest Whitaker, Johnny Knoxville, Luis Guzman, Harry Dean Stanton, Peter Stormare, Zach Gilford, Jaimie Alexander, Rodrigo Santoro, Génesis Rodriguez
PRODUCTORA: Lionsgate Films / Di Bonaventura Pictures

Un narcotraficante (Noriega) escapa de la justicia y huye en dirección a México. En su camino hacia la libertad sólo se interpondrá un sherif (Arnold) de un pequeño pueblo fronterizo.

Arnold Schwarzenegger el mítico actor austriaco que ha encarnado personajes tan emblemáticos en el cine de acción de los 80 y 90, como puedan ser Conan, Terminator o Depredador, abandonó su carrera cinematográfica tras el rodaje de Terminator 3 en 2003. El actor decidió volcarse en una carrera política, siendo elegido hasta en dos ocasiones como gobernador de los EE.UU.

Y aunque, a lo largo de esos diez años dedicados a la política nos ha obsequiado con un par de cameos cinematográficos, uno en Terminator 4 (casi digital) y otro en Los Mercenarios, dirigida por su colega Silvester Stallone. No fue hasta Los Mercenarios 2, cuando su aparición se incrementaba de forma considerable. Dejando a un lado el culturismo, se puede confirmar su regreso a lo que mejor ha sabido hacer, el cine.
Si bien, no se puede decir que el regreso de Arnold sea tan notable como el de su tocayo Stallone, qué ha demostrado estar en plena forma física y mental, Rocky Balboa (6) y Jhon Rambo (4), lo avalan.

Pero el regreso real se completa en El último desafío, el actor vuelve como protagonista absoluto en el papel del sheriff Ray Owens. Un personaje bastante estándar y moldeado a base de tópicos, pero efectivo en el contexto de la película. Dicho regreso, es básicamente mi interés por esta película. Y muy posible, el mismo para la gran mayoría del público. Está claro que no deja de ser el reclamo principal, puesto que ni su argumento es sustancialmente atractivo, ni su director ultra conocido. Esto no significa que Arnold no demuestre cierto talento.

Bajo el aura crepuscular de su papel, él conoce cuáles son sus ‘dotes’ y sabe exprimirlos debidamente, aunque lo haga a costa de ‘mofarse’ de sí mismo y de sus propios personajes del pasado. Cosa que cobra una dimensión coherente si conoces al actor y su carrera en el cine. A cualquier seguidor, le encantará ver como suelta algunas frases del estilo “he visto mucha sangre, sé lo que nos espera”, “estoy viejo” o “mi orgullo no está en venta”. Además de verlo repartir con mano dura en algunos momentos del film, aunque estos se concentran en su tercio final, esbozan la sonrisa en el espectador.

La película se encuentra dirigida por Jee- woon Kim, director y guionista de Dos hermanas y de un segmento en Doomsday Book. Film que pudimos ver la pasada edición del Festival de Sitges.
Las intenciones de Kim –aún siendo coreano- están claras. Con este último desafío cinematográfico (valga la redundancia) intenta abrirse las puertas de Hollywood con un trabajo, de factura, desarrollo y puesta en escena íntegramente americano.


A pesar de los roles actorales típicos del género. Sus filas y la aparición de los personajes principales están bien insertadas en la historia. El reparto no es de lo más cotizado, pero sí lo suficiente llamativo para el público. Aunque Arnold es el reclamo casi absoluto, tenemos a actores suficientemente conocidos en el reparto Forest Whitaker, Peter Stormare o el español Eduardo Noriega.

Forest Whitaker (Última Llamada, El Ultimo Rey de Escocia) se pone en la piel Jhon Bannister, el típico agente de los federales que subestima al sheriff sin conocer su pasado. Y aunque su cota de cámara es más bien escueta, su propio aspecto realiza el trabajo ‘sucio’, haciendo creíble su personaje.

Como malos tenemos a Eduardo Noriega (Abre los Ojos, Tesis) y Peter Stormare (Fargo, Prison Break). Noriega encarna a Gabriel Cortez, un capo de la droga, al que no me creo como malo. Stormare al que apodan, Burrell, hace de lacayo de Cortez, al que si me creo como malo, un poco torpe pero creíble.
Como secundarios tenemos a Luis Guzman (Boogie Nights, Carlito’s Way) un secundario de la ‘talla’ de Danny Trejo. Y ha Johnny Knoxville, sí, el de de Jackass. Supongo que sabréis que no es su primera incursión en el cine convencional. Digo convencional, pues lo que hace en las películas de Jackass, aún gustándome, no lo considero normal.


El guión a cargo de Andrew Knauer, debutante en este campo. Es ayudado por Jeffrey Nachmanoff y por Georgie Nolfi, guionistas de El Día de mañana y El Ultimátum de Bourne, respectivamente. El triunvirato nos presenta una road movie con influencias del western, en lugar de caballos llevan coches, pero guarda muchos paralelismos con el oeste en el desarrollo de su historia.

El guión no está mal elaborado, pero con tres personas ‘supervisando’ su escritura, podría estar bastante mejor. Su defecto es qué, no son las escenas las que giran en torno al guión, es el guión el que gira adaptándose a las exigencias de las escenas. Así pues, algunas decisiones y acciones de los personajes se fuerzan para que todo acabe en un espectáculo bélico, donde las balas silban y las explosiones queman el entorno.
En ese sentido cumple bastante bien, pero si analizamos detenidamente la coherencia de dichas acciones dentro de la historia, algunas de esas decisiones, se han de coger con pinzas, resintiendo sus espacios de tiempo en los que se intenta profundizar demasiado, dejando huecos importantes en ellos. Como por ejemplo la repentina y larga ausencia de Noriega.

En fin, nos queda una película de acción entretenida, un tanto cómica pero sin abusar, de buena factura técnica, lograda fotografía y una combinación acertada de los efectos digitales combinados con los artesanales. Además, de un buen movimiento, buenos encuadres en los planos, y un pulso bastante firme en las escenas de acción, incluyendo las persecuciones automovilísticas. Por el contrario la motivación del malo de cumplir su objetivo en carretera resulta bastante inverosímil.

Puntuación