26/5/13

Amor

Título original: Amour (Love)
Año: 2012
Duración: 127 min.
País: Austria
Director: Michael Haneke
Guión: Michael Haneke
Música: Franz Schubert, Ludwig Van Beethoven, Johann Sebastian Bach
Fotografía: Darius Khondji
Reparto: Jean-Louis Trintignant, Emmanuelle Riva, Isabelle Huppert, William Shimell, Ramón Agirre, Rita Blanco, Alexandre Tharaud, Laurent Capelluto, Carole Franck, Dinara Drukarova
Productora: Coproducción Francia-Alemania-Austria; Les Films du Losange / X-Filme Creative Pool / Wega Film / France 3 cinéma / ARD degeto / Bayerischer Rundfunk / Westdeutscher Rundfunk / Canal + / France télévisions

Georges y Anne son dos profesores de música octogenarios ya jubilados que viven en París. Un día, Anne sufre un infarto cerebral y un lado de su cuerpo queda paralizado. Georges dedica toda su atención al cuidado de su mujer viendo como poco a poco su estado empeora, el amor que ha unido a la pareja durante tantos años se verá puesto a prueba.

El director y guionista de cine austríaco Michael Haneke es conocido por mostrar ese lado oscuro del ser humano, con un estilo turbador consigue crear la sensación de malestar y agotamiento. La temática de sus películas trata problemas de la sociedad moderna, pero desde una perspectiva que no encaja con todos los gustos para terminar causando controversia.
En los últimos años Haneke ha estado cosechando premios y mejorando en sus obras; aunque también dirige Operas y se inmiscuye en otros proyectos, es su carrera cinematográfica la más fructífera y la que está consagrando su nombre. En el 2005, entre otros premios y menciones, lo nombraron mejor director en el Festival de Cine de Cannes por Caché. Tras realizar en el 2007 su propio remake norteamericano de la polémica Funny Games, llegó (aunque no de la manera más agradable) a más público. En el 2009 La cinta blanca consiguió el Globo de Oro a la mejor película en lengua no inglesa y obtuvo nominaciones a mejor película extranjera y mejor fotografía en los Oscar; también consiguió la Palma de Oro en la 62ª edición del Festival de Cannes. Los mismos premios que ha ganado ahora entre el 2012 y 2013 con Amour, película que terminó por conseguir un Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Como guinda, el 9 de mayo le han otorgado el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2013.


En la actualidad, la situación de Michael Haneke es muy buena. A parte de los premios mencionados, ha conseguido algunos más sin contar con muchas de las nominaciones que no han sido premiadas, se puede afirmar que Amour es su obra de más éxito. Mucho se habla de la película, una minoría opina que se trata de un bodrio, de forma mayoritaria hay como un consenso de alabanzas, y lo más común es leer que se distancia de lo que nos tiene acostumbrado. No quisiera repetir con otras palabras lo que se puede leer en otros sitios, pero vaya, empezando por la puntuación y desde una perspectiva personal, la película me hizo disfrutar mucho, al terminar estaba muy excitado a la vez que agotado, en ese sentido, Haneke consigue de nuevo su propósito.
Lo que quiero remarcar es mi opinión sobre que Amour, no se distancia tanto como parece de anteriores experiencias que nos proporciona el cine de Haneke. Incluso afirmo que se trata de una de las películas "más Haneke", no en forma, pero si en contenido. A través de lo sutil ataca hacia las emociones, muestra un tema que de forma inevitable nos es cercano. Te agarra del cuello, poco a poco va apretando, pero sin llegar a doler... muy despacio te vas ahogando y cuando termina la película, la sensación de agotamiento emocional te paraliza en la butaca del cine.


Lo que más llama la atención es la supuesta sencillez que destila la película, pero cada elemento consigue mostrar algo, transmitir algo... no quiere decir que cada plano sea una obra de arte, ni que la relación de todos los elementos sea perfecta. Pero el desarrollo global de la película está muy bien trabajado, hay encuadres muy interesantes, movimientos de cámara muy conseguidos, con sentido dentro de lo que se explica, y sobre todo, un trabajo muy interesante en la forma de filmar el espacio. Una buena fotografía, sobria, detallada... sutil, con algunos momentos que destacan un poco más dentro de la acción, pero siempre con un tono en conjunto al ritmo fílmico.
El trabajo con los actores es lo que más sobresale, sobre todo los protagonistas. Jean-Louis Trintignant es espectacular, el punto de vista del personaje consigue remover el estomago. Pero quien destaca es Emmanuelle Riva, inolvidable en (Hiroshima mon amour, 1959) de Resnais y conmovedora para consagrarse en Amour. El resto de reparto principal es escueto pero muy bueno, y la aparición de la actriz Isabelle Huppert (La pianista, 2001) es interesante dentro de la relación de su personaje con los dos protagonistas y la historia.


