9/2/13

Héroes

Héroes dirigida por Pau FreixasTÍTULO ORIGINAL: Herois
AÑO: 2010
DURACIÓN: 105 min.
PAÍS: España
DIRECTOR: Pau Freixas
GUIÓN: Albert Espinosa, Pau Freixas
MÚSICA: Arnau Bataller
FOTOGRAFÍA: Julián Elizalde
REPARTO: Álex Brendemühl, Eva Santolaria, Emma Suárez, Lluís Homar, Ferran Rull, Álex Monner, Mireia Vilapuig, Joan Sorribes, Marc Balaguer, Nerea Camacho, Ana Lizarán, Constantino Romero, David Fernández, Montse Pérez, Elsa Anka
PRODUCTORA: Media Films / Televisió de Catalunya

Un joven publicista, con una exitosa carrera profesional y una vida personal vacía, se dirige a la carrera a una importante reunión de negocios. Durante el trayecto conoce a una chica que viaja sólo con una mochila, y con la que, a pesar de sus opuestas maneras de vivir, juntos rememoran la época más mítica y emotiva de su infancia.

Pau Freixas el director de Cámara Oscura, un thriller de terror juvenil que le gratificó con el premio de mejor director novel en la III Edición de los Premis Barcelona de Cinema, además de la nominación a mejor guión coescrito con Hèctor Claramunt, actor figurante en Los Ojos de Julia o No habrá paz para los malvados. Sin embargo, aunque la película partía de una idea correcta, bajo mi punto de vista, el conjunto se diluía en el propio mar en que fue rodada.

Después de dirigir varios capítulos de series televisivas, Freixas retoma los mandos de un proyecto que llevaba fraguándose durante algunos años previos a su estreno en 2010. Para no perder el hábito, además de la dirección, vuelve a coescribir el guión, ésta vez con Albert Espinosa, el guionista de Planta 4ª. Sin duda, mucho más adecuado a la historia que aquí se nos presenta.

La película se aleja completamente del terror, para ofrecernos una historia juvenil a la vieja usanza, sin alardes técnicos ni efectos sorprendentes. Esas historias clásicas, sobre los valores de la amistad, el primer amor o la pérdida de la inocencia. Historias que a pesar de recurrir a los tópicos en numerosas ocasiones, están bien contadas y no necesitan luces de colores para brillar por si solas. En este caso tiene un par de puntos que no fraguan del todo, y aunque son males menores, se hubiera agradecido un mayor cuidado.

La historia se divide en dos historias que terminan con un nexo de unión en su desenlace. A medida que avanza la película, ambas historias se entrelazan poco a poco, dejando ver al espectador por donde irán los tiros. Aunque se guarda una sorpresa final, que yo no alcance ver a tiempo y me sorprendió. Pero en general se nos dan pistas adecuadas, que como espectadores usaremos e iremos atando cabos cual marinero en plena pesca, de manera que todo va cobrando sentido.


El reparto cuenta con algunas caras conocidas, tenemos a Eva Santolaria, la actriz de la serie Compañeros, ya entrada en añitos, que ya no luce como lo hiciera la pasada década, pero no ha perdido su buen tipo. En cuanto a interpretación, lo hace bien, pero su papel resulta de lo más divergente en cuanto a carácter, resultando sus esporádicas reacciones un tanto confusas para el espectador. Àlex Brendemühl es la otra mitad que completa la actuación de Santolaria. El actor de las recientes El Bosc o Insensibles, ofrece una actuación correcta, aunque poco destacable. Su papel de hombre de negocios con experiencia en la vida, resulta poco creíble en algunos momentos y demasiado exacerbados en otros. Claro que esto, es una apreciación personal. No sé hasta qué punto las características de su personaje fueron escritas coincidiendo con mi propia impresión.

