27/4/13

Barton Fink

Barton Fink dirigida por Joel CoenTítulo original: Barton Fink
Año: 1991
Duración: 112 min.
País: Estados Unidos
Director: Joel Coen
Guión: Joel Coen, Ethan Coen
Música: Carter Burwell
Fotografía: Roger Deakins
Reparto: John Turturro, John Goodman, Judy Davis, Michael Lerner, John Mahoney, Steve Buscemi, Tony Shalhoub, Jon Polito, Richard Portnow
Productora: Circle Films

En 1941, Barton Fink viaja a Hollywood para escribir un guión sobre el luchador Wallace Berry. Una vez instalado en el Hotel Earle, el guionista sufre un agudo bloqueo mental. Su vecino de habitación, un jovial vendedor de seguros, trata de ayudarlo, pero una serie de circunstancias adversas hacen que se sienta cada vez más incapaz de afrontar su trabajo.

Escrita al mismo tiempo que el guión de Muerte entre las flores. Los hermanos Coen, Joel e Ethan, nos presentan su cuarto film, que rodarían acto seguido de éste. Ambos cineastas están muy compenetrados en todas sus películas, actúan como directores y guionistas de sus films, que casi siempre co-escriben juntos, sin embargo, Ethan casi nunca aparece en los créditos como director, sí como guionista.

Los dos cineastas de Minneapolis nos presentan una película bastante sarcástica con la industria que les da de comer, mordiendo su mano sin miedo a represalias. Si bien, aunque realizan cine independiente, disponen en sus películas todos los ingredientes de forma apropiada para llegar al público mayoritario.
Con tan solo tres trabajos a sus espaldas, estos ya se habían creado una reputación y un estatus 'social' ($) bastante notable. El cual les permite hacer acopio de sarcasmo e ironía para con la industria de Hollywood. Ensañándose especialmente en el proceso de pre-producción y las funciones de las productoras.

A lo largo de su filmografía, han alternado dos géneros, el cine negro y la comedia. En el primero tendríamos obras como Muerte entre las flores, El hombre que nunca estuvo allí o Sangre fácil. Mientras que en el segundo estarían Arizona Baby, O Brother o El gran salto, entre otras.

Aunque siempre han guardado un punto cómico en todas sus obras, en ocasiones como Fargo, El gran Lebowski o la aquí presente, Barton Fink, mezclan ambos géneros a partes iguales. Si bien ésta última, puede que sea la más peculiar y misteriosa de todas, puesto que su final tremendamente surrealista, más de lo habitual, y su moraleja, da lugar a dobles lecturas, interpretaciones o conclusiones finales distintas. Ambientada en los años 40, sus escenarios son tan reales como enigmáticos, que junto al particular surrealismo que acompaña al desarrollo de la historia, nos sitúa en un mundo un tanto onírico en el contexto del film.


Aunque la película fue galardonada en el festival de Cannes con tres premios, mejor actor (Turturro), mejor director y la Palma de Oro a la película, en taquilla fue condenada a recaudar tan solo dos tercios de su presupuesto, algo que habrán sufragado con el tiempo y la venta domestica, pero sin duda esa baja recaudación cataloga a ésta como una de sus obras poco rentables.

En el reparto tenemos como destacable a un apocado John Turturro interpretando al guionista Barton Fink, éste nos muestra sus dotes interpretativas con elocuencia y cierto desparpajo en algunos momentos puntuales del film. John Goodman es totalmente contrario al carácter de Fink, además de ser la pieza motriz que impulsa al inexperto guionista ayudándolo a terminar su historia. Los Coen han repetido varias veces los mismos actores a lo largo de su filmografía, y estos dos no fueron una excepción.

En un papel totalmente secundario tenemos a Steve Buscemi, el botones del hotel, su presencia no cobra relevancia dentro de la historia, pero su presencia se agradece. Audrey Taylor y W.P Mayhew encarnados por Judy Davis y John Mahoney son la pareja más extraña del universo, una intromisión en la tranquila vida de Fink que le abrirá los ojos a un mundo que ni el mismo imaginaba.

Y en un papel también secundario tenemos a Michael Lerner, el productor de Capítol Records, un excéntrico personaje, tan o más cómico que cualquier momento que nos brinde Goodman a lo largo del film. Lerner interpretó a John en Angustia de Bigas Luna, fallecido recientemente.

En aspectos técnicos la forma de colocar la cámara es sublime, crea y aprovecha los espacios de las pequeñas localizaciones, como la habitación de hotel o el pasillo, distorsionando la propia realidad y dimensión de estos.


La fotografía de tonos cálidos y la iluminación se insertan de magnífica manera en el enigmático entorno que representa el hotel, además de tomar relevancia y sentido en el desenlace.

La música de Carter Burwell, que no era la primera ni la última vez que trabajaría junto a los Coen, orquesta la película con acierto, decisión y aplomo, resaltando cada momento con la dosis justa de notas.

Quizás sea una de sus obras más 'olvidadas', por su propia rareza y excentricidades. Una película reflexiva, donde lo real se mezcla con lo irreal, donde los miedos personales y las crisis emocionales salen a flote en distintas ocasiones. ¿Sueño o ficción? A mí no me ha quedado del todo claro, pero mola.

Puntuación

2 comentarios:

  1. La verdad es que es una película muy interesante y excéntrica, de lo mejor de los Cohen. Prefiero este tipo de cine a su deriva hacia filmes más violentos y sanguinarios como "Muerte entre las flores", "No es un país para viejos" o "Valor de ley".

    Sin duda, me quedo con la excentricidades de esta gran obra, Arizonta Baby o El gran Lebowsky, que citas en el post. Un saludo.

    Posdata: Turturro está fenómeno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gusta más cuando se decantan por la comedia.

      Un saludo.

      Eliminar