El tratamiento sonoro también es muy notable, el hecho de que en la banda sonora sólo se utilice música diegética es una elección aplastante. De ahí que la sensación en el cine al terminar la película fuera de aplomo, consiguiendo un efecto extraño, toda la sala quedó inmersa en un silencio sepulcral y nadie se atrevía a levantarse de la butaca durante los silenciosos créditos finales.
Amour es para degustar con paciencia, si se conoce algo de Haneke y sobre todo, si hay afinidad con anteriores películas, la sensación que provoque Amour será contundente. Puede dar la impresión de ser una película en la que todo el rato te cuentan lo mismo, pero está tan llena de momentos inolvidables que después no consigues recordarlos. La película se puede definir igual que Georges, interpretado por Jean-Louis Trintignant, explica a Emmanuelle Riva una experiencia que tuvo de pequeño al ver una película en el cine. Puede que al tiempo de ver Amour no recuerdes bien todas las escenas, pero recordarás la sensación que te provocó, los sentimientos.

Puntuación

9 comentarios:

  1. "A través de lo sutil ataca hacia las emociones, muestra un tema que de forma inevitable nos es cercano. Te agarra del cuello, poco a poco va apretando, pero sin llegar a doler... muy despacio te vas ahogando y cuando termina la película, la sensación de agotamiento emocional te paraliza en la butaca del cine". No lo hubiera podido explicar mejor. Yo fui de las que se quedó pegada a la butaca, dolorida, y con una sonrisa en los labios. Me parece una película magnífica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale la pena verla en el cine... y aunque no esté mal doblada, mejor en versión original.

      Eliminar
    2. Yo no terminé con una sonrisa, no la tuve en todo el film.

      Eliminar
    3. Obviamente la mía era una de esas sonrisas que dicen "lo has hecho muy bien, joder". Es una película dura, serena, cercana... y eso es lo que la hace aún más dura si cabe. Sabemos que todos, en mayor o menor medida, pasaremos por ahí. Juega con nuestro miedo, no a morir, sino al dolor y la soledad. Me parece genial.

      Eliminar
    4. A mí me caló demasiado para llegar a sonreir. Es tan dura porque no hace uso de recursos efectistas, se sirve de la absoluta realidad. Es genialmente extrema.

      Eliminar
  2. Conocer las formas de Haneke no es indispensable, pero ayuda ha asimilar ciertos aspectos técnicos del film. Creo que la gente que desprecia la película, es debido a esos planos estáticos y la pausada y sobría puesta en escena.

    Aunque la puntuación no es lo más importante, es el texto, estoy de acuerdo. La película es maravillosa pero tiene un problema, es muy dificil de digerir, se me ha hecho especialmente dura y no me apetece verla otra vez, al menos en un corto espacio de tiempo.

    En apenas diez minutos de película, Haneke te coge del corazón y aprieta sin compasión tus emociones cada vez más, exprimiendote como una naranja hecha zumo, para al final rematarlo con un puñetazo de la estrella del Norte.

    Sin efectismos de ningún tipo, consigue emocionar, aunque a pesar de su toque mainstream, no hay felicidad en la película. La considero su propuesta más extrema, sencillamente porque es tan cruel y real como la propia vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que la peli te ha hecho mella ;)

      Diría que es su mejor película, que se haga difícil de digerir y que haya quienes no les guste es normal, ya es el efecto que busca la película. Yo tengo muchas ganas de volverla a ver, no porque disfrute con los pobres protas, pero para fijarme en detalles de la película.

      Felicidad creo que si hay, dejando a un lado la crudeza, si piensas en los buenos momentos que los protagonistas habrán compartido a lo largo de su vida y en significado del final, pues hay ese toque de felicidad... pero claro, la peli te deja tan extasiado que al terminar no ves ni felicidad ni ves nada, jajajaja... te deja agotado.

      Eliminar
    2. Lo es, pero la más extrema y dura también. Eso es remontarse a un pasado imaginario que la película no muestra. Para mí no es agotamiento, tú llámalo como quieras.

      Eliminar
    3. Claro, yo no digo que se llegue a mostrar en imágenes, pero la felicidad también se trata en la pelí, aunque sobre todo por un concepto de ausencia ;)

      Digo agotamiento, como digo extasiado, como puedo decir cualquier otro adjetivo similar, jejejeje... no quiero condicionar tus sentimientos amigo, no hay que olvidar que es Haneke y diría que su peli más dura.

      Eliminar