Luis Homar (Eva) nos ofrece una notable actuación, creíble, y con uno de los primeros momentos realmente emotivos. Éste es uno de los aspectos ‘flojos’ que comentaba. La película carece de emotividad en su primer tramo, en el cual no sientes demasiada empatía con ningún personaje hasta bien llegados a media película.
Como si de un cameo se tratase, tenemos a Contanstino Romero, que cumple bien en sus tres escuetas escenas, y en dos de ellas no habla, parece mentira siendo interprete de doblaje. Sin más que ofrecer, el actor entra en plano y se va, dichas escenas tampoco requieren nada especial.

Pero dejemos hablar de gente adulta, pues aquí, como película adolescente/infantil los verdaderos protagonistas son los niños. La cinta parte y acoge referencias a esas míticas obras de nuestra infancia, como puedan ser Cuenta Conmigo, Los Goonies e incluso la serie televisiva Verano Azul.

El grupo de amigos compuesto por Xavi, Ekaitz, Cristo, Roth y Colo, son sin duda el motor de la película. Sin ellos, esa historia de primeros amores, la amistad, las relaciones familiares, los primeros desengaños o la perdida de la inocencia, no sería posible. El argumento gira en torno a la carrera, pero es un mcguffin, lo verdaderamente importante son los valores mencionados.

Ferran Rull encarna a Xavi, un joven introvertido que en todos y cada uno de los momentos clava su papel, volviéndose el protagonista absoluto.
Àlex Monner es Ekaitz, el más chulito del grupo. En consecuencia lleva la voz cantante del grupo, responsable de todo lo que acontece durante el verano que cambiará sus vidas para siempre.
Mireia Vilapuig es Cristo (no confundir con el mesías), tiene cierta importancia en la trama y su papel también es determinante en algunas acciones conjuntas del grupo.
Joan Sorribes es Roth, el disminuido del grupo, tristemente en la vida real también. Su papel no es muy destacable, pero al no tener la picardía necesaria, se aprovecha a su personaje para que otros personajes, mediante su sincera opinión (chivatazo) se den cuenta del daño que están haciendo a los demás.
Y por último, Colo, encarnado por Marc Balaguer (su parecido con Corey Feldman de los Gonnies es bastante asombroso) que ejerce como el plasta y torpe del grupo. Él es la guinda que cierra el círculo perfecto, pues en todo grupo juvenil ochentero que se precie, encontramos al que siempre se lleva las broncas, pues ese es Colo.


En la gran pantalla todos tienen una cosa en común, Héroes fue su debut. Y menos Joan Sorribes, todos ellos han trabajado posteriormente en la serie Pulseras Rojas, dirigida por el propio Freixas. ¿Si tienes un actor solvente para que cambiar? Y Freixas tenía cinco. Quiero creer que lo de Sorribes no es por discriminación en absoluto, sino por no haber encontrado un papel adecuado en la serie.

Arnau Bataller se encarga de orquestar el conjunto, sabiendo donde recurrir a unas notas tópicas, pero efectivas en cuanto a emoción se refiere. Como ejercicio cinematográfico ochentero, se recurre a algunos temas como el Ti Amo de Tozzi o Forever Young de Alphaville, que si bien pueden resultar un poco anodinos según para que espectador, son grandes temas, que se han calzado en ciertas escenas, más que por la música, porque hablan por sí solos.

Salvando la poca empatía inicial con sus personajes, cosa que la película consigue, es cierto, que quizás debería haberlo hecho nada más empezar, no a mitad de película. Así al llegar a los momentos claves, esa sensación que, finalmente transmite, fuera mucho más elocuente y reforzada de lo que termina siendo.
Salvando eso, el segundo y verdadero lastre, es que ha querido jugar con el lado fortuito del destino. Dejando a la cinta en un simple ejercicio nostálgico correcto, que bien podría haberse saldado con un notable. Esos dos pequeños deslices son los culpables de bajar unos pocos puntos al resto.

Puntuación

2 comentarios:

  1. Una cinta realmente fenomenal, de los mejores trabajos que ha producido la industria catalana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo puedo afirmar, pues no veo demasiado cine catalán ni español. Pero la verdad que la película, salvo lo que comento en jugar demasiado con lo fortuíto, está bastante bien llevada.

      Eliminar